Ramón Forcada: “No me da miedo el S&P 500”


Al equipo de análisis de Bankinter, liderado por Ramón Forcada, no le da miedo el S&P 500. Pese a que muchas firmas consideran que su valoración está muy cara y conviene ser prudente con la bolsa norteamericana, Forcada piensa que mientras los beneficios por acción sigan creciendo, cosa que prevén para el próximo año, los índices seguirán el mismo camino.

Incluso las principales incertidumbres que podrían afectar al activo, como es el resultado político de las últimas elecciones y la subida de tipos en EE.UU., tal y como se ha podido ver en los últimos días, “estas variables cualitativas ya están en precio”, resalta. Además, cree que otro posible catalizador para la renta variable estadounidense puede ser las posibles medidas económicas que se lleven a cabo por el gobierno de Trump.  

En este sentido, esperan una revalorización del 17% para el índice bursátil norteamericano, tres puntos más que su previsión para el Eurostoxx-50 y ocho más que para el Ibex 35. Por detrás el Nikkei 225, con un potencial de subida del 7%.

Desde su punto de vista hay cuatro factores que respaldan que las bolsas vayan a tener una buena evolución en 2017. Según Forcada, es positivo para el activo que el entorno macro vaya bien, algo que se suele traducir en una mejora del empleo, “un factor reconstructivo para el mercado”, señala.

En el caso de la economía americana, destacan en su informe de perspectivas que se encuentra en una “situación de libro” casi perfecta. “Disfruta de pleno empleo, su déficit fiscal se reduce al 2,5%, la inflación es aún inferior al 2% y acelera su expansión hacia niveles superiores al 2%”, añaden. Asimismo, apuntan, “las mejoras de los salarios reales son ya un hecho, reforzándose el ciclo por el lado del consumo privado”.

Aunque esto puede generar algo más de inflación, Forcada considera que carece de importancia puesto que la Reserva Federal está inmersa en un proceso de subidas de tipos que estiman llevará su tipo director hasta el rango 1,50%/1,75% en 2018.

Por otro lado, indican que la elección de Trump y los cambios que traerá consigo podrían implicar que las subidas sean algo más rápidas, pero eso no supondría ningún cambio relevante para su visión.

En segundo lugar, otro punto destacado que favorece a las bolsas es que los resultados empresariales mejoren, previsto para 2017. 

Por otro lado, considera que se ha demostrado este año que “el mercado ha encajado bien el impacto de las decisiones políticas”. En un año cargado de elecciones en plazas europeas muy destacadas, Forcada resta importancia en algunos casos al resultado ya que “en Europa puedes maniobrar poco con las finanzas sin que te lo autoricen en Bruselas”, destaca. Este punto, subraya, “diluye el impacto negativo de los mercados”.

Finalmente, piensa que los flujos de fondos apoyarán a las bolsas. En este contexto de tipos de interés e inflación baja que “ha venido para quedarse”, señala que hay mucha liquidez en búsqueda de activos que den rentabilidad a medio plazo. Unos flujos que, desde su perspectiva, irán a bolsa e inmobiliario.

Este último recomiendan jugarlo bien mediante inversión directa o socimi, pero noa través de fondos de inversión en el sector inmobiliario. Tal y como explican en su informe de perspectivas, están penalizados por la expectativa de subida de tipos de interés, los precios muy elevados en Alemania y el riesgo de descenso de precios en el mercado de oficinas londinense como consecuencia del Brexit.

Niveles del 20% en bolsa para perfiles conservadores

En los últimos dos meses, el principal cambio en las carteras de Bankinter ha sido redirigir su estrategia desde preservar patrimonio hacia conseguir rentabilidad. En renta variable se han movido desde compañías de dividendo hacia compañías de crecimiento. En cuanto a sectores,  prefieren industriales, cíclicas, bancos y tecnología en detrimento de eléctricas, concesionarias y consumo básico.

Respecto a la exposición a renta variable de sus carteras, han subido los niveles recomendados desde la victoria de Trump hasta el 20% para el perfil más defensivo y hasta el 85% para el más agresivo.

No ve valor en bonos soberanos, donde cree que el ajuste se ha producido y no ha terminado, y tampoco en corporativos. En cambio, son neutrales en high yield donde esperan que la mejora del ciclo redunde en una caída de las tasas de default, cosa que favorecerá al activo, y que la búsqueda de rentabilidad derivará en un desplazamiento del flujo inversor a este tipo de activo.

Por último, consideran que los fondos más adecuados para replicar su estrategia de inversión son el Carmignac Sécurité, el Deutsche Concept Kaldemorgen, el Bankinter Dividendo Europa, el Henderson Horizon Euroland, el Fidelity America, el Robeco US Premium Equities, el Fideliy Global Industrials, el Bankinter Sector Finanzas y el JPM India.

Profesionales
Empresas

Noticias relacionadas

Lo más leído