Tags: Gestores |

"Queremos cuadriplicar los activos en España"


Llevan años presentes en el mercado español con una oferta ceñida a productos estructurados gestionados desde París, pero pronto vieron que había un hueco más amplio para ellos. Gracias a la reciente apertura de su oficina de Madrid, inaugurada hace cuatro meses, ahora pueden palpar muy de cerca los latidos de un mercado en ocasiones "un poco cerrado" y con unos atractivos vínculos culturales con el mundo latino. “Estar aquí y establecer relaciones más estrechas con los clientes ha sido una transición brutal”, afirma Guillaume Poli, presidente del consejo de administración de Edmond de Rothschild IM, orgulloso de haber mantenido el proyecto pese al disuasivo comportamiento de los mercados, gracias a su visión de medio y largo plazo. El objetivo de la casa es cuadriplicar sus activos, llegar a tener 1.000 millones de euros bajo gestión en España desde los actuales 250, aunque reconoce que, en momentos como el actual, no hay mucho crecimiento y la cifra se mantiene estable.

La tarea no es fácil ni siquiera para una casa que gestiona 9.000 millones de euros, especialmente ante la competencia de productos libres de riesgo como los depósitos que ofrecen rentabilidades del 4%. Sin embargo, cuentan con una oferta adaptada al contexto y sus fondos aportan ventajas clave, como la diversificación o la posibilidad de aprovechar oportunidades vetadas a los depósitos. “En tiempos volátiles como el actual, hay puntos de entrada en renta variable”, asegura Poli, convencido de que la oferta del pasivo, aunque atractiva para un inversor español caracterizado por su mentalidad cortoplacista, es un obstáculo para alcanzar los mayores retornos que ofrecen los mercados y de forma más duradera y líquida. Con todo, pueden formar también parte de las carteras, pero siempre al lado de otros productos más atractivos como la bolsa de Japón.

De hecho, y frente a una sobrevaloración en las bolsas desde un punto de vista técnico, Poli considera que la última corrección ha abierto muchas puertas. “Grecia nos está dando la oportunidad de comprar a niveles más adecuados”, afirma, culpando al mercado de poner a todos en el mismo saco. “Sus dinámicas quieren ir rápidamente a situaciones extremas y no tienen en cuenta que los países están en situación muy distinta. Las finanzas públicas de Grecia y España son muy diferentes, pues la deuda española es sólo el 60% del PIB y su rating es mucho mayor, de AA”, afirma el presidente del consejo de EDR IM, que juzga la situación de sistémica y grave pero cree que se llegará a un acuerdo para evitar que los mercados empujen a ciertos países a la quiebra.

“Es más que una Europa dividida en dos”, asegura, convencido de que se trata de Alemania por un lado y todos los demás, por otro, incluyendo no sólo Portugal, España, Irlanda o Italia sino también Reino Unido o Bélgica, envuelta en un problema institucional que castiga su renta variable. “Es muy difícil deshacer el euro, no creo que vaya a destruirse la unión monetaria, pero para ello es clave la intervención externa y el apoyo del FMI como árbitro y organizador”, apostilla.

Dispersión en los mercados

Desde la gestora consideran que estamos viviendo una situación contradictoria, con unos indicadores económicos que van mejorando y un comportamiento sorprendente incluso de compañías cíclicas como Renault, en connivencia con una crisis macroeconómica que sigue inquietando. De ahí que EDR IM apueste por activos que puedan sobrevivir a un potencial problema sistémico. Para este año asegura que ve mucha dispersión, con perspectivas cambiantes en cuestión de días, una situación “que permite jugar con el timing”.

En su filosofía, pesa tanto la idea de preservar capital como la de generar alfa. “Hay que ser muy cautelosos y apostar por la diversificación”, afirma Poli. Como ejemplo, en la gestión alternativa, por la que apuestan fuerte debido a la existencia de una potente demanda que moviliza la liquidez hacia opciones con mayor sofisticación, abogan por la multigestión. “Los hedge funds con formato UCITS mejorarán la imagen de la industria y captarán más capital, sobre todo en un sector como el de banca privada, afectado por la falta de liquidez en los fondos de fondos hedge y ávido de nuevos productos, aunque vengan de los mismos gestores”, asegura, prediciendo una etapa de mayor liquidez y confianza. Las estrategias que mejor se adaptan al estado del mercado son long-sort equities y global macro, que ofrecen “interesantes retornos absolutos”. De hecho, EDR IM está transformando uno de sus hedge funds a las normas UCITS antes de registrarlo en España.

Próximos registros en España

Y no es el único plan para ampliar la gama de 11 fondos que actualmente tienen en el mercado español, distribuidos entre productos de renta fija, flexibles, de retorno absoluto o commodities, entre otros. Además del hedge, EDR IM traerá tres fondos de fondos de renta variable que están dando atractivos retornos de entre el 4% y el 5% en lo que va de año, y con distintos perfiles en términos de porcentajes de exposición a bolsa (uno de ellos con exposición de entre el 0 y el 35%, más conservador; otro con una horquilla entre el 25% y el 75%, mixto, y otro más agresivo con entre el 60% y el 100% en bolsa), así como un último producto estructurado emergente que ampliará su gama en los próximos meses hasta llegar a 16.

“EDR IM se enfoca en productos con un nivel de riesgo controlado, entre los que juegan un papel clave los productos estructurados”. De hecho, este último fondo pendiente de registro en España permite el acceso a los mercados bursátiles emergentes de entre el 70% y el 100%, pero con menor volatilidad y una garantía del capital, lo que da seguridad a corto plazo. “Son productos que se venden muy bien siempre, aunque ahora son menos atractivos debido a los bajos tipos de interés”, afirma Poli. Así, los inversores están aceptando un nivel de protección algo más bajo para apostar por lugares con un potencial más elevado, mientras los productos estructurados sobre mercados desarrollados ofrecen menos potencial pero con mayor prima protectora.

Alcistas en petróleo y metales preciosos

El que ya está al ancance de los inversores españoles es Geo Energies I, un fondo de fondos de renta variable que juega la revalorización de las materias primas vía empresas tanto de energía, como de minas, metales, utilities y agricultura, con una volatilidad más baja (del 20% frente al 30%) y que en lo que va de año está logrando un 5% de retorno. En EDR IM se posicionan alcistas en petróleo y metales preciosos, especialmente platino y paladium, y ligeramente en oro, mientras están neutrales en metales y bajistas en soft commodities.

Lo más leído