¿Quién se beneficia de la crisis?


Alemania sigue siendo el refugio por excelencia. Las emisiones de deuda alemana hasta tres años ofrecen desde este verano rentabilidades negativas. Al contrario de sus homólogos europeos que pagan un alto precio por pedir prestado en períodos cortos, el inversor le paga a Alemania para mantener y proteger el capital. “Por lo tanto, ante la falta de rentabilidad que ofrecen los activos seguros, los inversores están migrando progresivamente hacia activos de mayor riesgo”, aseguran desde La Française Asset Management.

Empresas

Noticias relacionadas