Raiffeisen apuesta por la deuda de los países “sólidos” como Noruega o Suiza


La bajada de rating por parte de Estándar & Poor’s a Grecia desde B a CCC ha caído directamente en las manos de los partidos políticos antieuropeos. Así lo cree Robert Senz, responsable de inversiones de Renta Fija en Raiffeisen Capital Management, convencido de que “por encima de todo, Grecia podría suponer una división política para Europa”.

El experto comenta que dichos partidos han empezado ya a “inflamar” el sentimiento contra el país y la Unión Europea, lo que tiene “más potencial divisivo que las dificultades económicas que atraviesa el país heleno, que podría solucionar la Unión con relativa facilidad a través de una transferencia de pagos”. Así, cree que si el movimiento antieuropeo gana terreno, sobre todo en Alemania, pondrá a la UE a prueba.

Estas condiciones significan que los inversores en bonos deberían poner su capital en países con fundamentales sólidos, como Noruega, Malasia y Suiza, incluyendo aquellos que han mejorado significativamente sus finanzas, como México, Turquía y Rusia, explica Senz, recordando que en los últimos tiempos se han diseñado fondos especiales diseñados para lograr una buena relación entre riesgo y rentabilidad y proporcionar a los inversores la oportunidad de beneficiarse de la reestructuración de los presupuestos públicos de algunos países.

 

Empresas

Noticias relacionadas