¿Qué implicaciones tienen las medidas tomadas por los dirigentes de la zona euro?


Los dirigentes de la zona euro acordaron el pasado jueves una serie de medidas que en general fueron más allá de lo esperado, a tenor de las expectativas moderadas que albergaba el mercado debido a las decepciones de reuniones precedentes y las disensiones sensibles que venían observándose en el seno de la UEM en las últimas semanas. Banif, Inversis y Bof America Merrill Lyncha analizan el significado y las implicaciones de las medidas tomadas.

 

1. Banif: Europa da una de cal

Para Banif, lo más positivo es que la respuesta fue más contundente de lo esperado, ayuda a resolver los problemas de liquidez de Grecia, supone un apoyo para las instituciones financiares con una posición de capital más frágil, transmite confianza en el compromiso europeo y debería frenar la corriente de contagio en la región con la activación de algunos cortafuegos, como el incremento de la flexibilidad de actuación del EFSF. Pero cree que lo más negativo es que el abultado endeudamiento de Grecia apenas se aligera con el canje planteado y echa en falta detalles concretos sobre la reforma del EFSF o pasos adelante hacia un mayor integración fiscal. Además, cree que las dificultades para que los países rescatados puedan cumplir con los programas de ajuste impuestos siguen vigentes, por lo que podrían ser necesarias nuevas medidas.

El banco cree que a partir de ahora el factor político es determinante para plantear los escenarios que pueden venir por delante (“el escenario más favorable sería una pronta y fluida aprobación de las medidas planteadas por el Eurogrupo y el conocimiento de mayores detalles sobre su adaptación a otros países ya acogidos al rescate y el más negativo, el bloqueo y la marcha atrás de las medidas”). Banif cree que lo más probable es que se aprueben las medidas, pero no sin dificultades, manteniendo la incertidumbre sobre la concreción de medidas referentes a Irlanda y Portugal, la ampliación de la capacidad financiera del EFSF y la de los países rescatados para cumplir con los programas de consolidación. En cualquier caso, “la prima de riesgo de España debería alejarse con claridad de los máximos alcanzados recientemente y caer con el tiempo por debajo de los 200 puntos básicos”, comenta.

Como conclusiones estratégicas, apuesta por el mantenimiento de las tres premisas que manejan como esqueleto de su posicionamiento basado en un no descarrilamiento económico: la moderación contemporánea en las cifras de actividad de EEUU es transitoria y no desembocará en un nuevo proceso recesivo; se confirma el “aterrizaje suave” en las economías emergentes, estando el ciclo de subidas de tipos de interés más próximo a su fin; y Grecia, aunque sus problemas seguirán más que latentes a medio plazo, recibe un segundo programa de ayuda financiera que sirve para aliviar la percepción de riesgo sistémico que se ha instalado en el seno del mercado durante las últimas semanas.

“Bajo estas hipótesis, el escenario actual debe continuar siendo propicio para los activos de riesgo”, dicen desde Banif, pues “a estos niveles, las diferentes clases de activo en general están descontando una fuerte moderación del crecimiento, escenario que no contemplamos como central”. Las condiciones monetarias expansivas, los constructivos elementos que suponen las valoraciones cercanas a mínimos históricos y un ciclo de beneficios con tracción juegan a favor. “Estos elementos tendrían que ser suficientes para trazar un suelo para las bolsas, pero para que constituyan un catalizador positivo –especialmente las valoraciones- que embarquen a los índices en una senda alcista y consistente, se necesita una mayor visibilidad todavía, que debería venir a corto plazo.No obstante, nuestra última hipótesis manejada, todavía en los primeros estadios de cumplimiento, es un argumento suficientemente importante para seguir apostando por un elevado dinamismo en el juego táctico”, comentan desde el banco.

 

2. Inversis: el cortafuegos no es uno más

Para Inversis, aunque las medidas son de calado, el  recorte de la deuda que supone la implicación del sector bancario apenas llega (siempre según estimaciones) a un 21% del total, lo que lleva a un monto total de 140% sobre PIB. Algunos estudios previos pedían un recorte hasta un 70%-80% para que Grecia pudiera centrarse en volver a crecer y que los intereses no supusieran cargas tan severas. Como puntos negativos también señala la poca agilidad de la medida consistente en que el EFSF comprará deuda en el mercado secundario con el acuerdo de todos los miembros y cree que hay riesgo en países con parlamentos divididos para cumplir los acuerdos, que han de ser ratificados por los Gobiernos. También hay medidas que podrían diluirse en el tiempo, dicen en Inversis.

Con todo, como conclusión, el banco señala que las medidas son positivas también para España o Italia y cree que el acuerdo no es un cortafuegos más. “Pensar que en una reunión de urgencia como esta se podrían haber dado más pasos de los dados es utópico. El problema de la zona euro no podemos darlo por zanjado, de igual forma que no lo podíamos hacer en noviembre o mayo de 2010. Sin embargo, sí se salva un match ball muy significativo ya que Italia y España estaban en la palestra. Una vez más queda patente que una vez que los distintos países y bancos han tomado sus medidas, el problema mayor de la zona euro es la confianza en sus economías y la capacidad de unas y otras de ayudarse entre sí. Por ello el acuerdo del jueves 21 es tan importante. Por eso entendemos que este cortafuegos no es uno más”. Para los expertos, en los próximos meses asistiremos a nuevos pasos que se habrán de dar y que no estarán exentos de nuevas tensiones. Sin embargo ya está instalado el time for make or brake, y “esa es la máxima que nos hace pensar que de cara a la finalización del curso 2011 tendremos importantes avances, sin posibilidad de retornos. Para nuestras inversiones: compra el rumor y vende la noticia, es la máxima para los cortoplacistas. Para las inversiones de largo plazo, en un mercado lateral, estamos en uno de los momentos con mayor potencial que podemos encontrarnos este año. Aprovechémoslo”.

 

3. Bank of America Merrill Lynch Global Research: aún no hay big bang

El equipo de economistas europeos de Bank of America Merrill Lynch Global Research, titulado Euro rendezvous: Big bang? , también considera que la sorpresa ha sido positiva pero no cree que aún nos encontremos ante el big bang. “En general, las principales conclusiones de la cumbre han reafirmado los mercados, evitado el contagio asegurando que la reestructuración será voluntaria y estará restringida a Grecia, aunque la implementación y el éxito del rescate no será sencillo y probablemente será necesario confirmar este sentimiento positivo. Los nuevos términos de los bonos extendidos también a Irlanda y Portugal son positivos. Las conclusiones son un paso adelante en términos de flexiblidad y de asegurar la financiación a Grecia durante el tiempo suficiente para que su programa de reformas empiece a funcionar, pero se queda corto a la hora de explicar la expansión de los fondos del EFSF. Asimismo, los mercados sólo mostrarán una implicación total con el plan cuando se especifiquen todos los detalles”, dicen en la compañía.

 

Lo más leído