Quién y cómo se compra fondos en Europa: radiografía definitiva de la industria


La industria de fondos de inversión en Europa ha crecido de manera sólida y casi ininterrumpidamente los últimos cinco años. La combinación de un entorno benigno en los mercados de bonos y acciones y demanda por parte de los inversores elevaron los activos netos a los 17,7 billones de euros a cierre de 2019. Ese dato de patrimonio total, sin embargo, no muestra la realidad completa. Porque en los últimos seis años el sector de fondos ha vivido años de Brexit y victoria inesperada de Donald Trump en EE.UU. como en 2016 o correcciones severas en las bolsas como en el último trimestre de 2018. Y esa volatilidad se aprecia mejor en los datos de ventas netas a lo largo de los últimos años. Principalmente en los fondos UCITS, con un flujo más volátil que los productos AIF, típicamente más de inversores institucionales y contracíclicos.

graf_1_efama

 

Así, una radiografía más profunda de esta cifra global nos muestra tendencias más interesantes que han surgido en la industria en los últimos cinco años.

1. La renta fija reina en Europa.

La fama que tienen los inversores españoles de ser cautos y tener una predilección por la renta fija es más bien una característica europea. En la última década ha habido años malos y años buenos en los mercados, pero la tendencia más estable ha sido la demanda por UCITS de renta fija. Tal es así que en 2019 el 70-80% de las ventas netas de UCITS fueron de bonos. Y esto, explica Thomas Tilley, economista senior de EFAMA, se debe al impacto de las políticas acomodaticias de los bancos centrales.

graf_2_efama

 

2. ¿El despertar de los ETF?

Una de las principales diferencias entre el mercado americano y el europeo es la escasa penetración de los ETF y fondos indexados en el segundo. Y quizás esto esté cambiando. Hace cinco años los ETF apenas representaban el 5,4% de los activos netos en UCITS, unos 448.000 millones de euros. Hoy ya han rascado cuota hasta suponer un 7,8% del pastel, o 859.000 millones. Lo que es más relevante: que en 2019 uno de cada cuatro euros que se vendieron entraron a ETF. De esa cifra, el grueso fueron ETF de renta fija, según cuenta Tilley.

graf_3_efama

3. Dos domicilios superpotencias

El año pasado el 90% de las ventas de fondos UCITS fueron cross-border (de una región distinta a su domicilio). Y no hay duda sobre qué dos regiones han ganado la guerra por las domiciliaciones: Luxemburgo e Irlanda son las dos superpotencias indiscutibles. Juntas copan en 57% de los activos en UCITS y de nuevo el año pasado vieron los mayores flujos netos. Parte de ese crecimiento se explica por el Brexit, ya que los activos de fondos antes domiciliados en Reino Unido se han traspasado a productos homólogos pero domiciliados en Luxemburgo o Irlanda. “Son países con una ventaja competitiva fuerte. Su sistema para montar la estructura de un fondo es muy sencilla”, reconoce el experto.

De ahí que haya que tener cuidado al analizar los flujos en fondos por países en Europa. En Italia, por ejemplo, el 70% de los activos en fondos están domiciliados fuera. Eso implica que podemos ver años con salidas de 10.000 millones en fondos italianos, pero a la vez entradas netas reales de 15.000 millones en fondos vendidos en el país.

graf_4_efama

4. Cada vez menos en manos de hogares

El grueso de los activos UCITS está en manos de institucionales; un 41,8% en aseguradoras y fondos de pensiones. Los hogares copan una parte relevante del pastel (un 23,8%), pero su peso ha ido decreciendo de manera consistente en los últimos años. “El inversor retail apenas ha metido dinero en fondos en los últimos años. Y ha sido un coste de oportunidad tremendo para ellos, quienes mantiene su dinero en depósitos”, reconoce Tilley. Pero lo verdaderamente curioso de este desglose es la categoría de Otros Intermediarios Financieros. Engloba los negociadores de activos, los entidades de contrapartida, pero sobre todo otros fondos.

graf_5_efama

5. A la caza del inversor no europeo

El crecimiento del mercado de fondos europeo tampoco se entendería sin la participación del inversor extracomunitario. Durante los últimos años la venta de fondos cross-border ha crecido más rápido que la de los fondos domésticos hasta casi igualarlo en porcentaje de activos totales. Y de esas ventas, una parte relevante se dio fuera de Europa. Especialmente en los últimos dos años: en 2018 y 2018 más del 50% de las ventas netas de UCITS se produjeron fuera de Europa. El Banco Central Europeo no desglosa los datos por países, pero desde EFAMA se aventurarían a decir que la demanda llega de Asia y Latinoamérica.

graf_6_efama

Para Bernard Delbecque, director senior de Economía y Análisis de EFAMA, la venta de UCITS fuera de Europa consolida a este producto como una historia de éxito. “Como europeos deberíamos estar orgullosos y asegurarnos de seguir siendo competitivos en el mercado a nivel global”.

Noticias relacionadas

Lo más leído