¿Qué está pasando en la India tras la victoria de Modi? La visión de un gestor con un fondo Blockbuster


Tras las elecciones celebradas recientemente en India y la nueva victoria de Narendra Modi, los inversores vuelven a analizar las perspectivas que presenta el país. Se lo hemos preguntado a Hiren Dasani, gestor del Goldman Sachs India Equity, uno de los dos fondos de renta variable india que en España supera los 100 millones de euros de patrimonio, lo que le distingue con Sello Funds People 2019, por la calificación de Blockbuster. En su opinión, la victoria de Modi ha sido un signo positivo para el mercado gracias a que un gobierno estable para los próximos años debería augurar un buen crecimiento económico. “Después de una serie de reformas implementadas en el último mandato, creemos que el próximo enfoque del ejecutivo se va a centrar en mejorar la eficiencia, la productividad y las oportunidades laborales. En el medio plazo, el gobierno también tratará de mejorar la facilidad para hacer negocio y mantener la India como un destino preferido de inversión para inversores a nivel global”.

El gestor considera que el presupuesto fiscal de este año es bastante práctico, destacando la prudencia fiscal, que es positivo para los inversores extranjeros y está libre de medidas populistas. “India continúa destacando con respecto a otros países tanto en mercados emergentes como desarrollados debido principalmente a su sólido perfil de crecimiento de beneficios, que creemos se encuentra en la cúspide de una aceleración significativa tras la implementación de importantes reformas. Creemos que la próxima etapa para la India se verá impulsada por el crecimiento de los beneficios que se recuperarán hasta su promedio histórico, especialmente gracias a sectores domésticos como el financiero, consumo e industrial. En el futuro, esperamos que los mercados sean menos volátiles y que la formación de un gobierno estable junto con una recuperación económica contribuyan a mejorar el interés de los inversores”.

La corrección que vimos en 2018 así como al comienzo de 2019 ha servido para traer el múltiplo  de valoración a un año más cerca de su media histórica, sirviendo –a juicio del gestor de Goldman Sachs AM- de apoyo adicional a los precios para la renta variable india, que se ven a su vez sostenidos por el potencial de un ciclo de crecimiento a largo plazo.

Tras ganar las elecciones con mayoría en la Cámara Baja del Parlamento, la alianza NDA liderada por el BJP podría obtener mayoría absoluta en la cámara alta para finales de 2020. Un proyecto de ley debe ser aprobado por ambas cámaras del parlamento y firmado por el presidente para convertirse en ley. “Creemos que si se aprueban algunas de las reformas más importantes relacionadas con la agricultura, la mano de obra y la justicia, esto podría suponer un gran impulso para la economía del país. El BJP podría encontrar apoyo en partidos políticos más pequeños si desea acelerar la aprobación de estas reformas”.

Desde la perspectiva de beneficios corporativos, no hubo crecimiento de éstos entre 2014 y 2017, ya que el sistema bancario estaba ocupado aprovisionando préstamos morosos, las empresas estaban reduciendo su endeudamiento, y había reformas como la desmonetización, el impuesto de bienes y servicios (GST) que impactaron la recuperación en el corto plazo.

“Desde los últimos trimestres, estamos viendo signos de recuperación de los beneficios y el año fiscal 2019 ha sido el primer año de crecimiento significativo. Sin embargo, la rentabilidad del mercado en el último año no ha sido del todo prometedora, especialmente debido al sentimiento de aversión al riesgo a nivel global y la incertidumbre política. Las previsiones generalizadas de crecimiento de los beneficios para los próximos años son de un 20%, con una importante contribución por parte de sectores domésticos, como el financiero, de consumo e industrial. La estabilidad política también podría mejorar el sentimiento en el lado del consumo. En los próximos cinco años, esperamos que el PIB nominal y el crecimiento de los beneficios estén en los dobles dígitos y que la rentabilidad del mercado se vea impulsada por el crecimiento de los beneficios”.

¿Cómo ha afectado esto a su cartera?

Desde el inicio de la estrategia, el gestor se ha mantenido fiel a su disciplina de comprar compañías sólidas con perspectivas favorables a largo plazo y una buena gestión, a precios atractivos. “No nos distraemos con el ruido del mercado, como las tendencias cortoplazistas. Creemos que, junto con los resultados de las elecciones, la renta variable india se ha visto afectada por factores locales como el anuncio del presupuesto fiscal y otros globales como la guerra comercial entre EE.UU y China”.

En su selección bottom-up, su posicionamiento actual en la cartera es un reflejo de dónde encuentra oportunidades de inversión atractivas, que tienen perspectivas a largo plazo de generación de alfa. “Mantenemos una posición sobreponderada en sectores domésticos que vayan a beneficiarse de la recuperación interna. También tenemos intención de mantener nuestra sobreponderación a empresas de pequeña y mediana capitalización. Tras un periodo de rendimiento bajo en comparación con las empresas de gran capitalización, las valoraciones son ahora mucho más razonables”.

Las empresas de pequeña y mediana capitalización tienden a tener un rendimiento inferior en entornos de incertidumbre política, aversión al riesgo y tensión financiera cuando aumenta el coste de capital pero, con la estabilidad política, el gestor cree que éstas podrían encontrar apoyo en un coste de capital más bajo, con recortes esperados en los tipos por parte del banco central y una mayor facilidad de acceso a liquidez para el sector financiero. “En comparación con las compañías de gran capitalización, las empresas de pequeña y mediana capitalización son mucho más de economía doméstica. Creemos que, junto con el apoyo del gobierno, cualquier reactivación del consumo y la inversión puede ser positiva para este sector”, concluye.

Profesionales
Empresas

Noticias relacionadas

Lo más leído