¿Qué fondos está vendiendo BlackRock tras el verano?


Con 24.700 millones de euros en activos bajo gestión -13.400 en ETF y 11.300 en fondos de gestión activa, según datos de Inverco a 30 de junio, BlackRock en la firma internacional con más patrimonio en España. Por ese motivo resulta interesante conocer qué tipo de productos están vendiendo en la entidad tras uno de los meses de agosto más tranquilos que se recuerdan. Según explica Aitor Jauregui, responsable de desarrollo de negocio de BlackRock para Iberia, los inversores españoles han vuelto de las vacaciones del verano con la firme determinación de reposicionar sus carteras. Tienen claro que el periodo de baja volatilidad que están viviendo los mercados financieros no durará mucho, lo que les está poniendo en guardia. “La industria está a la espera de asistir a repuntes en la volatilidad, entre otras cosas porque tenemos varios acontecimientos en el horizonte (elecciones en EE.UU, referéndum constitucional en Italia, riesgos geopolíticos…) que hacen prever que esta aumente”, afirma. En este contexto, Jauregui indica que las estrategias que aportan descorrelación a las carteras, principalmente las market neutral, están teniendo una gran demanda por parte de los inversores españoles.

“En general estamos viendo mucho apetito en la industria por descorrelacionar retornos. Dentro de inversión alternativa, lo que más nos están demandando son estrategias long/short de renta variable europea. El 1 de agosto reabrimos el BSF European Absolute Return. Desde que lo hicimos ha habido apetito inversor por la estrategia. También por el BSF American Diversified Equity Absolute Return, producto market neutral de renta variable panamericana que se caracteriza por tratar de generar alfa a través del big data, de donde proviene el 50% del alfa del fondo”, concreta. Según Jauregui, el peso que los inversores están dando a las estrategias alternativas está aumentando. “En carteras de fondos mixtos, donde tradicionalmente este tipo de estrategias ocupaban entre un 5 y un 10%, estamos apreciando cómo su peso se ha incrementado hasta niveles de entre el 15 y el 20%”, afirma.

En lo que respecta a inversores más institucionales, como pensiones o aseguradoras, están percibiendo un mayor interés hacia estrategias alternativas tanto líquidas como ilíquidas. "Aquellos que por su objetivo de inversión pueden permitirse o tienen un horizonte de inversión mayor, o las bancas privadas que deseen dotar de mayor sofisticación a un segmento de clientes, están incrementando principalmente la demanda en infraestructuras, fondos de private equity y real estate”. A la hora de seleccionar este tipo de estrategias, Jauregui asegura que los inversores se fijan en varios factores. “En primer lugar, en si los mercados subyacentes en los que invierte el fondo son eficientes o no y, por lo tanto, si existe la capacidad de generar alfa. Otro de los factores a los que más atención prestan es la volatilidad y los retornos esperados. También el track record y si el producto cuenta con los volúmenes mínimos requeridos. Pero, lo más importante para ellos, es que el producto les aporte descorrelación”.

Otro de los movimientos en las carteras que están apreciando en BlackRock en el mes de septiembre es el aumento de la exposición a estrategias de renta fija de corto plazo. “El hecho de que la volatilidad esté en mínimos está poniendo en guardia al inversor y está haciendo que la renta fija corto plazo y el crédito europeo con grado de inversión sean activos muy demandados por los inversores. Este interés se está canalizando a través del BGF Euro Short Duration Bond Fund o el fondo BGF Euro Corporate Bond Fund e incluso a través de ETF como el iShares Euro Ultrashort Bond UCITS ETF o el iShares $ Short Duration High Yield Corporate Bond UCITS ETF. El mayor conocimiento de los beneficios que generan los ETF a la hora de gestionar carteras está haciendo que ya no solo sean los gestores de fondos multiactivo los que están adoptando los ETF. Ahora también son los gestores tradicionales de renta fija, quienes los emplean como una herramienta de gestión más, bien para gestionar la duración o como manga de liquidez”, explica.

El hecho de que –tal y como recuerda Jauregui- en estos momentos un tercio de los mercados de deuda estén cotizando con tires negativas es un factor que está favoreciendo el uso de los ETF, por la mayor sensibilidad de los inversores al coste del producto. “En ese contexto de mercado, la comisión de gestión tiene un impacto directo en la rentabilidad neta para el inversor, lo que está haciendo que la gestión pasiva, tanto ETF como fondos indexados, estén ganando tracción”, indica. Otro de los efectos que está teniendo sobre los inversores las tires negativas de la renta fija es la búsqueda de yield en otros segmentos de mercado, que en los últimos años han permanecido descuidados, como es el caso de la renta fija emergente, clase de activo donde en BlackRock también están viendo apetito, un interés alimentado también a las reformas estructurales que están teniendo lugar en algunos países, como India, Indonesia o México, indica Jauregui.

Profesionales
Empresas

Noticias relacionadas

Lo más leído