¿Qué se juega Macron en las elecciones legislativas de junio?


No ha pasado ni una semana desde que los franceses eligieran en segunda vuelta a Emmanuel Macron, del partido ¡En marcha! como nuevo presidente de la República de Francia, y todos los participantes del mercado ya tienen puesta la vista en la siguiente cita electoral del país, las elecciones legislativas que se celebrarán entre el 11 y el 18 de junio para reconfigurar la Asamblea Nacional.

Esta urgencia tiene su justificación, dadas las condiciones extraordinarias de la elección de Macron: ¡En Marcha! tiene apenas un año de vida y más que de partido, muchos lo califican todavía como movimiento. El propio Macron, procedente de las finanzas, apenas suma sólo dos años de experiencia política, como ministro de Francois Hollande. “Creo que es significativo destacar que Macron es el auténtico outsider político. Mientras que Marine Le Pen y Jean-Luc Melenchon se presentaron a sí mismos como personas fuera del sistema durante la primera vuelta de la campaña, ambos son políticos veteranos. Macron no lo es”, observa Philippe Brugère-Trélat, gestor de Franklin Templeton Investments. Dado este amateurismo, la previsión del gestor es que el parlamento resultante sea altamente fragmentado.

En Vontobel AM comparten esta misma postura: “Las próximas elecciones parlamentarias del 11 y 18 de junio probablemente den como resultado una Asamblea Nacional fragmentada y todavía queda por ver cómo el nuevo presidente –cuyo partido ¡En Marcha! no tiene ningún escaño en la cámara actual- será capaz de desarrollar sus reformas de referencia que afectan a las pensiones y al mercado laboral. Estas reformas son esenciales para impulsar la tendencia de crecimiento y contienen un elevado gasto público”. Los analistas echan mano de los precedentes históricos para recordar que “incluso si el nuevo presidente es capaz de liderar una mayoría en el parlamento, se enfrentaría a una formidable oposición en la calle”. Esta misma historia recuerda que “los gobiernos anteriores cedieron invariablemente ante esta presión en el pasado”.

Posibles escenarios

La expectativa del consenso es que Macron forme un gobierno interino hasta que se constituya la nueva Asamblea Nacional en julio. “No se espera que este gobierno tome decisiones políticas significativas, pero servirá para calibrar la capacidad de Macron para atraer a nombres de alto perfil de los dos grandes partidos para formar una mayoría amplia”, detallan los analistas de BlackRock.

El escenario base con el que trabajan en BlackRock es que Macron necesitará un primer ministro comprometido para “juntar apresuradamente una mayoría operativa, con miembros de apoyo de los dos partidos principales de Francia”, lo que contribuiría a allanar el camino para sus ambiciones reformistas.

En cambio, los analistas de Allianz Global Investors están trabajando con dos escenarios alternativos en función del resultado de las legislativas. En el primero, que consieran el más probable, parten del supuesto de que Macron no consiga una mayoría clara. “A diferencia de Alemania, Francia tiene menos experiencia en la formación de coaliciones políticas, lo que podría limitar la capacidad de Macron para aprobar reformas”, explican. En este escenario, “los mercados tendrían incertidumbre sobre su margen de maniobra”.

El segundo escenario sí prevé una mayoría parlamentaria. En este caso, como ya sucedió después del resultado de la primera vuelta, la gestora cree que podría producirse un movimiento alcista, a favor de activos de riesgo de la zona euro como acciones y bonos de la periferia.

Monica Defend, responsable de asignación de activos de Pioneer Investments, también hace un ejercicio de memoria para poner en contexto los comicios. En este caso, se basa en la opinión de expertos políticos para recordar que “usualmente suele haber un bonus de entre el 5% y el 10% para el partido político que ganó la elección presidencial, pero en este caso las cosas son diferentes porque el nuevo Presidente no representa a ninguno de los partidos tradicionales”.

La experta cita algunos sondeos iniciales, que estiman que ¡En Marcha! podría obtener entre 249 y 286 escaños, de los 535 que componen la Asamblea Nacional. Esto supondría “la canibalización del partido socialista (que probablemente caiga de 280 escaños a entre 28 y 43)”. Defend calcula que si el partido no gana un número suficiente de escaños, “se necesitaría construir una mayoría en torno al programa electoral de Macron”.

Empresas

Noticias relacionadas

Lo más leído