Tags: Gestores | ISR |

Que la volatilidad no nos haga renunciar a la sostenibilidad


El año 2016 llegó con una gran volatilidad e incertidumbre en los mercados, por lo que cualquier indicador que nos pueda ayudar a anticipar riesgos de cola ofrece una información muy valiosa de cara a la gestión de activos. Entre este tipo de herramientas, Degroof Petercam AM cuenta con el filtro de la sostenibilidad por países, que es de gran ayuda a la hora de enfrentarse a entornos de volatilidad. Este análisis hace posible identificar claramente los riesgos y oportunidades de inversión, basándose en un enfoque fundamental independiente de los índices del mercado. Durante los periodos de volatilidad, la contribución del filtro de sostenibilidad se vuelve más importante, consiguiendo un perfil más defensivo.

Esta estrategia, reflejada en el fondo Petercam L Bonds Emerging Sustainable, acaba de cumplir tres años. Durante este tiempo han ocurrido muchas cosas – sobre todo en los mercados emergentes que han pasado de ser una preocupación para los inversores a dar la sorpresa positiva – pero hay dos puntos clave: el primero es que el filtro de sostenibilidad ha contribuido positivamente a la creación de valor dentro de la estrategia, sobre todo durante los retrocesos del mercado pero sin restar rendimiento durante las fases alcistas. En segundo lugar, las mejoras y deterioros en la sostenibilidad de los países han permitido en muchos casos anticipar cambios en los perfiles financieros de los emisores de deuda.

El modelo de sostenibilidad que empleamos hace hincapié en varios desafíos que deben cumplir los países, en particular relacionados con la violencia y la estabilidad política, la fortaleza de las instituciones y la efectividad de las autoridades públicas, tasas de pobreza, desigualdad y desempleo juvenil. El ranking es validado cada seis meses por FISAB (siglas de Fixed Income SRI Advisory Board) y la actualización del modelo ha supuesto la exclusión de varios países que no respetan unos valores democráticos mínimos como señalan Freedom House o The Economist. Entre ellos se encuentran Rusia, Arabia Saudí, Qatar y China. Por el contrario, las principales inversiones de Petercam L Bonds Emerging Sustainable se localizan en países como Rumanía, México y Sudáfrica, sin olvidar Brasil, un ejemplo que ilustra cómo un cambio en el modelo de sostenibilidad llevó más adelante a rebajas en el rating de este país a ‘bono basura’.

La estrategia ha seguido siendo resistente contra entornos volátiles del mercado con un riesgo/retorno optimizado, y limitando las caídas máximas. El fondo lleva una rentabilidad anual del 6,81% y acaba de recibir rating 5 estrellas por Morningstar. Desde la creación de la estrategia, un estudio comparativo con el índice JPM GBI-EM Global Diversified (el más utilizado para fondos de deuda emergente en moneda local) ha mostrado que la beta de esta estrategia ha estado por debajo de 1 (0,84) durante los mercados bajistas. La misma comparación frente al índice ha mostrado una beta cercana a 1 en los mercados alcistas (0,93), en los que la contribución de la experiencia financiera es más importante.

Esta herramienta no supone una merma en el rendimiento. Por el contrario, contribuye a evitar los riesgos de cola y permite capturar mejor la prima de riesgo. Más que nunca, consideramos que un enfoque fundamental a los distintos retos proporciona valor a un proceso de gestión disciplinado y riguroso.

Empresas