Qué explica la fuerte demanda por activos emergentes este año


Los inversores se mueven en el arranque de año con sentimientos encontrados. Por un lado, siguen reteniendo altos niveles de liquidez, como reveló la última encuesta a gestores de Bank of America Merrill Lynch, pero también han entrado con fuerza en mercados emergentes. Por poner cifras a lo que está sucediendo. Tan solo en lo que va de año han entrado más de 14.600 millones de dólares a la renta fija emergente y 16.400 millones de dólares a la renta variable emergente, según datos de JP Morgan recopilados por Amundi. ¿Qué explica ese apetito por el riesgo cuando aún domina la prudencia? Las gestoras internacionales responden. 

Primero, está la macroeconomía. “Estos países han sido, son y serán el motor del crecimiento a nivel mundial”, sentencian desde Schroders. “En general están en un ciclo económico más incipiente, puesto que muchas de las economías emergentes han pasado crisis en los últimos 5 años”.

Segundo, que una barrera clara para los emergentes el año pasado ahora es un viento a favor. La Reserva Federal ahora ha adoptado una retórica acomodaticia, explican desde Amundi, lo que implica que las restricciones monetarias podrían haber llegado a su fin o al menos estar a punto. A esto se suma unas perspectivas benignas para la inflación en emergentes, así como un ensanchamiento del diferencial de crecimiento entre emergentes y países desarrollados. “Desde 2019 parece que todas las condiciones van a ser favorables para los emergentes”, resumen desde la firma francesa.

Y para el inversor estos son motivos que justifican el atractivo de los mercados en desarrollo. Porque como explica el equipo de Goldman Sachs AM: “La mejora en los fundamentales macroeconómicos se esta reflejando en las cifras de crecimiento de los beneficios empresariales y las valoraciones son atractivas”.

Este último punto es clave. No es solo que las bolsas hayan corregido, sino que hay factores que apoyan un recorrido al alza. “No hay que olvidar que sus motores de crecimiento a largo plazo siguen intactos a pesar de la desaceleración sufrida a corto plazo”, explica el equipo de Fidelity. “Factores como el aumento del poder adquisitivo de los consumidores emergentes indican que existen oportunidades en muchos negocios de consumo en diferentes segmentos”, añaden.

Si bien los niveles actuales de la renta variable son interesantes, desde Franklin Templeton cuentan que la mayor demanda la están notando en la renta fija. El principal argumento es el cambio en el discurso de la Reserva Federal que mencionaba Amundi. “Si la Fed frena la subida de tipos o incluso empieza con alguna bajada esto favorecerá las divisas de países emergentes”, explica Nicolás Peña, director comercial de la red institucional para Iberia de la gestora. Y es que las divisas este año son un viento a favor. Como recuerdan desde Schroders, las monedas locales han sufrido un ajuste no visto en los últimos 15 años, lo que les hace ser mucho más competitivos, y partir con ventaja frente a los mercados desarrollados.

Álvaro Antón Luna, director general de Aberdeen Standard Investments para Iberia, también nota un claro aumento de la demanda de los inversores institucionales hacía la región. Y eso está impactando a su vez en que cada vez hay más nicho de producto. “Uno de los hechos que ha marcado un cambio ha sido en mayo de 2018, cuando las acciones Clase A de China entraron con un 5% en el MSCI World”, explica Antón.

El aumento de la relevancia de la renta variable china–y de Asia en general- en los principales índices mundiales está marcando los lanzamientos de las gestoras. Al menos así no perciben desde Aberdeen Standard, que recientemente ha puesto en marcha el Aberdeen  Standard China A Equity fund, un fondo de renta variable del mercado doméstico chino, el Aberdeen Standard Indian Bond Fund y, muy recientemente, el Aberdeen Standard China Onshore.

Profesionales
Empresas

Noticias relacionadas

Anterior 1 2 Siguiente

Lo más leído