¿Qué fondos van a vender las gestoras internacionales en España en 2014?


Como cada cierre de año, las distintas gestoras internacionales reorientan sus estrategias para poner en el escaparate aquellos productos que mejor se adapten a las demandas de unos inversores cada vez más exigentes. Pese a esta planificación, siempre hay sorpresas. De hecho, no son pocos los responsables de las distintas entidades extranjeras que en estas fechas echan la vista atrás y reconocen abiertamente que el ritmo marcado por los mercados y el interés de sus clientes han conducido las ventas por un camino muy distinto al inicialmente previsto en la oficina.

Este año, por ejemplo, esto ha sido muy evidente con las fuertes captaciones registradas por los fondos de renta variable. Europa ha sido la gran protagonista de 2013. Aunque el ruido político generado a principios de año como consecuencia de la crisis política italiana y la recesión económica que entonces atravesaba la región sembraba algunas dudas sobre la evolución de su mercado, las atractivas valoraciones tanto en términos históricos como frente a otros mercados han sido una razón mucho más poderosa. Esto también ha sido especialmente significativo en el caso de fondos de renta variable española, que en 2013 han registrado una fuerte demanda.

De cara al 2014, los productos de bolsa europea se vuelven a posicionar en este punto del año como los fondos que más van a empujar las entidades internacionales de cara al próximo año. Los resultados de una reciente encuesta realizada por Funds People entre los responsables de las firmas extranjeras en España revelan que la renta variable europea sigue siendo la primera opción para más de la mitad de los encuestados (53%), seguido de lejos por los productos de renta variable global (23%). El sondeo también revela que el 65% de los consultados apuestan para 2014 por un fondo de renta variable diferente del que recomendaban para 2013.

En renta fija es otra historia. Si algo tienen claro los máximos responsables en España de las distintas firmas es que 2014 se presenta como un año difícil para esta clase de activo. Gestionar las expectativas del cliente y advertirle sobre la necesidad de revisar su cartera para evitar sustos se ha convertido en un asunto vital a la hora de hablar sobre los bonos. El entorno para la renta fija es el que es: tipos de interés en mínimos históricos a los que no les queda otro camino que empezar a subir, niveles de spreads muy comprimidos y un anunciado programa de retirada de estímulos en Estados Unidos (tapering) que, antes o después, tendrán un efecto claro sobre el mercado de bonos.

El desmantelamiento de los programas de estímulo en Estados Unidos amenaza con traer consigo un repunte de la tir del bono del Tesoro americano, cuya rentabilidad sitúan muchos expertos en torno al 3% para el próximo año. Si esto es así, el repunte de la rentabilidad de los treasuries podría presionar los spreads del resto de categorías, provocando una significativa caída del precio de los bonos. Eso es lo que ha empujado a muchas casas internacionales a dar el año que viene un claro impulso a fondos globales y flexibles, habilitados para invertir en el amplio universo que conforma el mercado de bonos a través de posiciones largas y cortas que mitigen el riesgo de duración.

Pese a las continuas voces que se han oído a lo largo de 2013, la tan anunciada gran rotación de la renta fija a la renta variable no se ha producido. Al menos, de una manera masiva. Lo que sí se ha percibido es un notable corrimiento de la inversión de los flujos hacia productos flexibles y fondos que invierten en emisiones de deuda de corta duración. También los fondos de retorno absoluto están entre las soluciones que aportan las entidades para encarar 2014, aunque tras la experiencia vivida este año se recomienda buscar aquellos productos que hayan sido capaces de salir airosos de la crisis vivida por la renta fija en 2013.

El inversor debe estar atento a la flexibilidad del fondo y a que sus gestores sean capaces de aprovechar las valoraciones que ofrecen las distintas partes del mercado, gestionando al mismo tiempo el riesgo de tipo de interés. El análisis del track record se antoja en este caso un aspecto crucial. Sin embargo, también hay muchas entidades que siguen apostando por estrategias direccionales en determinados segmentos del mercado de renta fija, como por ejemplo el high yield, que en la reciente encuesta realizada por Funds People ha sido señalado por el 17,6% de los encuestados como la primera opción en renta fija de cara al próximo año.

Entre el tipo de producto que las entidades internacionales más van a promocionar en 2014 también figuran los bonos convertibles, activo que algunas ven interesante dentro de una cartera diversificada. De hecho, los convertibles son cada vez una clase de activo que está sonando con más reiteración desde las gestoras de fondos, sobre todo para aquellos inversores de renta fija que buscan soluciones que les protejan de futuras subidas de tipos. Otra de las clases de activos donde más están poniendo el acento son los bonos ligados a la inflación, al entender que esta clase de activo cotiza barata y que el momento de invertir es ahora que no existen presiones inflacionistas.

Noticias relacionadas

Lo más leído