¿Qué les sucede a los Planes de Pensiones?


Vivimos en una época donde se pone en entredicho el estado del bienestar y donde la ampliación de la edad de jubilación es un hecho y donde además hay muchas dudas sobre cuál será la cuantía de la pensión que obtendremos. Sin embargo el mercado de planes de pensiones en España está retrocediendo. Los datos no pueden ser más desalentadores: según los últimos datos publicados por INVERCO el número de partícipes de planes de pensiones individuales en España, así como su patrimonio es prácticamente el mismo desde el año 2006. En el caso de planes de empleo sí que estas dos cifras van creciendo año tras año. 

¿Por qué los planes de pensiones individuales parece que ya no gozan del favor del público cuando son más necesarios que nunca?. Yo apuntaría varias razones:

• Formación: se hacen muy pocos esfuerzos en materia formativa para animar e informar a los potenciales partícipes sobre las bondades de los planes de pensiones. Cada vez que comento a lo que me dedico surgen multitud de dudas a mi alrededor con este tema: ¿en qué se diferencia un plan de pensiones de uno de jubilación?, ¿cómo tributa?, ¿por qué pierdo dinero con mi plan?, ya no podré sacar el dinero aunque me hiciera falta, ¿no?. Todas estas dudas forman parte del potencial partícipe y a veces también del potencial comercializador del plan.

• Información: encontrar información sobre un plan de pensiones es tarea bastante complicada a veces. Con todos mis respetos, no hay color entre la CNMV (que supervisa los Fondos de Inversión) y la DGSFP (que supervisa los planes y fondos de pensiones). La CNMV tiene multitud de guías explicativas y formativas y además estadísticas muy útiles sobre los fondos de inversión mientras que la web de la DGSFP es mucho menos intuitiva, de información mucho más árida y menos actualizada.

 

• Comisiones: según los datos de la DGSFP solamente un 20% de los planes de pensiones cobra una comisión de gestión menor al 1% (a esto habría que sumarle la de depósito). Simplemente algunos datos escalofriantes: para un plan tipo con una comisión del 1,5% anual, la rentabilidad que obtendríamos si el plan obtuviera una rentabilidad cero en 15 años sería de un -22.5%. Es decir, que unas comisiones altas lastran enormemente los resultados de los fondos a largo plazo.

• Rentabilidades: no nos engañemos, las rentabilidades de los planes de pensiones son decepcionantes y frustan a cualquier trabajador que esté ahorrando para su futuro y luego cuando va a recoger lo ahorrado se encuentre con que, por una parte tiene menos dinero del que metió y, por otra, encima tiene que pagar a Hacienda.

• Número de planes: es curioso que mientras que el patrimonio y los partícipes de los planes individuales se han estancado el número de planes de pensiones no ha parado de crecer. Esto choca de lleno con la lógica económica de cualquier industria o sector donde ante un estancamiento de la demanda suele reducirse el número de productos ofertados.

En definitiva que los planes de pensiones estén atravesando por una difícil situación no es fruto de la casualidad, sino que hay causas claras y bien fundadas. Es tarea de todos los involucrados en la industria de los planes de pensiones hacer una reflexión y tratar de acercar de una vez por todas un producto tan importante  a los trabajadores.

Profesionales