¿Qué está pasando en la India? Cambios importantes de cara a la inversión


Dentro de los mercados emergentes, India ocupa cada vez un lugar más preponderante en las carteras de los gestores que centran su universo de inversión en este ecosistema. “La India es el ejemplo perfecto del atractivo de los mercados emergentes”, afirma Richard Turnill, director mundial de Estrategia de Inversión de BlackRock. El experto considera, incluso, que el país está libre de que le afecte el incremento de los riesgos comerciales dado que su crecimiento es autosostenible y viene impulsado por las reformas. “Su pujante economía está impulsando las perspectivas de beneficios y, en nuestra opinión, ofrece una buena protección frente a posibles envites en el plano comercial”, señala el experto.

El progreso que la India ha logrado en el recorte de las costosas subvenciones gubernamentales a elementos como la gasolina conforma un ejemplo clave sobre los avances que se han aplicado en forma de reformas estructurales con el Gobierno de Narendra Modi. Las subvenciones como porcentaje del PIB han descendido en los últimos años. El Gobierno también ha aplicado medidas para evitar pérdidas en el sistema mediante el pago directo de las subvenciones, a través de cuentas bancarias, en vez de a través de agentes o intermediarios. “Las medidas orientadas a aumentar la penetración financiera y a trasladar segmentos de la economía sumergida a la economía formal resultan favorables a largo plazo”.

La transformación que está experimentando el país está siendo brutal. Muchos cambios están pasando desapercibidos para los inversores, ya que apenas centran los titulares de los medios de comunicación, pero en la práctica supone un impacto brutal para su economía. Shekhar Sambhshivan, gestor del Invesco India Equity, lo sabe muy bien. “Antes, un tren que partía de Nueva Delhi y se dirigía a Bombai podía tardar en llegar más de una semana. El problema no era la velocidad a la que circulaba, sino el hecho de que, cada vez que entraba en un estado diferente, el maquinista tenía que parar para abonar los impuestos correspondientes. Esto ralentizaba el trayecto, lo que al final suponía un lastre para el comercio interno y la economía”, explica.

Todo esto, con Modi, se ha ido acabando. El país está inmerso en un proceso de reformas que –en su opinión- supondrán un importante impulso para su economía. “Son cambios irreversibles, que están impactando de lleno y muy positivamente en la vida de las personas, sobre todo en lo que respecta al consumo”, asevera. Es en este sector donde el gestor de este fondo de Invesco con la calificación Consistente Funds People ve las mejores oportunidades de inversión. De hecho, su producto tiene un sesgo muy claro hacia este tipo de compañías, las cuales se beneficiarán directamente de la mayor capacidad de consumo de los ciudadanos del país asiático. “Antes los indios ahorraban comprando oro. Ahora el dinero está entrando en el sistema de una manera muy clara”, explica.

Sambhshivan se refiere a que la ciudadanía está empezando a adquirir activos financieros, lo que está siendo un aspecto muy positivo para el crecimiento del país. “Hoy hay abiertas 300 millones de cuentas bancarias en India. Son tantas como ciudadanos hay en Estados Unidos. Esto está teniendo un efecto muy directo sobre la actividad económica. El país crece a un ritmo del 5,5% (el 75% del PIB de India es consumo y el 25% restante sector manufacturero y exportaciones) con una inflación del orden del 4%. Se prevé que los resultados empresariales crezcan este año entre un 15 y un 16%. La bolsa india ha subido en los últimos años pero, si esto finalmente se produce, las valoraciones no son un problema”, indica.

Las valoraciones son, precisamente, lo que está haciendo dudar a los inversores. Algunos gestores de fondos globales de renta variable emergente han reducido notablemente su exposición al país, como es el caso del BMO Emerging Markets Growth & Income, que lo ha recortado en diez puntos en los últimos doce meses (del 29% al 19%). “Es justo decir que las valoraciones en ciertas áreas del mercado de renta variable indio están bastante ajustadas. Hemos visto esto probablemente más en los sectores de bienes de consumo, donde los precios a los que cotizan las mejores compañías han experimentado aumentos significativos en los últimos 18 meses. Obviamente, esto es a nivel general, ya que aún existen empresas que nos parecen que todavía cotizan a niveles razonables debido a sus perspectivas de crecimiento, como por ejemplo en el sector financiero”, explican Rishikesh Patel y Alan Nolan, los gestores de este fondo con la calificación Blockbuster Funds People.

Sin embargo, existe otro campo de actuación en el que no siempre repara el inversor: su mercado de renta fija. El mercado de bonos indio en divisa local es la oportunidad que más número de veces ha puesto encima de la mesa Aberdeen Standard Investments, quizá por su profundo conocimiento del mundo emergente y de India en particular. “El país registró hace no mucho una pequeña venta y los rendimientos se encuentran a 130 puntos básicos de sus mínimos, lo que supone cerca del 7,75%. Además, la rupia india es muy estable y se encuentra entre las monedas mejor gestionadas de todo el mundo, con un banco central con capacidad de intervención para asegurar la estabilidad de la divisa. Debido a esto, los bonos de India en divisa local suponen una oportunidad muy interesante con rendimientos reales que alcanzan el 3,5%”, releva Edwin Gutierrez, director de deuda soberana de mercados emergentes en Aberdeen Standard Investments.

Profesionales
Empresas

Noticias relacionadas

Lo más leído