Tags: Alternativos |

¿Qué es el Dornbusch Effect?


Antes de tomar cualquier decisión de inversión es importante tener en cuenta muchas variables. Algunas de ellas no son fáciles de predecir. Es el caso de la evolución del precio del petróleo. Existen casas que, públicamente, ni siquiera hacen proyecciones de la evolución del precio de crudo, a pesar de las importantes implicaciones que el coste del oro negro puede tener para las inversiones. Un precio más alto o más bajo condiciona de manera muy significativa el crecimiento económico de un país o región, afectando a los fundamentales de las compañías y condicionando el precio de todas las clases de activos. La cuestión es que existen maneras de construir modelos que ofrezcan a los inversores niveles o referencias que permitan incluirlo en sus cálculos. Lo han hecho Vincent Reinhart, economista jefe en Standish, filial de BNY Mellon IM, y Carmen Reinhart, economista y profesora en Harvard en un estudio académico que acaban de publicar en Project Syndicate.

Project Syndicate es una publicación muy reputada en la industria. En ella escriben premios Nobel y profesionales de mucho prestigio sobre diferentes temáticas. Vincent Reinhart y Carmen Reinhart publicaron un estudio académico, de apenas dos páginas, que aborda la relación entre el dólar y el precio del petróleo. La idea de analizar este tema partió de un debate que tuvieron en Standish respecto a este asunto entre el equipo de divisas de la entidad y el equipo encargado de analizar las materias primas. Este último pensaba que el precio del petróleo subiría hasta los 60 dólares, pero que su valor no sobrepasaría ese nivel. En el departamento de análisis de divisas, en cambio, consideraban que su valor superaría esa cota por el Dornbusch Effect y el impacto que tendría sobre el precio del barril la depreciación del dólar. Al final, fueron éstos quienes tuvieron razón.

En su estudio académico, Vincent Reinhart y Carmen Reinhart explicaron en su paper la estrecha relación que existe entre la evolución del dólar y del crudo, el cuál acabó por denominarse el Dornbusch Effect. El Dornbusch Effect dice que, siempre asumiendo que nada cambia, cuando baja el dólar sube el precio del petróleo. Históricamente, esto siempre ha sido así. Pero, ¿por qué un dólar más barato podría derivar en un crudo más caro? ¿Cuál es la relación? Según explican, cuando baja el dólar, el resto del mundo tiene más poder adquisitivo en dólares. Y, como tiene más poder adquisitivo, consume más, es decir, demanda más bienes y servicios. Para producir esos bienes y servicios, hace falta energía, lo que significa que sube la demanda de petróleo. Pero, al mismo tiempo, la oferta de petróleo se reduce, porque el 90% de la producción de crudo está fuera de Estados Unidos.

Para producir un barril de petróleo, los productores de fuera de EE.UU. tienen que asumir costos en dólares, pero también en moneda local. A los empleados que están extrayendo el petróleo se les paga en las divisas de sus países (en Noruega, por ejemplo, en coronas noruegas). Siguiendo con este ejemplo, el caso es que, si sube la corona noruega frente al dólar, el costo de producir un barril de petróleo en dólares aumenta. Y, si el precio del petróleo no varía, el margen de rentabilidad para el productor baja. Cuando esto sucede, los productores invierten menos en ese negocio. Y, si se invierte menos, la producción de petróleo en el futuro será inferior. Esto, en consecuencia, hace que la oferta esperada de petróleo en el futuro sea más baja. Por lo tanto: si aumenta la demanda y baja la oferta, el precio del barril sube.

La historia demuestra que esto ha sido así: siempre que el dólar se ha depreciado, el precio del barril de crudo ha subido. Vincent Reinhart y Carmen Reinhart lo que hacen en su estudio es desvelar el porqué. “Es cierto que existen factores que estructuralmente están pesando a largo plazo sobre el precio del petróleo, como el gas de esquisto o la apuesta de muchas economías desarrolladas por las energías limpias. Sin embargo, hoy es difícil pronosticar cuándo tendremos un mundo con medios de transporte y maquinaria impulsados totalmente por energías alternativas, por lo que a corto plazo el Dornbusch Effect y el hecho de que los países productores de petróleo ex EE.UU. (OPEP y Rusia) quieran que el precio suba podrían tener un efecto más claro sobre la evolución del precio, el cuál creemos que va a seguir incrementándose”, afirma Federico García Zamora, miembro del equipo de divisas de Standish. Él estaba en el equipo que acertó en su pronóstico.

Profesionales
Empresas

Noticias relacionadas