Quién es quién en el servicio de gestión discrecional en España: Credit Suisse, Degroof Petercam y Liberbank


El servicio de gestión discrecional de carteras crecerá con fuerza en la nueva era MiFID II. Prácticamente todas las entidades confían desarrollar este servicio y dirigir a una gran parte de sus clientes hacia él.

Después de Deutsche Bank, PBI Gestión y Banco Sabadell, las bancas privadas de dos grupos internacionales y un banco español siguen una serie de Funds People dedicada a conocer en profundidad los equipos responsables de este área, las características del servicio y los retos a los que se enfrentan.


Credit Suisse 

Verónica López-Ibor, Credit SuisseVerónica López-Ibor, directora del área de Gestión de Carteras de Credit Suisse Gestión, es responsable de un equipo que realizan carteras a medida del cliente. A partir de 1 millón de euros ofrecen la posibilidad de abrir un mandato de gestión que puede ser de inversión directa o de fondos de inversión para las personas físicas que quieren aprovecharse de su fiscalidad. Estos mandatos están clasificados en seis perfiles diferentes, con una estricta gestión del riesgo, que es uno de sus pilares básicos.

En los mandatos de fondos invierten principalmente en fondos de terceros. No obstante, de media, también invierten entre un 10% y un 15% en fondos de Credit Suisse, siempre que el track-record y la estrategia sean los más apropiados en su categoría correspondiente.

¿Cuál es el mayor reto para la gestión discrecional en el próximo año?

En el actual entorno de tipos de interés cero y de valoraciones exigentes en determinados activos, el mayor reto es alcanzar la rentabilidad objetivo de nuestros clientes sin asumir riesgos excesivos. Para ello, es necesario hacer una selección de activos muy concienzuda, eligiendo aquellos donde las expectativas de rentabilidad/riesgo sean apropiadas (por ejemplo, en renta fija estamos apostando por deuda financiera subordinada e híbridos corporativos y en renta variable por el mercado europeo). Además, la gestión activa del “asset allocation” es muy importante en este entorno.

¿Cómo se implementa: gestión pasiva o activa o las dos? ¿Por qué?

Claramente abogamos por la gestión activa, tanto en el proceso de selección de fondos como en la asignación de activos. A pesar del reciente incremento de la gestión pasiva, creemos firmemente que mediante un proceso riguroso de selección de fondos podemos detectar aquellos gestores que consideramos que serán capaces de batir a los índices de referencia en cada uno de los activos. Además, nos decantamos por fondos con un tracking error mayor en aquellos activos donde creemos que existen mayores oportunidades de generación de alfa, y viceversa.

¿Cada cuánto revisáis la cartera en circunstancias normales?

Mensualmente se hace una revisión formal de todas las carteras pero su seguimiento es continuo gracias a los distintos comités de inversión que tenemos: la visión global de Credit Suisse sobre los mercados se revisa quincenalmente, la estrategia de inversión europea mensualmente y todos los lunes tenemos nuestro comité de inversión local que es el elemento central de nuestro proceso de inversión y gracias al cual podemos aportar nuestro matiz local.

¿Qué perfil está más concentrado y cuál más diversificado?

En los mandatos de fondos no somos partidarios de tener un número elevado de líneas, ya que la propia inversión en fondos garantiza de por sí una alta diversificación. En los mandatos que combinan fondos e  inversión directa nos gusta también tener posiciones de convicción, dentro de un adecuado nivel de diversificación, por lo que tampoco son carteras muy extensas.

¿Cuáles son vuestros fondos core de las carteras?¿Qué tiempo les dais de confianza?

Tenemos varios fondos que llevan años en nuestras carteras. Ejemplo de ellos son Carmignac Sécurité, Jupiter Dynamic Bond, Wellington Strategic European Equity, MFS Meridian European Value y Henderson UK Absolute Return Fund. Continuarán en las carteras siempre que sigan encajando en nuestra estrategia de inversión. Son una parte fundamental de nuestras carteras, que complementamos con ideas mucho más tácticas como fondos sectoriales, temáticos que creemos también aportan valor.


Bank Degroof Petercam Spain

Juan Ramón Casanovas, Bank Degroof Petercam SpainDegroof Petercam cuenta con un equipo muy amplio dedicado a la gestión discrecional de carteras que incluye equipos en Bélgica, Luxemburgo y España, donde hay tres gestoras. Juan Ramón Casanovas es director de inversiones y de gestión discrecional de Bank Degroof Petercam Spain.

El servicio de gestión discrecional se dirige a clientes con más de 300.000 euros, patrimonio mínimo que consideran necesario para poder aplicar el criterio de diversificación. Gestionan las carteras basándose en dos modelos distintos y cada uno de estos modelos tiene cuatro perfiles. El primer modelo se basa en el control estricto de la volatilidad y los perfiles son: preservación de capital, volatilidad de 2, volatilidad de 3 y volatilidad de 5. El segundo modelo es un modelo más direccional, basado en la asignación de activos por nivel de riesgo, en el que los perfiles van desde un 25% de riesgo a un 100%. No existe un peso predeterminado entre fondos propios y fondos de terceros

Estas carteras tienen una comisión media de gestión del 0,50% anual. A cierre de septiembre la entidad gestiona 240 millones de euros en este servicio.

¿Cuál es el mayor reto para le gestión discrecional en el próximo año?

Desde Degroof Petercam pensamos que los mayores retos a los que nos enfrentamos en nuestra industria el próximo año son la implementación de MiFID II y, un año más, el binomio rentabilidad-riesgo en un entorno de tipos de interés cercanos a cero o incluso negativos. Los gestores deberemos una vez más lidiar con unos mercados de renta fija cada vez menos atractivos, una renta variable en algunos casos ajustada por valoración, un mercado de divisas cada vez más incierto y una volatilidad que en ningún caso refleja todas estas dificultades.

¿Cómo se implementa: gestión pasiva o activa o las dos? ¿Por qué?

En nuestras carteras buscamos especialmente la combinación entre activos generadores de alfa (gestión activa) y activos de gestión pasiva para cubrir aquellas categorías donde es más difícil batir recurrentemente al índice.

¿Cada cuánto revisáis las carteras en circunstancias normales?

Todas nuestras carteras están monitorizadas y por lo tanto el seguimiento es continuo. Cualquier modificación en la composición de las mismas debe pasar por nuestro comité de gestión semanal. Mensualmente celebramos distintos comités tanto nacionales, como internacionales a nivel de grupo. Es en estos comités trabajamos conjuntamente el nivel de asignación por tipo de activo, así como la distribución geográfica y la composición sectorial para cada categoría. Es en uno de estos comités a nivel internacional donde se trabaja la selección de fondos de terceros que nutre una parte importante de nuestras carteras.

¿Qué perfil está más concentrado y cuál más diversificado?

No hacemos distinción de diversificación por modelos de gestión o por perfil. Siempre buscamos el binomio rentabilidad-riesgo óptimo para cada cartera, así como la diversificación suficiente y necesaria.

¿Cuáles son vuestros fondos core de las carteras? ¿Qué tiempo les dais de confianza?

A nivel de grupo, a partir del análisis de más de 5.000 fondos, se confecciona una lista de aproximadamente 40 fondos core que cubren todas las categorías. Todos estos fondos se seleccionan con vocación de permanencia a largo plazo.

A nivel local, en las carteras confeccionadas en España, hoy nos aprovechamos de la excelente posición en los rankings de nuestro fondo de renta fija a corto plazo, DP Ahorro Corto Plazo; nuestro fondo de renta fija, DP Renta Fija, y nuestro fondo de fondos de renta variable global, DP Fondos RV Global.


Liberbank

Miguel Castells, LiberbankMiguel Castells Mateo, director de inversiones de la gestora, lidera un equipo de cuatro profesionales con una media de más de 15 años de experiencia dedicados a la gestión y a la selección de fondos de inversión. Actualmente se puede acceder al servicio a partir de 50.000 euros, pero la firma se está replanteando la segmentación de cara al lanzamiento próximo de una nueva gama de carteras con producto propio a la que se podrá acceder con importes notablemente inferiores.

En estos momentos, disponen de cinco carteras tipo en las que la inversión se canaliza 100% a través de fondos de inversión y que cubre todo el espectro potencial de perfiles de riesgo de sus clientes. Utilizan tanto producto propio como de terceras gestoras en una proporción aproximada de 75% producto ajeno y 25% producto propio. El coste de la gestión difiere según el perfil de riesgo seleccionado pero siempre consta de una comisión fija anual a la que normalmente se añade una comisión de éxito.

¿Cuál es el mayor reto para la gestión discrecional en el próximo año?

Desde un punto de vista de negocio, el mayor reto va a ser la enorme competencia que va a existir en esta clase de servicio debido a la llegada de MIFID 2 y los importantes cambios regulatorios que trae consigo. Para Liberbank debe representar a medio y largo plazo la principal palanca de crecimiento en gestión de activos.

Desde un punto de vista de gestión el principal reto, como ya lo ha sido este año, será conseguir rentabilidad en un mundo donde cada vez escasea más, especialmente en los perfiles de bajo riesgo. Con tipos de interés reales negativos y una clara sobrevaloración en numerosas clases de activos cada vez hay que ser más selectivo y eficiente para poder proporcionar a nuestros clientes el mejor servicio posible.

¿Cómo se implementa: gestión pasiva o activa o las dos? ¿Por qué?

Nuestro modelo de GDC está claramente enfocado a la gestión activa y más concretamente a la gestión activa en fondos de inversión. Creemos que hacer un adecuado asset allocation es una parte fundamental del proceso y determina en gran medida el retorno final generado, pero la selección de producto para canalizar dicha visión de mercado creemos que es otro elemento muy importante que debemos cuidar. Para nosotros la gestión activa aporta valor a medio y largo plazo si se es capaz de identificar a los gestores adecuados. La gestión pasiva ha ganado muchos adeptos en los últimos años gracias a su menor coste y a sus buenos resultados en un entorno de mercados alcistas y bajas volatilidades en todas las clases de activos, pero la volatilidad volverá y con ella la necesidad de ser activo para batir al mercado. Por otro lado, la fuerte competencia y la presión regulatoria y del mercado han abaratado notablemente los costes de los gestores activos en los últimos años. Un ejemplo de ello es el reciente lanzamiento de las clases limpias por parte de las gestoras internacionales.

¿Cada cuánto revisáis la cartera en circunstancias normales?

Las carteras modelo se gestionan y monitorizan diariamente. Los cambios en la distribución de activos se producen de forma estratégica cuando se modifica el cuadro de mandos que emana del comité de inversiones mensual de la gestora. Tácticamente, el gestor tiene capacidad para modular la asignación de pesos de forma continua así como para buscar el fondo o fondos que en cada momento considere que permitirán alcanzar las metas perseguidas con mayor probabilidad de éxito.

¿Qué perfil está más concentrado y cuál más diversificado?

Tratamos de buscar la diversificación óptima en todos los perfiles pero lógicamente los perfiles más conservadores tienden a tener un mayor grado de concentración dado que admiten una menor volatilidad y por tanto un menor porcentaje de determinadas clases de activos.

¿Cuáles son vuestros fondos core de las carteras? ¿Qué tiempo les dais de confianza?

Nuestras carteras no suelen contar con más de diez fondos de forma simultánea. Llevamos mucho tiempo apostando por el retorno absoluto y la renta fija flexible para la parte más conservadora de las carteras y por la renta variable europea con cierto sesgo hacia la calidad y el crecimiento en la parte más agresiva. Cuando seleccionamos un fondo para cubrir una estrategia o una clase de activo solemos confiar en él mucho tiempo ya que en su elección se ha realizado un minucioso análisis tanto cuantitativo como cualitativo basado en una metodología propia y únicamente un cambio en la tesis de inversión, un underperformance injustificado o una alteración relevante en las características del fondo o de su equipo gestor nos llevarían a plantearnos su sustitución.

Algunos de los fondos que actualmente tienen un posicionamiento más significativo en las carteras serían el Invesco Global Targeted Returns, Vontobel Eur Corporate Bond Mid Yield, DNCA Miuri o el Schroder ISF Euro Equity entre los extranjeros y el Liberbank RV Euro y el Liberbank Mercado Neutral dentro de nuestra propia gama.

Profesionales
Empresas

Noticias relacionadas

Anterior 1 2 Siguiente

Lo más leído