¿Qué les deparará 2011 a las EAFI?


Después de un año de desarrollo normativo, aceleración de las aprobaciones por parte de la CNMV saldado con 36 nuevas EAFI (más del doble que las registradas en 2009), creación de la organización Aseafi y de la primera fusión del sector, el panorama para los asesores financieros independientes es optimista de cara a este año, en el que se consolidarán todas las tendencias que han marcado 2010. Así, Javier Kessler, presidente de la citada asociación, no duda de su futuro crecimiento.

“Ya existe un núcleo importante de firmas para consolidar el negocio, un modelo que sin duda está en crecimiento porque tiene todo el sentido del mundo y es una función necesaria que será más demandada por los inversores, que acudirán con más fuerza a las EAFI”, comenta. Por eso considera que este año seguirán ganando cuota de mercado, pero no a costa de bancos, que no asesoran con la excepción de las bancas privadas y que además tienen funciones complementarias, sino del negocio que tampoco está en sus manos. “El modelo de asesoramiento crecerá entre bancas privadas y EAFI: las dos figuras ganarán en 2011”, afirma Kessler.

Y es que el experto cree que a lo largo de 2010 se ha ido fraguando un cambio en la actitud de los inversores, ahora más dispuestos a pagar por el valor añadido que ofrece el sector. Además, cree que el negocio de los asesores independientes se dirige hacia un modelo de pago directo, si bien actualmente hay entidades que lo aplican y otras que también obtienen ingresos derivados de las retrocesiones. “El modelo de pago único irá creciendo con más fuerza porque ya se está promocionando por parte incluso de algún gran banco y entendiendo”, afirma.

Algo que ve lógico en un escenario en el que la necesidad de eficiencia llama a reconvertir determinadas áreas del sector financiero. “Hasta ahora, el sector nunca se había preocupado por valorar a un profesional, pero ahora el patrimonio humano se valora pagándolo y tenemos que pedir un precio por el servicio que damos”, comenta. De hecho, cree que el mercado no ha aplicado antes la especialización de sus tareas y que ahora, con el detonante de la crisis financiera, se ha puesto de manifiesto la crisis estructructural, basada en un modelo que hay que revisar en su conjunto. “No es que la crisis nos venga bien, sino que los que ofrecen servicio de más valor añadido y más eficientes (estructura ajustada al máximo en costes, con sistema con buena tecnología…) tendrán un mejor posicionamiento, porque la solución pasa por esto y Europa pide a voces la eficiencia para sobervivir a la selección natural”, añade.

Con respecto a la previsible continuidad o aceleración del ritmo de nuevas aprobaciones a lo largo de este año, cree que “todo dependerá de la CNMV” en un marco en el que ser una EAFI significa entrar a formar parte de un selecto club, pues el regulador ha aprobado aproximadamente desde 2009 uno de cada dos expedientes presentados.

Con respecto a las fusiones, y tras la de su EAFI con la de Juan Manuel Vicente Casadevall para crear Kessler & Casadevall Asesoramiento Financiero, no se atreve a aventurar si 2011 traerá más operaciones de este tipo, pues cree que no hay un modelo único de negocio.

En el aspecto legal y tras un año de consolidación y desarrollo de la normativa, ha quedado claro que las EAFI son empresas de asesoramiento independientes y estarán al mismo nivel de exigencia, por lo que 2011 mostrará los efectos de esta responsabilidad. Además, y en la medida en que en CNMV van surgiendo dudas sobre la actividad, se va avanzando. “La colaboración con el regulador es muy buena y avanza a buen ritmo”, afirma Kessler.

El regalo perfecto

Los propósitos de año nuevo para el experto son, en definitiva, la normalización y consolidación del sector, que ya está siendo visto como normal. “Se empieza a valorar la figura del asesor y el valor que aporta en un mercado cada vez más especializado y profesionalizado donde las empresas necesitan esta figura. De hecho, muchas han superado mejor el efecto de la crisis contando de forma estratégica con asesores financieros”, comenta, indicando que muchas grandes ya cuentan con ellos pero no así las pymes. “Esa inclusión, cada vez más necesaria, sería el regalo perfecto”, apostilla.

Preguntado sobre sus deseos con respecto a su EAFI en 2011, afirma que todos los años es un hito que crezca en estructura, en clientes, en posición. “Este año quiero que la marca se asiente con fuerza en el mercado, y se dan las condiciones para ello”. Con todo, afirma que se conforma con quedarse como está. “Habrá de todo en el sector, pero siempre hay que ir avanzando y lo haremos en 2011”, apostilla.

 

Empresas