¿Qué fue de los fondos "core"?


Hace diez años era muy frecuente que las gestoras internacionales ofreciesen a los inversores institucionales fundamentalmente fondos “core”, es decir, fondos con un tracking error bajo y sin grandes pretensiones de generación de alfa. Hoy en día, este tipo de fondos, en el mercado institucional, es limitado. Las gestoras internacionales con redes de venta institucional están cada vez más centradas en la gestión y el desarrollo de fondos de alto valor añadido.

No existe una única razón de este movimiento estratégico, sino una combinación de diferentes tendencias y situaciones que se han venido produciendo en la industria de gestión de activos.

En primer lugar, en los últimos años se ha popularizado la figura de los ETFs. Son muchos los inversores profesionales que prefieren un ETF a un fondo “core”. Otros inversores optan por a una combinación entre ETFs y fondos de alta generación de alfa.

En segundo lugar, el análisis y selección de fondos se ha profesionalizado mucho, y por consiguiente, los inversores profesionales están menos dispuestos a pagar por beta. Los fondos “core” básicamente lo que producen es beta, con una generación de alfa limitada.

En tercer lugar existen muchos vehículos de inversión (como los fondos de fondos) que no pueden invertir el cien por cien de su cartera en fondos “core”, ya que de hacerlo, el resultado sería aproximadamente una generación de alfa cero antes de comisiones, y negativa después de comisiones. Los fondos de fondos, en la mayoría de los casos, optan por la combinación de ETFs y fondos de alto valor añadido, o directamente por una cartera de fondos de alta generación de alfa.

Por último, tanto las gestoras internacionales, como muchos selectores, desean centrarse en fondos de alto valor añadido. Las primeras porque los fondos de alta generación de alfa producen mayores comisiones. Los segundos, por la misma razón. Un fondo de fondos puede tener mayores comisiones de gestión cuando más generación de alfa produzca sus subyacentes. Una cartera gestionada en banca privada es normalmente más rentable para la entidad (y para el cliente) cuando mayor valor añadido tengan los fondos subyacentes de la misma.

El reto de elegir fondos de alto valor añadido frente a fondos “core” es muy notable. Debido a la tendencia a seleccionar e invertir en fondos con mayor tracking error o incluso de retorno absoluto, el papel del selector profesional de fondos se vuelve no sólo muy importante, sino imprescindible. Sin duda alguna, el rol de la selección y análisis de fondos, gracias a la tendencia de inversión en producto de alta generación de alfa, ha sido muy reforzado.