Qué se consigue adoptando una perspectiva global cuando se invierte en deuda corporativa (Parte I)


Artículo escrito por Peter Becker, especialista en inversión de Capital Group

Muchos inversores tienden a centrarse en su propio mercado regional a la hora de plantearse las distintas opciones de inversión. Sin embargo, un universo de inversión global puede ofrecer varias ventajas, sobre todo en términos de divergencia de riesgo y rendimiento frente a enfoques regionales.

A finales de 2019 el universo global de deuda corporativa ascendía a casi 10 billones de dólares, una cantidad muy superior a los mercados de deuda corporativa en dólares, euros o libras. Además, las oportunidades a las que pueden acceder los inversores globales comprenden 12.752 emisiones y 2.564 emisores, lo que ofrece acceso a un conjunto mucho más amplio de opciones entre las que elegir, en comparación con las estrategias regionales. Sul potencial de diversificación ofrece ventajas no solo en términos de selección de emisores y sectores, sino también desde una perspectiva geográfica.

Captura_de_pantalla_2020-02-12_a_las_12La posibilidad de poder elegir entre un mayor número de emisiones y emisores también aumenta las opciones de inversión a la hora de seleccionar oportunidades mediante un enfoque bottom-up. Gracias a ello, los inversores que basan sus decisiones en el análisis fundamental cuentan con más posibilidades de encontrar oportunidades.

Captura_de_pantalla_2020-02-12_a_las_12

De igual modo, la posibilidad de generar valor aumenta cuando los inversores tienen acceso a un conjunto más amplio de oportunidades geográficas, ya que les permite aprovechar las inversiones más atractivas allá donde se encuentren. Además, en el universo global existen algunos mercados más pequeños, como el del dólar canadiense o el australiano, pero que son demasiado pequeños como para constituir un enfoque regional por derecho propio.

Desde una perspectiva sectorial, el conjunto de oportunidades también varía. Por ejemplo, el sector financiero es especialmente importante en los mercados de deuda corporativa denominada en euros o en libras esterlinas, mientras que su presencia en el universo global es ligeramente menor.

Captura_de_pantalla_2020-02-12_a_las_12

Por otro lado, la adopción de un enfoque global también puede reducir de manera considerable el riesgo de concentración de la inversión, especialmente para los inversores europeos. Por ejemplo, 100 emisores representan más del 53% del índice de deuda denominada en euros, y 200 emisores representan más del 72%. El riesgo de concentración de la inversión es aún mayor en el índice de deuda denominada en libras, donde 200 emisores representan el 85%. Por el contrario, para alcanzar ese nivel de riesgo de concentración en el universo global se necesitan casi 900 emisores. Además, el universo global ofrece más liquidez que los mercados regionales.

 

Lo más leído