Tags: Gestores |

¿Qué les ha pasado al UBS (Lux) European Opportunity Unconstrained y al UBS (Lux) Equity Opportunity Long Short en el primer trimestre?


El 2015 fue un buen año para las bolsas y el MSCI Europe se anotó una rentabilidad del 9,3% (en euros). Sin embargo, el periodo se caracterizó por un elevado nivel de volatilidad. Durante los primeros cinco meses del año, la rentabilidad alcanzó el 18% gracias a la intervención del BCE y al optimismo generalizado, pero la mayor parte de esas ganancias se perdió durante la segunda mitad del año como consecuencia de la creciente incertidumbre sobre la situación macroeconómica. El mercado mostró una gran disparidad entre los distintos sectores. Los relacionados con las materias primas, como energía y materiales, sufrieron pérdidas de dos cifras por la caída de los precios de las commodities y la inquietud provocada por el ritmo de crecimiento de los mercados emergentes. El sector sanitario y el de productos de consumo básico fueron los que registraron unos resultados más favorables, con una rentabilidad anual superior al 10%. Fue un año muy bueno tanto para el UBS (Lux) European Opportunity Unconstrained (fondo con el sello de consistente Funds People) como para el UBS (Lux) Equity Opportunity Long Short. El primero generó una rentabilidad del 24,4%; el segundo del 19,7%.

En cambio, el comienzo del 2016 ha sido difícil, ya que los mercados han arrojado una rentabilidad del -7,1% durante el primer trimestre. “Aunque las bolsas comenzaron el año en territorio negativo, nuestras estrategias dieron buen resultado, ya que las ventas generalizadas afectaron más a los títulos cíclicos y con fundamentales más débiles que a los de mayor calidad y carácter más defensivo, que se comportaron mejor. Sin embargo, en los meses de febrero y marzo el mercado vivió un fuerte cambio de tendencia e inició un proceso de desapalancamiento que impulsó estos títulos de rendimiento inferior, en detrimento de las empresas más estables que registran crecimiento y buenos resultados a más largo plazo”, explica Max Anderl (en la imagen), gestor de ambas estrategias junto con Jeremy Leung. Para ponerle números a lo sucedido es importante decir que las rentabilidades generadas por el UBS (Lux) European Opportunity Unconstrained y por el UBS (Lux) Equity Opportunity Long Short en el primer trimestre del año han sido del -10,1% (frente al -7,6% del índice de referencia) y del -9,68%, respectivamente.

Para poner todo esto en perspectiva, Anderl señala que el primer jueves de febrero se produjo la mayor reversión de factores vivida en un solo día desde 2009. “También fue el día del año con un mayor número de cierres forzados de posiciones cortas. Nos hemos acostumbrado a que el mercado experimente más volatilidad en un entorno de bajos tipos de interés en el que los inversores tienden a decantarse por estrategias multiactivos y hedge funds con un objetivo similar de rentabilidad, ya que estos fondos suelen adoptar estrategias automáticas de limitación de pérdidas y aplican medidas destinadas a reducir la volatilidad a corto plazo. Nuestro objetivo es mantener la calma en el entorno actual, ya que no consideramos que esta volatilidad responda a la debilidad de los fundamentales sino a una liquidación de posiciones. Como siempre, analizamos regularmente cada empresa, aunque lo hacemos de forma más intensa durante estos periodos. No obstante, nuestros argumentos de inversión apenas han cambiado y tampoco se han producido noticias relativas a empresas concretas que puedan explicar estos movimientos del mercado”.

Según Anderl, las turbulencias del mercado también pueden explicarse por el brusco cambio que se ha producido en el entorno macroeconómico. En concreto, el gestor destaca que el dólar se depreció un 3% en términos ponderados por el comercio exterior a principios de febrero y se ha mantenido débil a lo largo de marzo. “Sospechamos que esta caída puede deberse en parte a que el mercado ya está descontando un menor número de subidas de tipos en EE.UU. pero también a la elevada negociación de posiciones largas en dólares. Los precios del petróleo y las materias primas se han recuperado desde los mínimos registrados a mediados de enero y se mantienen estables. Las rentabilidades de la deuda gubernamental continúan en niveles bajos y los indicadores económicos no han ofrecido sorpresas significativas. En el primer trimestre de 2014 ya vivimos un periodo similar durante el que el mercado se dio bruscamente la vuelta y registró débiles rentabilidades relativas por un corto espacio de tiempo. No obstante, como anticipamos, estamos experimentando estas correcciones en periodos más cortos. En comparación con el primer trimestre de 2014, gran parte de nuestras posiciones resultaron desfavorables, ya que los diez sectores lastraron la rentabilidad del fondo”.

Al igual que ocurrió en febrero, sus estrategias comenzaron marzo mostrando una gran debilidad en términos relativos. “Aunque febrero fue un mes complicado, pudimos aliviarlo un poco gracias a un nivel de apalancamiento bruto inusualmente bajo en nuestras carteras long/short. En nuestra opinión, los movimientos del mercado de renta variable respondieron básicamente a los cambios de tendencia. Los resultados de las empresas en las que invertimos fueron acordes a nuestras previsiones y nuestra disciplina de selección de valores continuó respaldando el posicionamiento de nuestra cartera, por lo que durante el mes de febrero aprovechamos los movimientos del mercado para aumentar nuestro apalancamiento hasta situarlo en niveles normales. El hecho de que este cambio de tendencia se prolongase durante el mes de marzo complicó la situación”, explica.

También se ha producido una gran dispersión entre títulos. Las posibles razones que encuentra son variadas: 1) saturación y nerviosismo: había demasiados inversores atrincherados en las mismas posiciones y los inversores a corto plazo y con un elevado grado de aversión al riesgo, como los hedge funds, claudicaron y empezaron a deshacer posiciones, provocando el desapalancamiento del mercado; 2) los precios de las materias primas y la producción industrial han tocado suelo. “También es significativo el hecho de que solo el 27% de los gestores de fondos que invierten en empresas de gran capitalización en EE.UU. consiguió batir al índice Russell 1000 en febrero, la peor cifra de los últimos dos años. Aunque reevaluamos continuamente la situación del mercado y revisamos nuestras posiciones para descubrir posibles errores, seguimos pensando que la situación actual es un efecto del posicionamiento técnico y que los fundamentales acabarán reafirmándose, como ya ocurrió en periodos similares en 2014 y 2015”.

Profesionales
Empresas

Noticias relacionadas

Lo más leído