Tags: Gestores |

Razones por las que el high yield es actualmente una opción atractiva


El high yield representa en estos momentos una oportunidad de inversión muy clara. ¿Por qué? “Desde el estallido de la crisis financiera en 2008, muchos emisores de bonos de alta rentabilidad han reducido considerablemente su deuda al tiempo que aumentaban sus posiciones de liquidez, lo que en términos generales ha dejado sus finanzas en un nivel de relativa robustez”, asegura James Tomlins, gestor del M&G European High Yield Bond. Los sólidos balances de las empresas hace –según este experto- que la inversión en esta clase de activos ofrezca un retorno muy satisfactorio en relación al riesgo que entrañan.

En un informe en el que justifica su positiva visión sobre el segmento de high yield, Tomlins pone como ejemplo lo sucedido a principios de mes, cuando el spread alcanzó los 784 puntos básicos, un diferencial que a su juicio es excesivo, sobre todo teniendo en cuenta que desde el año 2007 “la tasa de impago de los bonos de alto rendimiento ha sido menor de lo esperado”. Tan es así que, de acuerdo con los datos en los que se apoya, “los defaults en los últimos cinco años se han situado por debajo de la media histórica, que se remonta a 1970 cuando esta categoría se estableció tal y como hoy en día la conocemos”.

¿Qué factores habrían ayudado a contener el nivel de impagos durante los años de grave crisis financiera? Según Tomlins, detrás de ello estarían las intervenciones realizadas por las autoridades monetarias a partir de la quiebra de Lehman Brothers, una situación que, en su opinión, “habría contribuido a mantener a raya los defaults corporativos”. No obstante, esta tasa de morosidad relativamente baja no se habría reflejado en los diferenciales, que siguen en niveles históricamente elevados, indica el gestor de M&G Investments.

Entre sus preferencias están los bonos con calificación ‘BB’ y ‘B’, activos que ocupan hasta el 78% de su cartera, al entender que en términos de defaults los niveles en esta categoría se mantendrán bajos. También resulta especialmente relevante el 12% que alberga en deuda con nota ‘CCC’. Y es que, a juicio de este experto, el precio al que cotizan estos últimos no es suficientemente atractivo en comparación con el riesgo que entrañan, “si bien se pueden encontrar interesantes oportunidades de manera muy selectiva”. A nivel sectorial, su apuesta se concentra fundamentalmente en compañías defensivas.

Lo más leído