Tags: Renta Variable | EE.UU |

¿Quedan oportunidades en Estados Unidos?


TRIBUNA de David Bui, gestor del fondo DPAM Capital B Equities US Dividend, Degroof Petercam AM. Comentario patrocinado por Degroof Petercam AM.

Estados Unidos y su nuevo presidente, el magnate Donald Trump, han sido protagonistas en el comienzo de 2017. A la espera de nuevas noticias sobre los distintos procesos electorales que se celebrarán en Europa, el foco sigue al otro lado del Atlántico, donde el cambio político ha venido acompañado de nuevos máximos en Wall Street. Las primeras decisiones de Trump pueden darnos alguna idea del camino que van a seguir sus políticas durante los próximos cuatro años, bajo los principios de devolver el poder a los estadounidenses y a Estados Unidos, controlar la inmigración, reducir la carga fiscal a las compañías y renegociar tratados internacionales como el NAFTA.

Mientras el mundo vigilaba con recelo los primeros pasos de Trump, el Dow Jones consiguió cerrar por encima de la barrera de los 20.000 puntos por primera vez en su historia, un hito que demuestra que las compañías que cotizan en Wall Street siguen siendo una opción atractiva. No olvidemos que los resultados empresariales del cuarto trimestre de 2016 están siendo mejores de lo esperado, un motivo más para ser optimistas respecto a las cotizadas estadounidenses.

Para los inversores interesados en la renta variable estadounidense, Degroof Petercam AM cuenta con DPAM Capital B Equities US Dividend, que invierte en una selección de alta calidad de compañías estadounidenses con una volatilidad relativamente baja y elevados rendimientos por dividendo. En lo que va de año (a fecha 17 de febrero), el fondo acumula una rentabilidad del 3,72%, después de cerrar 2016 con un incremento del 19,21%.

La estrategia de DPAM Capital B Equities US Dividend se pondera en función de las características de calidad, volatilidad y rendimientos, basándose en nuestro exhaustivo análisis cuantitativo con el objetivo de lograr una amplia diversificación por sectores que minimice los riesgos. Escogemos compañías con potencial para generar flujos de caja sólidos en el futuro y que paguen dividendos elevados. Después de siete años al alza, la renta variable estadounidense no es barata, por lo que adoptar un enfoque más defensivo podría tener sentido.

El fondo también tiene en cuenta otros factores defensivos y cualitativos, como la baja volatilidad y la solidez de sus balances. Asimismo, la asignación de la cartera cambiará para adaptarse a la situación de los mercados financieros y a la evaluación de las previsiones macroeconómicas.

Aunque las medidas económicas de Trump aún siguen estando sujetas a muchas dudas, es muy posible que veamos más estímulos fiscales (aunque probablemente menores que sus promesas electorales), lo que se traducirá en una inflación doméstica más elevada y un impulso al crecimiento económico. Por el momento, la economía estadounidense continúa creciendo a un ritmo modesto y la inflación se está recuperando, pero todavía se mantiene por debajo del objetivo del 2% de la Reserva Federal. El crecimiento de los ingresos disponibles, el sentimiento de los consumidores y el panorama favorable para el mercado laboral e inmobiliario apuntan a un sólido aumento del consumo de los hogares.

Por su parte, la Fed no hizo ningún cambio en su política monetaria en la reunión celebrada a finales de enero. La política monetaria del organismo que dirige Janet Yellen sigue siendo acomodaticia y los miembros del FOMC continuarán en una posición cautelosa de esperar y ver para reaccionar de acuerdo a los datos económicos.

Profesionales
Empresas

Noticias relacionadas

Lo más leído