¿Qué nos deparan los mercados en 2018? Tres ideas de inversión en renta fija y tres ideas en renta variable de DPAM


TRIBUNA de Guy Lerminiaux, CIO de Renta Variable Fundamental de Degroof Petercam AM, y Peter de Coensel, CIO de Renta Fija de Degroof Petercam AM.  Comentario patrocinado por Degroof Petercam AM.

Las previsiones apuntan a que 2018 será un buen año para la renta variable. En este sentido, Europa debería tener un buen rendimiento, especialmente la zona euro, gracias a la evolución favorable que está experimentando la economía en esta región.

El riesgo idiosincrático ha vuelto tras un largo periodo con poca dispersión en los mercados, por lo que de nuevo vuelve a ser necesario aplicar el ‘stock picking’ para seleccionar los mejores valores en el universo de la renta variable. El ‘timing’ del mercado no es muy relevante pero sí merece la pena mantener las posiciones en el largo plazo. En resumen: seleccionar los ganadores y mantenerlos.

De cara al próximo año, en Degroof Petercam Asset Management vemos grandes oportunidades en la renta variable europea, sobre todo en la zona euro debido al crecimiento de la economía, la disminución de los riesgos políticos y las valoraciones atractivas que presentan las compañías. En este contexto, destacamos dos propuestas: DPAM Invest B Equities Euroland, DPAM Invest B Equities Europe Small Caps y DPAM Invest B Real Estate Europe Dividend.

Por su parte, la renta fija ha obtenido buenos retornos en 2017, especialmente el high yield europeo y la deuda de mercados emergentes. El escenario base para 2018 es de cautela en un entorno de baja volatilidad. No debemos entrar en pánico si los rendimientos son negativos durante un tiempo y debemos estar preparados para recoger algunos beneficios en el high yield durante el primer trimestre.

El crédito europeo con grado de inversión todavía seguirá recibiendo el apoyo del programa de compra de activos (CSPP) del Banco Central Europeo. Este segmento se encuentra cerca de máximos históricos y con los diferenciales en mínimos, aunque vemos una ausencia de catalizadores que permitan una mayor reducción de los diferenciales. El high yield proporciona un nivel de protección más elevado que el grado de inversión y cuenta además con la confianza de los inversores por sus bajas tasas de impago, sumadas a la mejora de las condiciones de financiación y la solidez en los balances de las compañías europeas.

Asimismo, consideramos que la deuda soberana emergente en divisa local sigue siendo una clase de activo atractiva en el largo plazo. Se espera algo de volatilidad en el corto plazo debido al calendario político de 2018, que incluye citas electorales en distintos países emergentes, como Colombia, México, Malasia y Brasil.

Para 2018, recomendamos diversificar de manera internacional e incrementar la exposición a estrategias sin restricciones, tres ideas que encajan con la filosofía de DPAM L Bonds Universalis Unconstrained. Teniendo en cuenta el atractivo que presenta el high yield europeo y la deuda emergente en divisa local, destacamos también DPAM L Bonds EUR Corporate High Yield y DPAM L Bonds Emerging Markets Sustainable.

Profesionales
Empresas

Lo más leído