Tags: Renta Fija | Europa |

¿Qué es el tiering? Cómo afecta a los mercados la nueva política monetaria del BCE


Del “lo que haga falta” al “hasta que sea necesario”. Europa se adentra en una nueva ronda de políticas monetarias acomodaticias sin haber pasado aún por una fase de normalización. Y sin embargo, la última reunión del Banco Central Europeo no ha sentado mal al sector bancario, uno de los más azotados por dichas medidas. Al contrario. La semana pasada los valores financieros reaccionaron al alza mientras las primas de riesgo se estrechaban. ¿Cómo puede ser? La clave está en el tiering que anunció Mario Draghi.

El tiering es un sistema de jerarquización de los intereses que se aplicará a los depósitos a partir del 30 de octubre. Hasta el momento el BCE había remunerado las reservas mínimas al 0% y al tipo de la facilidad al depósito (el -0,5% ahora) en el caso de las reservas en exceso. Ahora las primeras seguirán al 0%. La clave está en que las reservas en exceso en las cuentas bancarios, hasta seis veces el nivel de las reservas mínimas obligatorias, se remunerarán al 0%. Más allá de ello sí que se pagarán al -0,5%.

O como lo resume sencillamente Mondher Bettaieb, director de crédito corporativo de Vontobel AM: los bancos no tendrán que pagar tipos de interés negativos sobre un mayor volumen de depósitos en el BCE. “Esto es un gran apoyo para los bancos a pesar del recorte de la facilidad de depósito. Como resultado, las acciones de los bancos y los Coco's se beneficiarán, ya que el beneficio neto de los bancos no se verá tan afectado como se teme”, analiza el experto.

“Dado que los bancos mantienen alrededor de 1,86 billones de euros de reversiones en exceso en el BCE, el coste directo para la industria bancaria del recorte del tipo de depósito de 10 puntos básicos, sin escalonamiento, asciende a 1.860 millones de euros al año”, explica Rosie McMellin, gestora de renta fija de Fidelity International. Según cálculos adicionales de PIMCO, 788.000 millones de euros pasarán a remunerarse al 0%, mientras que el exceso de 1 billón de euros restante se pagará al -0,5%.

Para Andrew Bosomworth, responsable de gestión de cartera de PIMCO Germany, tiene tres implicaciones:

1. Las reservas que se remuneran al -0,5% siguen siendo suficientes como para asegurar que el ESTER (el unsecured overnight rate del BCE) cotice cerca de la facilidad al depósito. Si la exención se hubiera aplicado a 10 veces las reservas mínimas este indicador se habría movido al alza.

2. Las reservas exentas de, en esencia pagar, la facilidad al depósito suponen una cuasi transferencia fiscal que beneficiará a los bancos de países con altas reservas, como Alemania y Francia. 

3. Un paquete de reservas pasa ahora a ser un activo con una rentabilidad del 0%. Esto incentiva a los bancos de países con insuficientes reservas a generar nuevas transacciones para beneficiarse de los depósitos al 0% en el BCE. Esto presionará a las emisiones con yield negativo en mercados regionales, como Italia, donde hay una escasez de reservas frente a la nueva cuota. Así se mitiga en la renta fija parte de los efectos secundarios de los tipos negativos.

Es una medida que busca contentar a ambas partes. “El reto de los tipos negativos es que, al menos para la banca, la cura para la inflación baja puede ser peor que la enfermedad”, defiende Andrew Mulliner, gestor de renta fija de Janus Henderson. En su opinión, esta primera medida es bastante técnica, por lo que solo el tiempo juzgará su efectividad. Su impacto en la rentabilidad de la banca está por ver.

Profesionales
Empresas

Noticias relacionadas