Qué están comprando los inversores mundiales en estas primeras semanas del año


Las primeras semanas de este 2020 han vuelto a situar a la geopolítica en el centro de las decisiones que han tomado los inversores. El conflicto comercial entre EE.UU y China que marcó tanto el rumbo de los mercados durante el año pasado ha encontrado un relevo en la tensa relación que mantienen un EE.UU. e Irán. Este nuevo conflicto ha devuelto la volatilidad al mercado e impulsado la inversión en activos refugio, además del petróleo, pero también en renta fija. Al fin y al cabo, nadie espera ya un giro en la política monetaria de los dos grandes bancos centrales que amenace este tipo de inversiones.

“Año nuevo, década nueva, pero nada ha cambiado realmente en términos de flujos. Las entradas continuaron apuntando a un contexto de baja inflación, ya que las entradas continuaron en activos de alto grado, alto rendimiento y de renta fija en general”, afirman desde BoFa Securities. En concreto, según los datos del banco de inversión en la primera semana del año, los inversores han aprovechando por vender sus fondos de renta variable y comprar productos de renta fija y monetarios ya que el punto que estos últimos se han convertido en los que más flujos han recibido con las entradas semanas de dinero más altas de las últimas 22 semanas.

Aunque esos flujos hacia renta fija se vieron en todos los segmentos del mercado de deuda, hubo uno que despertó un mayor interés por parte de unos inversores que siguen necesitando rentas pero que cada vez tienen más complicado dónde encontrarlas. Hablamos de la renta fija emergente, un tipo de inversión que se ha colado en la gran mayoría de las preferencias de las gestoras de cara a un 2020 en el que será cada vez más difícil encontrar rentabilidad con poco riesgo. “Con rendimientos muy bajos disponibles en la mayoría de los principales mercados de renta fija desarrollados, los rendimientos de poco más del 5% del índice de deuda emergente denominada en dólares siguen siendo atractivos”, afirma James Barrineau, director de deuda de mercados emergentes de Schroders. Sobre todo si el dólar mantiene su tendencia neutra de los últimos meses y si las economías emergentes siguen defendiendo un crecimiento que, aunque sea más lento que en el pasado, gane en estabilidad.

Captura_de_pantalla_2020-01-11_a_las_9

Junto a la deuda emergente, el otro gran segmento que ha copado el interés de los inversores ha sido la deuda corporativa tanto de investment grade como del universo high yield, ya que, según los datos de BoFa Securities, “los fondos de investment grade registraron una fuerte entrada la semana pasada, la tercera consecutiva y la mayor en nueve semanas. La entrada de la semana pasada fue el comienzo más fuerte del año para fondos de este tipo”.  Por su parte, los productos de high yield consiguieron unos flujos positivos en la primera semana del año que anularon las salidas vistas en la última semana de 2019.

Empresas

Noticias relacionadas

Lo más leído