Tags: Banca privada |

Ramón Forcada (Bankinter): "Pocas veces he visto una perfección pasajera como ésta"


Como cada año, a las puertas de su cierre, llega el turno de reflexionar sobre lo que cabe esperar para los próximos 12 meses y más allá. Las entidades financieras son las primeras en sumarse al ejercicio y transmitirnos cómo ven la economía global, los mercados, y con ello, las oportunidades de inversión para sus clientes.

De la mano de Ramón Forcada, director del departamento de análisis, el equipo de Bankinter nos expone las perspectivas para 2018 y 2019 con un explícito titular: Continuidad expansiva. El riesgo es quedarse fuera. Todas las piezas encajan… Claridad en el mensaje de una estrategia que se resume en varias ideas: las bolsas siguen siendo el activo de mayor atractivo, hay que empezar a fijarse en el sector financiero y los bonos no pagan por el riesgo asumido.

Estrategia que descansa en la continuidad de la expansión económica iniciada en 2017. La macro "es buena y se revisa a mejor", apunta Forcada. "A ningún país le va mal. Sólo Brasil y Reino Unido pierden por sus propios problemas internos. El crecimiento económico global es simétrico y homogéneo". Otro de los pilares son los beneficios empresariales. "Ceteris paribus, las bolsas tienden a hacer a largo plazo lo que hagan los beneficios", y estos seguirán creciendo

Argumentos que respaldan su apuesta por las bolsas y con el que rechazan las visiones negativas sobre el riesgo de que estén en máximos. "Los ciclos económicos expansivos son más largos que los contractivos. El ciclo expansivo actual apenas lleva tres años", explica Forcada. "Pocas veces he visto una perfección pasajera como ésta. Será pasajera, pero al menos podemos esperar dos años buenos más"

Hasta la fecha, el papel de los bancos centrales ha sido determinante para estimular la economía. "Han asumido el rol de los políticos, lo que ha supuesto una profesionalización de la política económica aplicando medidas promotoras de la inflación". 2018 traerá continuidad en la buena dinámica del crecimiento económico, pero también traerá visibilidad en ciertos temas. Dos ejemplos: el riesgo geopolítico con las tensiones con Corea del Norte que el mercado ha dejado en un segundo plano; y la reforma fiscal en EE.UU. y el impacto positivo que pueda tener sobre los BPA, no sólo de compañías tecnológicas (o grandes empresas con mucha liquidez fuera de EE.UU.) sino en todo el tejido empresarial. Por tanto, ¿estarían justificados los máximos de la bolsa en EE.UU.? Según Bankinter sí.

Una estrategia favorable a las bolsas pero prudente en la renta fija. "Ya no tiene sentido identificar riesgo bajo con bonos", afirma Forcada. Para aquellos inversores más cautelosos su recomendaciones se basan en productos de terceros. "Tenemos que dar alternativas a la inversión en renta fija a través de fondos de inversión", continúa, "que cuenten con equipos de gestión profesionales, con experiencia y la suficiente flexibilidad para construir una cartera de renta fija diversificando riesgos". En inversión directa se decantan por deuda europea periférica de Italia, España y Portugal

Prudentes también en el mercado inmobiliario excepto en España, donde esperan que los próximos dos años los precios sigan avanzando en tasas del 5-6%. Según la entidad, España está inmersa en un ciclo económico expansivo que va a durar mucho tiempo. La economía española evoluciona favorablemente, respaldada por la demanda interna y el sector exterior ante el buen todo de la economía europea en su conjunto. El talón de Aquiles es, como se imaginan, el asunto político. Esperan que la incertidumbre política se vaya diluyendo y los mercados reflejen un menor interés.

Bancos centrales y sector financiero

En línea con el consenso de mercado, esperan tres subidas más durante 2018 por parte de la Fed que serán compatibles con una evolución positiva de la economía americana. Ayudará a ello la reforma fiscal de Trump y el impacto positivo sobre resultados empresariales. Aquí podría estar la verdadera sorpresa positiva del próximo ejercicio.

Por su parte, el BCE retirará el programa de liquidez a lo largo del año que viene, con lo que a finales de 2019 podríamos ver la completa retirada de los estímulos de los dos grandes bancos centrales, BCE y Fed. "La normalización de la política monetaria tendrá un efecto positivo en la banca europea. El sector bancario presenta una oportunidad", señalan los expertos. "Veremos un cambio estructural en el negocio bancario. Las entidades se han transformado internamente para ser mucho más eficientes que hace diez años. Ahora tienen balances mucho más fiables y más sólidos, así que hay que esperar que los márgenes mejoren". Según el equipo de Forcada esta mejora se está viendo en la banca americana y ahora queda verlo en Europa. "Estamos en el despertar de las oportunidades de los bancos que llegarán en 2019 cuando veremos los efectos reales positivos. Hasta entonces mejor estar comprados, así que ahora es el momento de ir haciendo una cartera". Sus recomendaciones hasta la fecha se centraban en compañías de dividendo, , ahora también recomiendan bancos. Y con apuestas concretas: BBVA y Santander en España, ABN o ING en Holanda, BNP Paribas y Unicrédito o Intesa como apuestas más arriesgadas.

 

Noticias relacionadas

Lo más leído