Qué ha pasado en el mercado en estos tres años de (no) Brexit


El concepto de cisne negro que tan bien acuñó Nassim Nicholas Taleb para explicar aquellos sucesos inesperados de gran magnitud que impactan en mucho mayor grado de los esperados, encontró una de sus máximas expresiones en el referéndum sobre el Brexit que se celebró el 23 de junio de 2016 y cuyos resultados se conocieron un día después Pocos se esperaban que el Reino Unido votara a favor de una desconexión con la Unión Europea y esa falta de previsión es precisamente lo que provocó una reacción de pánico en los mercados que se convirtió en fuertes caídas en las bolsas y en la libra y en un repunte en la rentabilidad de los bonos a 10 años británicos (gilts).

En esos días posteriores a conocerse esa pírrica victoria de los votantes que dijeron sí al Brexit, no fueron pocos los gestores de fondos que recomendaban aprovechar las caídas abruptas que se habían producido en el mercado para comprar acciones a mejores precios ya que defendían que los inversores se encontraban ante una oportunidad histórica para generar valor para sus carteras pensando en el largo plazo. Y viendo la evolución que han tenido los mercados desde aquel 24 de junio de 2016 hasta ahora, el tiempo les ha dado la razón, al menos en la mayoría de los casos.

Por ejemplo, en los últimos tres años el principal índice europeo, el Eurostoxx 50, se ha revalorizado un 24,45% mientras que el Dow Jones se ha anotado una rentabilidad del 53,5%. Buenos resultados que se han  repetido también en la gran parte de los índices bursátiles del mundo incluyendo al índice FTSE 100, que hha subido desde entonces un  20%, según los datos de Bloomberg. En lo que respecta a la renta fija tampoco  ha habido tan excepción ya que la rentabilidad del gilt ha pasado del 0,56% al 0,16% en un contexto de continua bajada de los tipos de interés por parte del BOE y también del resto de los principales bancos centrales que ha provocado que la deuda pública con rentabilidad negativa haya sobrepasado la barrera de los 13.000 millones de euros, nuevo máximo histórico.

En el mercado de divisas, la gran sufridora del Brexit ha sido, como no podía ser de otra manera, la libra ya que la divisa británica se ha depreciado tanto contra el dólar, (ahora se cambia a 1,27 dólares por cada libra, un 6,6% menos que en 2016) como contra el euro ya que hoy un euro vale 0,89 libras, un 9,87% más que hace tres años.

¿Cómo ha sentado el Brexit a la industria de fondos?

El buen comportamiento que en general han tenido en los últimos tres años los mercados, que no ha estado exento de volatilidad, ha dejado también un buen sabor de boca en la industria de fondos de inversión. Según los datos de Morningstar, de las 9.569 IIC que se venden en España (se incluyen las clases más antiguas), 7.299 consiguen tener hoy un valor liquidativo superior al que tenían hace tres años, lo que implica que el 76% de los fondos ha conseguido un buen resultado en este periodo.

Sin embargo, la clave es conocer si el mercado seguirá siendo tan complaciente con los inversores  a medida que se materialice el Brexit ya que tres a los después de la votación aún son más las dudas que las certezas con respecto a cómo acabará este complicado proceso que, además ahora, parece  estará dirigido por el euroescéptico Boris Johnson.

“Boris Johnson ha conseguido sobradamente ponerse en cabeza en la primera votación para elegir al líder del Partido Conservador británico, que también sucederá a Theresa May en el cargo de Primer Ministro. Figura del ala dura del partido, el antiguo alcalde de Londres ha reiterado en diversas ocasiones su compromiso para que el Reino Unido salga de la Unión Europea al acabar el plazo decidido por la UE (hasta el final de octubre), con o sin acuerdo. Por lo tanto, su elección aumentará el riesgo de un Brexit sin acuerdo”, apuntan desde La Financiére de L’Echiquier.

De ahí que los inversores sigan deshaciendo posiciones en todo lo que tiene que ver con el mercado británico. “La opción de un hard Brexit sigue siendo una posibilidad creíble. El resultado podría acarrear un gran dolor económico. Con muchos inversores aún deshaciendo posiciones en Reino Unido, el país y su divisa seguirán siendo poco queridas, estando infraponderadas y poco valoradas”, apuntan desde Allianz Global Investors. Tanto que, según la última encuesta publicada por Bank of America Merrill Lych, las acciones británicas siguen siendo las más infraponderadas en las carteras de fondos.

Empresas

Noticias relacionadas