Ramón Forcada: “El impacto del Brexit es tolerable para la UE, severo para Reino Unido y neutral para el resto del mundo”


La presentación de perspectivas y estrategia de inversión del equipo de Análisis de Bankinter para el segundo semestre de 2016 ha estado monopolizada por el tema caliente que los mercados tienen que digerir desde el pasado viernes, el sí en el referéndum británico al Brexit. No obstante, pese a los miedos que ha despertado la decisión de salir de la Unión Europea por parte de Reino Unido, el tsunami económico y financiero previsto inicialmente parece que sólo tendrá un grave alcance local. “El impacto del Brexit es tolerable para la UE, severo para Reino Unido y neutral para el resto del mundo”, considera Ramón Forcada, director de este equipo.

El efecto más palpable sobre Reino Unido será el descenso de la confianza empresarial y también del consumidor, lo que se traducirá en menores niveles de inversión y de consumo. Sin Brexit, recuerda Bankinter, el PIB de Reino Unido habría crecido un 1,8% en 2016 y un 2,2% en 2017. Puesta en números la decisión de los británicos y revisadas a la baja sus expectativas de crecimiento para los próximos años, este crecimiento del PIB podría ser del 1,3% y del 0,3%, respectivamente, con posibilidad de recesión técnica en algún trimestre.

Los cálculos para la zona euro, aunque revisados a la baja igualmente por Bankinter, son mejores que los de Reino Unido. El PIB de la zona euro podría incrementarse en un 1,5% en 2016 (frente al 1,6% previsto anteriormente) y en un 1,4% en 2017 (en comparación con el 1,7% estimado). La posición de Forcada es tranquilizadora: “Mientras la zona euro crezca por encima del 1%, es aceptable”.

Este contexto de incertidumbre pone presión sobre los inversores, que buscan las vías adecuadas para recolocar su patrimonio. De no haber resultado vencedora la opción del Brexit, la estrategia de Bankinter para el verano y el segundo semestre del año hubiera sido recomendar renta variable, el activo que menos ha corrido en lo que llevamos de curso. Pero el Brexit ha trastocado al conjunto de analistas, también a los de Bankinter, que ahora reducen en cinco puntos porcentuales su recomendación de exposición a renta variable, del 75%-15% en las carteras agresivas y conservadoras, respectivamente, al 70%-10%.

“Las bolsas deberían tener muchas más dificultades para subir por ahora, pero eso no significa que sean una mala inversión. Vender renta variable de por sí es una decisión muy arriesgada. ¿Qué puede hacer un inversor, comprar bonos o liquidez a tipos negativos?”, se pregunta Forcada, quien aconseja cautela y premeditación ante el mercado dual de estos momentos, con un mercado de renta fija soportado por los bancos centrales de forma “pseudoartificial” y con mercados “limpios” como son la renta variable y las divisas. “No hay que tomar decisiones extremas porque uno se puede arrepentir después”, reitera.

Estados Unidos, un buen refugio como paso previo a los emergentes

Con el Brexit, de forma indirecta hay destinos inversores que ganan atractivo, como India, y otros que lo pierden, como Japón. De forma general, Bankinter aconseja moverse hacia activos norteamericanos, tanto renta variable como renta fija, incluso high yield. Puntualmente, también recomienda renta variable india por primera vez tras muchos trimestres fuera de los emergentes, pero para perfiles agresivos. Además, en España el inmobiliario sale reforzado. Es, posiblemente, el mercado nipón el más perjudicado. “Quienes van a sufrir son los japoneses. El yen se está apreciando frente a otras divisas y para las empresas exportadoras japonesas eso es negativo, es más, el Banco de Japón no tiene muchos más recursos que inyectar”, justifican sus analistas.

Casi “por exclusión”, según Forcada, Estados Unidos se convierte en la mejor puerta trasera de salida temporal para refugiarse del Brexit. Aúna claras ventajas. “Con este contexto, la Fed ya no va a subir tipos este año. Si alguien va a revisar al alza los beneficios de las empresas, es Estados Unidos, que, como añadido, está aislado de los problemas europeos. Así”, justifica el director de Análisis del banco español, “Estados Unidos es un paso intermedio antes de tomar posiciones en algún emergente como India”.

Pero los inversores también tienen en cuenta en su esquema de reposicionamiento las próximas elecciones presidenciales de noviembre en el país norteamericano, que enfrentarán previsiblemente a Hillary Clinton (demócrata) y a Donald Trump (republicano), por lo que un paso hacia Estados Unidos ahora podría ser un paso en falso en el futuro. “De aquí a noviembre, se puede entrar como refugio y volver a salir de Estados Unidos. De todas formas”, apunta Forcada, “quien invierta ahora en Estados Unidos como refugio -y se mantenga hasta noviembre y después- no se va a encontrar ninguna sorpresa extraña en las elecciones”.

Selección Estabilidad

Otra alternativa de la que disponen los inversores es la Selección Estabilidad de fondos de inversión que establece el equipo de Análisis de Bankinter, un pack con una marcada filosofía de retorno absoluto, es decir, un grupo de equipos de gestión que se ven obligados a gestionar sea cual sea la condición de mercado con el objetivo de obtener rentabilidades positivas en todo contexto.

Una decena de fondos conforman esta Selección Estabilidad. Los hay defensivos y conservadores (Carmignac Securité, Robeco Global Total Return Bond, Carmignac Capital Plus, JB Absolute Return, BNY Mellon Absolute Return Bond, Nordea Stable Return y un producto de la casa, Bankinter Mixto Renta Fija), así como dinámicos (JPM Global Macro Opportunities, DWS Top Dividende y Pioneer European Equity Target Income).

Empresas

Noticias relacionadas

Anterior 1 2 Siguiente

Lo más leído