Quién es Roche Brune AM y cómo funciona su modelo MUST


En términos de debutantes extranjeras en España, ya se puede afirmar con convicción que 2017 está siendo un año de gran interés por nuestro país por parte de firmas de gestión francesa. A nombres como Zadig Gestion, Metropole Gestion o Delubac AM se acaba de sumar Roche Brune AM, una boutique gala con 365 millones de euros en activos bajo gestión especializada en renta variable internacional.

Fundada por Bruno Fine en 2004, actualmente son cuatro los socios al frente de la compañía, que acaba de registrar una sicav y dos fondos de renta variable en CNMV. Roche Brune pertenece a su vez al modelo multi boutique del grupo Primonial, líder independiente en Francia de la gestión de activos a través de su apuesta por la arquitectura abierta. Las otras firmas adscritas a Primonial son Stamina AM (especializada en multiactivos) y AltaRocca AM (especializada en renta fija y bonos convertibles).

Las señas de Roche-Brune AM son la gestión activa sin restricciones por estilo, capitalización o índices, basada en ideas de alta convicción. Inspirada en la filosofía de inversión del capital riesgo – donde trabajó previamente su fundador-, la firma ha desarrollado el modelo propietario MUST, centrado en el análisis de la empresa y sus negocios para crear valor añadido para los inversores. El equipo de gestión tiene así como objetivo superar en el largo plazo a los principales índices de renta variable (con dividendos reinvertidos) con una volatilidad inferior a la media del mercado.

A través de un análisis bottom up, el equipo directivo selecciona un número limitado de empresas con criterios de calidad, a un precio atractivo y que sean sostenibles desde un punto de vista extrafinanciero. El primer bloque del análisis consiste en una selección cuantitativa; el equipo gestor analiza los flujos generados por la firma, el crecimiento y la solvencia de la compañía de cuestión durante un periodo mínimo de cinco años. A continuación, calculan la prima de riesgo o return on market value de la acción para determinar su potencial de retorno.

El segundo bloque del análisis se centra en aspectos cualitativos: se busca mantener reuniones con las distintas compañías para validar los datos obtenidos y se analizan sus activos intangibles a través de un método de segmentación en seis categorías: I+D, marcas, capital humano, sistemas de información, fusiones y adquisiciones y derecho de arrendamiento y concesiones.

Después, se gestiona el riesgo desde cuatro ángulos diferentes: riesgo financiero con respecto a los otros valores en cartera para evitar correlaciones no intencionadas; riesgos específicos; riesgos de mercado o sistémicos y riesgo de liquidez. Finalmente, se añade un análisis extrafinanciero con criterios ESG, centrado en comparar las calificaciones ESG oficiales de las empresas y sus prácticas ESG para determinar si existen controversias. El análisis extra financiero también integra la medición de la huella de carbono de los fondos de Roche- Brune AM y del impacto de la posible introducción de un impuesto sobre el carbono que pueda afectar a empresas en cartera.

Detalles sobre los fondos

Además de registrar la sicav Roche Brune Funds, la gestora ha puesto a disposición de los inversores españoles los fondos Roche Brune Europe Actions y Roche Brune Zone Euro Actions. El primer fondo fue lanzado en 2003 y ofrece exposición a una cartera concentrada entre 50 y 75 valores europeos de mediana o gran capitalización. En cambio, el segundo cuenta con un track record de 11 años y puede invertir sin ningún tipo de restricciones de tamaño en valores exclusivamente de la zona euro. Ambos tienen como objetivo batir a sus índices de referencia en un horizonte de cinco a siete años de duración. Bruno Fine y Grégoire Laverne se encargan de la gestión de los dos productos.

Noticias relacionadas

Lo más leído