¿Qué promete Trump? ¿Qué promete Biden?


A poco menos de un mes de las elecciones presidenciales en EE.UU., y con Donald Trump contagiado por el COVID-19, varios gestores analizan las diferencias entre las propuestas de ambos candidatos en política económica y exterior (que no son pocas) en un desayuno organizado por FundsPeople y patrocinado por State Street Global Advisors, que puso sobre la mesa de debate un análisis cuantitativo de las pasadas elecciones a partir del cual analizar la situación actual: US Elections-Investing amid political risk

A Donald Trump lo conocemos todos de sobra. Le gusta dar agresivos titulares, crear grandilocuentes eslóganes y ser el centro de atención. Joe Biden es una clase de político diferente. Es, por decirlo de alguna manera, más diplomático, más moderado. Distintas formas, distintas personalidades, y distintos enfoques de entender la economía y la relación con el resto del mundo.

Trump tiene un enfoque más orientado a los negocios, a favorecer los resultados de las compañías (ya lo vimos con su política fiscal de reducción de impuestos a las empresa) y un enfoque interno de mercado a través de su política proteccionista (lo hemos visto con China, pero no solo)”, explica Francisco Simón, cogestor de la gama de fondos Mi Fondo Santander de Santander AM. En cambio Biden, según comenta, piensa más en la redistribución de la riqueza tanto a nivel de negocios como de población.

Estos diferentes puntos de partida condicionan mucho las políticas. En el ámbito exterior, “Biden tendría una visión más multilateral, más favorable a establecer acuerdos con otros países, lo que supondría una reducción del riesgo geopolítico”, afirma Francisco Simón, que matiza que esto no significa que el candidato demócrata vaya a dejar a China hacer lo que quiera: “Ambos tienen como objetivo mantener a Estados Unidos como la principal economía mundial y China es una amenaza. No se lo van a poner fácil ninguno de los dos: una forma puede ser más agresiva, la otra más diplomática, pero la política con China va a seguir siendo un asunto a tener en cuenta”.

En política económica, “Trump va a insistir en bajar impuestos, en políticas pronegocio y en reducir la regulación, especialmente en el sector energético y financiero para apoyar la actividad empresarial y el consumo privado”, cuenta Dimas Cuevas, gestor de Carteras en SabadellUrquijo Gestión. Mientras, Biden es más proclive a subir impuestos corporativos y personales y a incrementar la regulación, especialmente en el sector energético, pero a su vez, explica que “también es más favorable a políticas que apoyen a colectivos con ingresos bajos y a aumentar los gastos en infraestructura verde, especialmente”.

En cuanto a política internacional coincide en las similitudes entre ambos candidatos respecto a la política dura contra China, si bien Dimas Cuevas considera que “se podría esperar un cambio en la retórica de aranceles o incluso una reducción en el caso de una Presidencia demócrata”, y apunta que “no hay que olvidar que los aranceles fueron el mayor obstáculo al crecimiento durante 2019; se calcula que detrajo entre un 7% y un 9% en términos de beneficios por acción (BPA) en EE.UU”.

José María Yraola, director de multiactivos de BBVA AM, se centra en la política monetaria, recordando que la Reserva Federal estadounidense (Fed) es un organismo independiente, en teoría. “Biden no ha hecho comentarios explícitos, sin embargo, a Trump sí le hemos visto durante estos años hacer comentarios y presionar puntualmente a la Fed. Incluso habló de poner los tipos de interés en negativo, presionando de una forma bastante explícita al presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell”.

Destaca también otras de las muchas diferencias entre ambos candidatos, como su forma de abordar el salario mínimo interprofesional: “Biden quiere subirlo, lo que tendría un efecto positivo en el consumidor americano y relativamente negativo en los márgenes de las compañías”; o la política de inmigración: “El candidato demócrata propone eliminar la separación de familias y no criminalizar el cruce de fronteras, mientras que Trump continúa su política de construir el muro y de frenar la inmigración”. En definitiva, “son dos candidatos que en casi todos los puntos tienen diferencias, opiniones distintas de cómo abordar los problemas de Estados Unidos”, resume José María Yraola

Lo más interesante para Daniel Ung, responsable de Quantitative Research y Analysis, ETF Model Portfolio Solutions en SPDR EMEA & APAC, la unidad de ETF de State Street Global Advisors, y coautor del mencionado estudio US Elections-Investing amid political risk, es que “Trump no tiene un programa electoral”. Asegura que si se compara el programa actual con el que llevó en las últimas elecciones, la única diferencia es la fecha: “Pensamos que Trump solo va a mantener el status quo, no va a hacer muchas cosas, quizá aumentar un poco los gastos de infraestructuras”. Mientras, Biden sí que cambiaría cosas, “va a aumentar los impuestos porque pretende poner más dinero para estimular la economía estadounidense, que se encuentra en una situación bastante difícil”.

En un artículo sobre las elecciones estadounidenses no podía faltar una referencia a las encuestas. Parece que Biden saca una ventaja importante a Trump, pero no todo es lo que parece. Daniel Ung advierte que en los últimos años los candidatos siempre han ganado con un margen muy pequeño, y todo puede pasar. Además, explica que los defensores de Trump tienen a su favor que el presidente ha cumplido sus promesas, independientemente de la opinión que merezcan las mismas.

Profesionales
Empresas

Noticias relacionadas

Lo más leído