Quién gana y quién pierde en el negocio europeo de ETF durante la crisis del COVID-19


La primera mitad de 2020 ha sido un periodo de mucha agitación en los mercados financieros, tanto en los de renta fija como renta variable, en el que hemos vivido una caída histórica (por la profundidad y velocidad a la que se ha producido) seguida de una recuperación igualmente histórica (también por la magnitud y rapidez a la que ha tenido lugar). Durante estos seis primeros meses de volatilidad e incertidumbre, con datos en la mano se puede decir que, en términos generales, la industria de ETF en Europa ha salido reforzada.

Según datos de Morningstar, tras las salidas de 4.400 millones de euros registradas por los fondos cotizados en el primer trimestre, el sector se ha recompuesto con mucha fuerza en el segundo, con unos flujos netos de entrada que alcanzaron los 33.400 millones. Los activos se han recuperado hasta los 903.000 millones desde los 780.000 millones del primer trimestre. Son más de 120.000 millones gracias, sobre todo, al efecto mercado pero también a la llegada de dinero nuevo. Y, en este último apartado, el dinero no ha fluido hacia todos los proveedores de ETF por igual, dejando tras de sí interesantes titulares.

Algunas gestoras han salido muy reforzadas de esta crisis. Quien más lo ha hecho ha sido BlackRock. Si entre enero y marzo la firma había registrado salidas netas por valor de 1.100 millones, entre abril y junio captó 19.400 millones, lo que le permitió en estos tres meses arañar dos décimas más de cuota de mercado. Ahora, el pedazo del pastel del que disfruta a nivel europeo es del 44,6%. En términos absolutos, BlackRock cuenta en Europa con un patrimonio en ETF que supera los 400.000 millones.

Su éxito lo ha cimentado en su dominio del segmento de ETF de renta fija. Los inversores se mostraron en el segundo trimestre muy favorables a este tipo de productos, que atrajeron el 70% de los flujos trimestrales. Y ahí BlackRock está consiguiendo posicionarse como firma de referencia. Basta decir que de los 10 fondos cotizados de renta fija que más captaron en el segundo trimestre, los nueve primeros fueron de iShares, con el iShares Core Euro Corporate Bond ETF como la estrategia que más activos atrajo.

Captura_de_pantalla_2020-07-10_a_las_16

“El segundo trimestre fue un período de fuertes flujos para los ETF de renta fija, con el crédito grado de inversión a la cabeza de las preferencias de los inversores”, subraya José García Zárate. Tal y como explica el analista de fondos pasivos en Morningstar, en renta variable el negocio de ETF permaneció más parado. "A pesar de la tendencia alcista de las bolsas, los datos de los flujos mensuales muestran que los inversores siguieron actuando con cautela en abril y en mayo, cerrando ambos meses con leves salidas en los ETF sobre acciones", revela.

La batalla por las captaciones en este tipo de estrategias estuvo mucho más igualada. En el segundo trimestre, solo un producto de bolsa superó los 1.000 millones en entradas netas. Fue un fondo cotizado de UBS ETF: el UBS ETF MSCI ACWI SF.

Captura_de_pantalla_2020-07-10_a_las_16

Una de las tendencias más interesantes que se aprecia en esta categoría es que los inversores tomaron posiciones en ETF de acciones con temática ESG durante esta crisis. En total, este tipo de productos con filosofía sostenible captaron 6.700 millones en el segundo trimestre, un volumen al que hay que sumar los 5.800 que atrajeron entre enero y marzo. La mayor parte se canalizó a través de fondos cotizados de renta variable.

También es interesante comprobar cómo, dentro de las cinco categorías de bolsa de Morningstar que más flujos recibieron, tres son sectoriales: tecnología, salud y materiales industriales. “Esto indica que los inversores tomaron decisiones de inversión muy acertadas para ajustarse a las expectativas de cómo la economía podría responder y evolucionar a la crisis del COVID-19”, destaca Zárate. El producto que más captaciones netas registró en el segundo trimestre fue una estrategia de DWS: el Xtrackers MSCI USA Information Tech.

La gestora alemana, segundo proveedor europeo por activos gestionados, roza los 100.000 millones en patrimonio en ETF y su cuota de mercado se situaba a cierre del primer semestre en el 10,7%, dos décimas más de lo que tenía el 31 de marzo. Si entre enero y marzo le salieron 1.200 millones, entre abril y junio le entraron casi 5.000. Su saldo neto es positivo, al igual que el de Amundi, el cuarto proveedor por activos en Europa, que en el semestre le entraron 400 millones.

Pero no todas las entidades cuentan con un balance favorable a nivel de captaciones en la primera mitad del año. Lyxor, el tercer mayor proveedor de ETF en Europa con un patrimonio de 70.000 millones y una cuota de mercado del 8%, aguantó bien el primer trimestre, registrando entradas netas por 100 millones, si bien su salto neto semestral es negativo debido a las salidas de 500 millones del segundo trimestre. A UBS AM le ocurrió lo mismo pero al revés. El peor trimestre para la firma suiza fue el primero, con salidas de 5.500 millones, que no pudo compensar con las entradas de 1.500 millones del segundo.

Por último, dos curiosidades. La primera, la resistencia mostrada por Vanguard en el primer trimestre. Fue la entidad que más entradas netas registró entre enero y marzo, con casi 4.000 millones, un sprint que no pudo aguantar en el segundo, cuando la mayoría de proveedores captaron y a la firma americana se le escaparon 100 millones. Y, la segunda, el hecho de que, de los ocho mayores proveedores de ETF en Europa, que concentran casi el 90% de los activos, Invesco haya sido el único que logró entradas netas positivas en ambos trimestres: 1.900 millones en el primero y 1.600 en el segundo.

Ranking de los 20 mayores proveedores de ETF en Europa por activos gestionados (datos en billones de euros)

Captura_de_pantalla_2020-07-10_a_las_16

Fuente: Morningstar Direct con datos a 30 de junio de 2020.

* Los ETC representan el 90% de los activos de Wisdom Tree.

Profesionales
Empresas

Noticias relacionadas

Lo más leído