Tags: Renta Fija |

¿Qué tiene de atractivo la primera emisión de un bono español a 50 años para los gestores españoles?


El Tesoro Público colocaba la semana pasada un bono español a 50 años con una demanda de 10.436 millones, un bono que posee un cupón del 3,45% y una rentabilidad del 3,49%, convirtiéndose en la referencia a más largo plazo que el emisor público ha emitido a través de una sindicación.

Según señalaba el Ministerio de Economía y Competitividad en una nota, la elevada demanda permitió al Tesoro asignar la emisión entre inversores de una tipología muy diversificada tanto por clase de inversor como por zonas geográficas (un 83,30% en inversores no residentes). Atendiendo al tipo de inversor, “la mayor asignación ha correspondido a las gestoras de fondos con un 38,27%, seguido de los fondos de pensiones y compañías aseguradoras con un 30,54%”, destaca el Ministerio.

En este sentido, Funds People ha querido consultar a los gestores españoles qué atractivo presentaba esta oportunidad de inversión. Según las respuestas de aquellos que si han acudido a la emisión, se acudió a dicho activo por momentum de mercado y análisis comparativo.

Así lo reconoce Enrique Lluva, subdirector de Renta Fija de Imantia Capital, que justifica este punto en que sea la emisión inaugural del soberano español a ese plazo, un periodo para el que existe poco papel (pocos países emiten y prácticamente ningún corporativo puede permitírselo), junto a una demanda estructural importante proveniente de fondos de pensiones y compañías de seguros, que ven en este tipo de activos una oportunidad de inversión que machea algunos de sus compromisos futuros. Asimismo, añade al análisis de momentum que no parece un riesgo en el corto plazo un movimiento de tipos al alza.

Por el lado de análisis comparativo, indica que al ser una emisión inaugural en plazo y volumen, y con el objetivo de incentivar una buena salida a mercado, el Tesoro primó algo el precio frente a otros emisores europeos. “Nuestro análisis se basó en comparar el diferencial 30/50 años de la subasta española con el diferencial en mercado que tienen esos mismos plazos en la curva francesa y belga, dos países con bonos en ese plazo”, explica Lluva.

En definitiva, resume el subdirector de Renta Fija de Imantia Capital que, “la demanda fue muy fuerte y el prorrateo a las peticiones realizadas, altas, luego buena parte de los inversores vieron insatisfechas sus necesidades”. La consecuencia, apuntilla, “en estos momentos la emisión gana un 2% de valor sobre su nivel de adjudicación”.

Desde el punto de vista de trading, el diferencial que ofrece el 50 años español es para Gonzalo Ramírez Celaya, director de renta fija Tressis SV, el punto más interesante de esta emisión. “Aun entendiendo que es un riesgo la carestía de los bonos”, subraya.

“El estudio que hemos hecho refleja que el bono esta 11 puntos básicos de TIR por encima de su valor teórico. Para ello hemos analizado los diferenciales del 30 años y 50 años de los dos países que tienen emitido en este plazo que son Bélgica y Francia, mientras que el diferencial de Bélgica es de 38 puntos básicos y el de Francia es de 37”, quien calcula que el de España es de 45.46 puntos básicos. “Analizando la desviación que tienen los diferenciales en la curva 10/30 la hemos proyectado sobre la de 50 años y nos sale 11 puntos básicos de TIR que, en términos de precio, es aproximadamente 120 puntos básicos”, concluye. Por tanto, solo lo ve atractiva para realizar trading a corto plazo.

En Bankia Fondos sólo se ha comprado el bono español de 50 años para el Fonduxo. Víctor Santiago, el gestor, piensa que los tipos a largo, en el caso español, tienen más valor que los tipos a corto. Por otra parte, no ve repuntes de los bonos mientras el Banco Central Europea siga comprando bonos, además considera que nos encontramos en un entorno de baja inflación. “Esto no significa que el bono esté en nuestras carteras 50 años. Sino que, de momento, lo vemos una buena inversión”, añade.

Desde EDM reconocen no haber invertido en esta emisión porque “su plazo es extremadamente largo y su interés muy bajo”. Antoni Estebanell, consejero delegado de EDM, cree que una subida de tipos de interés podría significar una pérdida importante en el valor de mercado. Su visión de la situación económica y de expectativas de inflación les hace pensar que hay alternativas de inversión a largo plazo mas rentables que esta.

Profesionales
Empresas

Noticias relacionadas