¿Qué ha pasado en India este verano?


Dos meses después de que Raghuram Rajan dimitiera como gobernador de la Reserva del Banco de India, ya se conoce la identidad de su sustituto, Urjit Patel, hasta ahora vicegobernador. Para Leong Lin-Jing, gestor de renta fija asiática de Aberdeen, “el mercado debería sentirse cómodo ante este claro signo de continuidad política”. El experto descarta cambios en la política de tipos de interés en los próximos seis meses y vaticina que “Patel será duro con la inflación y esto será bueno para el mercado de bonos y aportará beneficios económicos en el largo plazo”.

El nuevo gobernador dispone de un extenso currículum que valida su compromiso con la estabilidad de los precios. De hecho, presidió el comité que recomendó la aplicación de un marco de objetivo de inflación flexible y que fijó el objetivo de inflación en el 4%, con una desviación de +/- 2%.

El gestor anticipa asimismo “una mejor comunicación entre el Banco Central de India y el Gobierno”, dado que Patel es miembro de una nueva comisión de Gobierno que busca adoptar un objetivo de déficit fiscal dentro de un rango. “Esto sería un pequeño cambio para la política de cambio del banco central de lograr un Tipo de Cambio Real Efectivo”, añade Ling-Jing.

El nuevo gobernador también prestó asesoramiento para el desarrollo de mercados de divisas. Esto explica el reciente fortalecimiento de éstos, "ante las expectativas de que el nuevo gobernador favorecería una política sobre tipos de interés más cauta”. El gestor advierte que “puede producirse una venta masiva si estas expectativas se desvanecen y esto se verá agravado por un aumento del IPC motivado por unos precios de los alimentos más elevados”.

El experto de Aberdeen afirma que “el nombramiento de Patel es una confirmación de que el primer ministro de India, Narendra Modi, está comprometido con las reformas. Con las importantes elecciones estatales que se celebrarán el próximo año, ha resistido la tentación de nombrar a un gobernador que se centraría en el crecimiento a corto plazo a costa del desarrollo a largo plazo”. .

Matteo Germano, responsable global de inversiones multiactivo de Pioneer Investments, se fija igualmente en que la preparación de las elecciones del año que viene está empezando a hacerse evidente. Destaca la reciente remodelación del Consejo de Ministros emprendida por Modi, “después de un cuidadoso proceso de selección basado en méritos”. Para Germano, el propósito de la decisión tomada por el primer ministro es “impulsar su programa, cambiando a los ministros a favor de un grupo de personas más orientado a las reformas, con un ojo puesto en las siguientes elecciones a nivel estatal”.

También este verano el Congreso indio ha aprobado por unanimidad el Impuesto sobre Bienes y Servicios (GST por sus siglas en inglés), cuya implantación está prevista para abril de 2017. En Mirae Asset ven este paso como “una reforma emblemática para unificar los 1.300 millones de habitantes indios en un mercado único”, dado que el GST reemplazará a 17 impuestos distintos, además de “simplificar la arcaica estructura fiscal actual, con cientos de excepciones y cascadas de impuestos sobre impuestos”.

“El mayor beneficio del GST es la mejora de la productividad en el medio plazo”, declaran desde la gestora. El régimen fiscal actual está diseñado de tal forma que alienta la fragmentación de la producción y la logística: “Una implantación exitosa del GST eliminará la ventaja fiscal artificial de los bienes producidos dentro de una región en relación con otros importados de otras regiones”, explican. Es decir, que en adelante las empresas se podrán beneficiar de la economía de escala.

La reforma permitirá mejorar la eficiencia administrativa, “al reemplazarse impuestos múltiples por uno solo”. Desde Mirae creen que también ayudará a una recaudación más eficiente: “India pierde una cantidad significativa de ingresos fiscales, debido a las cerca de 400 exenciones bajo el régimen fiscal actual entre estados y a nivel federal. Una estructura fiscal más simple con menos excepciones lleva a una recaudación más eficiente”. Según estimaciones del Ministro de Economía indio, la aplicación del GST podrá impulsar el crecimiento en hasta un 2%.

“India tiene un gobierno relativamente nuevo que tiene una actitud más reformista, y se han tomado seriamente el desafío de reducir la inflación”, resalta Rob Neithart, gestor de Capital Group. “Saben que necesitan mejorar la capacidad de la economía para crecer, y esto implica desregulación y atraer más capital”, continúa el experto, que considera en base a esta situación que “es un entorno favorable para atraer flujos de capital hacia el país, lo que debería estabilizar o dar apoyo a la divisa”.

También considera que es “un argumento muy positivo para una desinflación estructural, lo que permitiría que se redujera la parte larga de la curva a medida que se desinfla la prima por inflación”, por lo que ve oportunidades de generar rentabilidad en el mercado de bonos denominados en divisa local. “India tiene un mercado enorme de deuda pública, y es difícil conseguir acceso. Pero tenemos un equipo operacional, y gracias a su ayuda, hemos sido capaces de acceder a ese mercado de forma relativamente fácil”, aclara el gestor.

Algunos datos económicos

La economía india registró durante el primer trimestre de 2016 un impresionante crecimiento interanual del 7,9%, el mayor de los últimos dos años. “De aquí en adelante, esperamos un momentum positivo continuado en la actividad económica, pero mucho más moderado que en el primer trimestre”, indica el responsable de Pioneer. Su previsión es que India crezca en torno a un 7,5% durante el año fiscal 2016. El experto aclara que “India es una economía relativamente protegida, con respecto al daño que pudiera venir de una ralentización mayor del comercio global inducida por el voto al Brexit”, un dato a tener en cuenta para los inversores que buscan rentabilidades descorrelacionadas. Actualmente, las exportaciones representan en torno al 20% indio, lo que sitúa al país en la parte más baja del conjunto de países de Asia Pacífico.

El equipo de renta fija de Franklin Templeton Investments (compuesto por Christopher Molumphy, Michael Materasso, Roger Bayston, John Beck y David Zahn) se fija en cambio en el último dato oficial sobre el IPC, correspondiente al mes de junio. Éste se mantuvo en el 5,8%, siendo el precio de los alimentos el mayor responsable de esta cifra. “Las perspectivas sobre la inflación india recibieron un progreso natural favorable, en referencia a que la temporada del monzón fue fuerte y esto podría haber ayudado a aliviar el fuerte incremento del precio de los alimentos, que ha sido una fuente de problemas constante para el objetivo informal de la Reserva del Banco de India de reducir la inflación al 5% para 2017”, detallan los expertos.

Empresas

Noticias relacionadas

Anterior 1 2 Siguiente

Lo más leído