¿Qué espera Franklin Templeton de los mercados de deuda pública periférica?


La relajación de las tensiones en el mercado de bonos europeo se ha producido por el programa de Operaciones Monetarias Directas (OMT) del BCE. El equipo de Renta Fija de Franklin Templeton Investments no tiene ninguna duda, al considerar que este movimiento significa que los inversores se han convencido de que la eurozona no se desintegrará. Asimismo, también entienden que parte de la caída de las rentabilidades de los bonos del Tesoro de España e Italia se debe a la creencia de que las reformas emprendidas por estos países para revertir la pérdida de competitividad que habían sufrido sus economías están funcionando.

“A pesar de ello, los problemas de base se mantienen”, aseguran. En su último informe de perspectivas, John Beck, codirector de Renta Fija de la gestora estadounidense, asegura que la caída de las rentabilidades de los bonos españoles e italianos registrada durante el segundo semestre de 2012 pone de relieve la magnitud del cambio en el sentimiento del inversor sobre la crisis de deuda de la eurozona. “Los dos países son una parte integral de la región y el significativo aumento de su endeudamiento desde 2010 había sido considerada por algunos como una amenaza para el futuro de la unión monetaria”. Pero… ¿en qué se ha basado esta mejora que ha llevado las rentabilidades del 7% a menos del 5%?

Según Beck, esta reevaluación de los inversores de la vulnerabilidad de dos de los países más grandes de la eurozona se debe a la mejoría experimentada en tres áreas claves: banca, deuda soberana y política. Para los bancos europeos, las operaciones de refinanciación a largo plazo (LTRO) del BCE representaron un paso importante hacia la resolución de los problemas del sistema financiero, facilitando el acceso al crédito. Para la deuda soberana, el alivio lo propició el programa de OMT. En el ámbito político, la mejoría vino por la ampliación del Fondo Europeo de Estabilidad Financiera gracias a la aprobación del Parlamento alemán.

Beck reconoce que, por ahora, en la firma siguen siendo muy cautelosos sobre las perspectivas de países como Portugal, España y, sobre todo, Grecia. En otros donde la relación deuda-PIB ha sido más estable y el déficit ha ejercido una menor presión, como Irlanda o Italia, el experto ve razones para el optimismo. “Después de años en los que la eurozona ha tropezado de una crisis a otra con pocos signos para superar sus problemas de deuda, nuestra esperanza es que la mejoría experimentada en banca, deuda pública y política sostengan el actual periodo de calma. Creemos que este entorno puede permitir que los diferenciales entre los bonos de los países continúen normalizándose”, afirma.

Esto, en lo que respecta a la deuda pública, pero… ¿qué esperar de la bolsa? John P. Remmert, gestor de carteras de la firma estadounidense, cree que es probable que los mercados de renta variable mundiales sigan viéndose impulsados por las noticias a corto plazo. Aunque el acuerdo alcanzado el 1 de enero en Estados Unidos ayudó a los mercados, a juicio de Remmert el avance ha sido mínimo. Sin embargo, el país no es el único que se enfrenta a desafíos políticos. “Veremos reuniones interminables de los ministros de finanzas en Europa a lo largo del primer trimestre de 2013; en general, parece que el mercado espera una lenta pero continua salida en lugar de una rápida solución”.

Con un panorama económico mundial todavía incierto, el gestor reconoce que en el equipo trabaja en identificar empresas con modelos de negocio sostenibles y buscar lo que consideran compañías atractivas, que crecen y prosperan a pesar de la actual incertidumbre política y económica. “Continuamos centrados en apostar por esas oportunidades con el convencimiento de que, a largo plazo, el precio de las acciones para estas compañías deberían seguir lo que nosotros creemos que son unos fundamentales superiores al del resto”, asevera el experto de Franklin Templeton Investments.

Noticias relacionadas

Lo más leído