Qué tenía en cartera el fondo soberano de Noruega para batir a su índice en 2019


2019 fue un muy buen año para el mayor fondo de pensiones del mundo. Al calor del rally en los mercados, el Government Pension Fund Global de Norges Bank ha vivido su segundo mejor año en términos de rentabilidad porcentual. El mejor si se contabiliza por el crecimiento del dinero en su divisa local (en coronas). Pero incluso con las fuertes subidas de los activos a nivel mundial, el fondo batió en un 0,23% a su índice de referencia, una combinación del FTSE Global All Cap index e índices de Bloomberg Barclays. ¿Qué hay detrás de un ejercicio estelar?

Qué hay dentro de la cartera

A finales de 2019 el fondo de pensiones invertía en 9.202 compañías, un ligero crecimiento con respecto al año anterior. En hasta 39 de esas empresas su participación superó el 5%.

La pata de renta fija se compone de 4.608 emisiones de 1.177 emisores en 26 divisas distintas. De estas, un 8% está en mercados emergentes (menos que el año anterior) mientras que el papel emitido en divisa fuerte como dólares, euros, libras o yenes subió hasta representar el 85% del fondo.

Captura_de_pantalla_2020-02-27_a_las_14

Por países, Estados Unidos es de largo su mayor apuesta ya que copa casi un 40% de la cartera. De ello, un 27,8% es bolsa, un 10,8% bonos y un 1,2% inmobiliario directo. Le sigue un 8,7% en Japón y un 8,1% en Reino Unido. España se cuela en el top 10 con un 1,9% del fondo. También es notable su inversión en mercados frontera, países fuera de su índice de referencia. Por orden en peso en la cartera, destacan Slovenia, Vietnam, Arabia Saudí o Eslovaquia entre muchos otros.

Qué influyó en el posicionamiento

El análisis de exposición a factores muestra que el fondo tenía mayor correlación a pequeñas compañías y acciones value que el índice, en el caso de la renta variable. Según detallan en el informe, un 40% de la variación en el retorno relativo para la parte de bolsa se explica por los movimientos del mercado y dicha exposición al value, small caps y mercados emergentes.

Captura_de_pantalla_2020-02-27_a_las_12

La pata de renta variable fue la que más rentabilidad proporcionó en 2019. Generó un retorno del 26% en un año positivo para todos los sectores. Curiosamente, los mercados desarrollados fueron más rentables que los emergentes. Dentro de ellos, su mayor apuesta geográfica también fue de las más rentables. Estados Unidos supone un 42% de su exposición a bolsa y rindió un 31% en la divisa base del fondo. Pero el primero puesto por países es europeo. La exposición más beneficiosa fue a la bolsa suiza, que se revalorizó un 33%. Las acciones europeas son otro tercio de esa parte de renta variable y rentaron un 25%.

Por sectores el fondo no fue ajeno al rally de las tecnológicas en 2019, que se revalorizaron un 42,3%. El retorno lo explican por los productores de software y semiconductores. Las primeras por su transición a soluciones en la nube y las segundas por las expectativas de crecimiento en el mercado. Pero si profundizamos en el análisis, veremos dos lados de la moneda. Apple, su mayor posición por compañía, fue el valor más rentable para el fondo junto con Microsoft. Pero una tecnológica, Nokia, también terminó entre las menos rentables.

Captura_de_pantalla_2020-02-27_a_las_15

Igual de meritorio fue el 30% de subida que les reportaron las industriales ante el rebote en el mercado tras un alivio de las tensiones comerciales entre EE.UU. y China. Aun así, todos los sectores les aportaron una rentabilidad positiva. Si acaso el más débil fue el de crudo y gas que solo subió un 13%.  

La renta fija también fue un catalizador positivo para el fondo, con una rentabilidad del 7,6% en un contexto de caídas de tipos en la mayoría de mercados. El grueso de esos retornos positivos se explica por la fuerte caída en los yields estadounidenses. Es una pata que supone poco más de un cuarto de la cartera, un 26,5%. Son inversiones principalmente en bonos, con un poco en emisiones de corto plazo y depósitos bancarios.  Más de la mitad de su exposición a renta fija son bonos de gobierno, principalmente de países desarrollados, aunque no fue la apuesta más rentable. Aportaron más sus bonos corporativos (un 11% de subida), que componen un 23,6% de sus inversiones en renta fija.

Noticias relacionadas

Lo más leído