¿Qué pasaría si la deuda corporativa de España e Italia pasa a ser high yield? M&G responde


La mayor parte de la atención de los inversores se ha centrado en las rentabilidades alcanzadas por los bonos a 10 años de los gobiernos español e italiano, actualmente en torno al 7% y al 6%, respectivamente. No obstante, los emisores corporativos no financieros también han visto cómo el mercado presionaba su deuda, con los CDS a cinco años de Iberdrola, Gas Natural, Repsol y Enel negociándose en niveles de entre 450 y 500 puntos básicos. Pero esto no sólo afectó a las utilities: Telefónica y Telecom Italia también han visto cómo sus primas de riesgo escalaban por encima de los 500 puntos.

En un artículo publicado en su blog por Stefan Isaacs, gestor de renta fija de M&G Investments sobre deuda corporativa periférica, este experto asegura que, aunque los bonos de estas empresas siguen estando incluidos en la categoría de grado de inversión, lo cierto es que en realidad están cotizando en niveles de high yield. “Dicho de otra manera, el mercado no cree que este tipo de empresas deban disfrutar del investment grade. Este comportamiento tiene su sentido,  ya que los actuales ratings de los que disfrutan los mayores emisores no financieros de España e Italia sugieren que el mercado tiene sus motivos para ponerse nervioso”.

En este sentido, Isaacs recuerda que las cuatro mayores emisores corporativos de España están sólo dos escalones por encima del estatus del high yield. En el caso de los italianos, están tres escalones. “Este comportamiento podría ser visto como una huida del inversor ante la expectativa de una rápida degradación de la calificación crediticia de la deuda pública de ambos países”. Hace escasas horas, Moody’s recortaba el rating de la deuda soberana italiana hasta dejarla sólo dos escalones por encima del bono basura. En este aspecto, el gestor afirma que, desde el verano de 2011, el deterioro del rating sufrido tanto por España como por Italia ha sido muy rápido.

Desde M&G Investments consideran que los rating de las principales multinacionales españoles e italianas se han visto penalizadas como consecuencia de las rebajas de la nota a la deuda soberana de sus países. Moody’s, por ejemplo, permite a las empresas no financieras una calificación dos escalones superior a la nota de la deuda del Estado. “En el hipotético caso de rebaja masiva del rating de España e Italia por parte de las agencias de calificación, calculamos que 47.000 millones de euros (en el caso español) y 59.000 millones (en el italiano) podría convertirse en high yield, lo que haría que el 80% del índice Euro High Yield estuviese integrado por deuda española e italiana”.

En su opinión, esto sería “demasiado papel que tragar”. En este aspecto, Isaacs considera que “parece razonable pensar que durante los próximos meses e incluso años una significativa cantidad de deuda tendrá que buscar un nuevo hogar. Es más: las rentabilidades que actualmente ofrecen los emisores de deuda corporativos de estos países podrían escalar más, mucho más, antes de que los inversores tradicionales de high yield vean valor en la deuda de estas compañías”.

Noticias relacionadas

Lo más leído