Tags: Renta Fija |

¿Qué es y cómo se interpreta la curva de tipos?


Nos encontramos en una fase de normalización de la política monetaria en la que los bancos centrales están recortando sus programas de compra de bonos e incluso reduciendo sus balances. Como es evidente, esto tendrá importantes implicaciones para los mercados de renta fija y para la curva de tipos, un concepto que a veces los inversores no saben interpretar correctamente. ¿Qué es la curva de tipos y qué expresa exactamente?

Tal y como explica Yves Longchamp, responsable de análisis de Ethenea Independent Investors, la curva de tipos hace referencia a la curva de la deuda pública. “Esta curva muestra los tipos de interés que un gobierno paga por instrumentos de deuda con diferentes vencimientos. Dado que la curva refleja los tipos de interés sin riesgo para diferentes vencimientos, sirve como base para la valoración y fijación del precio de los activos”, indica.

Según la opinión predominante, la curva de tipos proporciona información sobre la evolución esperada de los tipos de interés a corto plazo (política monetaria) y sobre un factor poco claro, la denominada prima de liquidez. La inclinación de la curva, que es esencialmente el resultado de la diferencia entre los tipos de interés a corto y largo plazo, tiene especial importancia por la teoría de las expectativas.

Cómo interpretar la curva de tipos

“Si la inclinación es positiva, como en el caso de la curva de tipos actual, los tipos de interés a largo plazo son más altos que los tipos a corto plazo y, de acuerdo con esta teoría, los inversores prevén subidas de los tipos por parte de los bancos centrales. Por lo tanto, las perspectivas económicas son positivas. Una curva descendente se denomina curva de intereses invertida. Esta tendencia indica pesimismo, ya que los bancos centrales bajan los tipos de interés en periodos de recesión”, explica el experto.

Desde J.P.Morgan AM señalan que la curva de tipos en Estados Unidos tiende a aplanarse cuando la Fed incrementa los tipos de interés, aunque el ajuste cuantitativo que está aplicando la autoridad monetaria podría modificar este habitual patrón y provocar incluso un pronunciamiento de la misma, al menos en el periodo inicial. Por lo que respecta a Europa, la firma americana considera que la curva de tipos debería pronunciarse a medida que el BCE vaya reduciendo su programa de QE.

Esto es lo que anticipa la curva de tipos

Entender este concepto es importante porque la curva de tipos ha pronosticado las recesiones de la economía estadounidense en los últimos 50 años, ya que toda recesión iba precedida por una curva invertida. Sin embargo, no todas las curvas invertidas han estado seguidas por una recesión. “La teoría pura de las expectativas, en vista de la tendencia actual de la curva, sugiere que el tipo de interés a corto plazo a diez años vista se situará en torno al 2,6%, no muy lejos del tipo de equilibrio del 2,8% mencionado en las últimas previsiones de la Fed. Desde esta perspectiva, la curva de tipos parece estar adecuadamente valorada”, apunta Longchamp.

Captura_de_pantalla_2017-10-23_a_la_s__12

De acuerdo con la teoría de la estructura de los tipos de interés, la curva de tipos suele tener una tendencia positiva, ya que las entidades de crédito esperan tipos de interés más altos para periodos de crédito más largos. Tal y como señala Longchamp, los motivos de esta situación son, por una parte, la incertidumbre sobre la evolución futura de los tipos de interés y, por otra, el hecho de que unos vencimientos más largos significan que las entidades de crédito no pueden acceder a los fondos prestados durante un periodo de tiempo más largo.

“Según la última estimación de la Reserva Federal de Nueva York, la prima de liquidez es actualmente ligeramente negativa. Esto significa que los inversores no esperan mayores rendimientos durante periodos de inversión más largos sino para periodos de inversión más cortos. Esta situación es poco usual, pero ya se había producido en los años sesenta, cuando los tipos de interés también eran bajos. En nuestra opinión, esto sugiere que los rendimientos a largo plazo son demasiado bajos”, concluye.

Profesionales
Empresas

Noticias relacionadas

Lo más leído