¿Qué efecto tendrá el Plan de Recuperación europeo en el mercado español?


Hoy se cumplen diez días desde que se aprobara el Plan de Recuperación económica de la UE, calificado como histórico no solo porque el montante que implica, 750.000 millones de euros, sino también porque implica esa respuesta unitaria que siempre se le ha demandado a Europa en anteriores crisis. De esa cantidad, gran parte del dinero irá destinado a dos de los países que más han notando en sus economías y en su sociedad los efectos de la pandemia: Italia, que se quedará con 80.000 millones, y España, al que le corresponderán 70.000 millones de euros. Y la pregunta es si el hecho de ser ambos los que más recibirán implicará que sus mercados se conviertan también en los que más reflejen con sus cotizaciones esa inyección made in Europe.

Viendo el comportamiento que han tenido los principales índices bursátiles de ambos países desde ese 21 de julio, la respuesta es que no ya que, según los datos de Bloomberg, tanto el Ibex 35 como el FTSE Mibtel acumulan pérdidas del 7,3%  en los últimos diez días, por encima de las caídas del 6,2% que registra el Eurostoxx 50. Varias pueden ser las causas, desde que el mercado ya hubiera descontado ese plan en las cotizaciones de ambos en las sesiones anteriores, hasta que los inversores se están dejando llevar por los rebrotes que se están viendo sobre todo en España que ha llevado a varios países a recomendar no viajar al territorio en plena temporada vacacional, con el impacto que eso tiene en el gran motor de la economía española, el turismo.

Por no mencionar del jarro de agua fria que supuso para los mercados de renta variable en general conocerse ayer el dato de PIB de EEUU, una caída del 30% en el segundo trimestre del año en la primera economía mundial que, además, es la en la que el COVID parece estar más descontrolado. 

En todo caso, estas fuertes caídas que se están viendo a corto plazo no implican per se que España e Italia no puedan salir favorecidos a medio plazo tanto en lo que respecta a la renta variable como a sus mercados de renta fija. Al menos eso es lo que opina Esty Dwek,  responsable global de estrategia de mercado de Natixis Investment Managers Solutions: “España e Italia han sido los países más golpeados por el coronavirus, pero también van a ser los mayores beneficiarios del fondo. Realmente creo que hay una oportunidad para ellos para que sus activos tengan un desempeño mejor que el resto del mercado europeo, porque las condiciones van a ser mucho mejores y van a obtener la porción más grande de los subsidios y de préstamos en condiciones atractivas”, afirma.

Sin embargo, no hay que olvidar que si hay un tipo de activo que cotizará cada rebrote que se produzca ese es el de renta variable por lo que la incertidumbre sigue siendo muy elevada al menos hasta que haya una vacuna contra el COVID-19. Más claras parecen las perspectivas que se manejan para la renta fija española e italiana.

“Los tipos de interés de los países europeos han seguido reduciéndose y los diferenciales de los tipos de interés entre los países han vuelto a disminuir. Se trata de una tendencia lógica, ya que los Estados europeos, de forma conjunta, disfrutan de una calificación AAA, la más alta en el rango de las agencias de calificación, mientras que, por ejemplo, Italia individualmente está clasificada como BBB o BBB- por las agencias, apenas por encima del umbral especulativo. Parece probable que estos movimientos de tipos se prolonguen, dado también el enorme apoyo del BCE y su voluntad de ir más allá si se produjera una segunda oleada de la pandemia”, afirman desde La Financière de l´Echiquier. Y ahí si que la deuda pública italiana y española han sido dos de los activos que más compras han recibido en los últimos diez días, lo que ha dejado sus bonos a 10 años cotizando en el 0,99% en el caso del italiano, y en el 0,33% en lo que respecta al español.

Al fin y al cabo en un mundo de tipos al 0% que se mantendrá a medio plazo, conseguir rentabilidades positivas en un activo como la deuda gubernamental cada vez es más complicado. “Los spreads no pueden hacer otra cosa que continuar estrechándose, dados los flujos de la expansión cuantitativa; las inversiones de los bancos por los TLTRO y la confianza del inversor tras el acuerdo del Fondo de Recuperación. Las actuales condiciones de mercado no han hecho sino reforzar las visiones más optimistas sobre los bonos periféricos”, afirma Axel Botte, estratega de Ostrum, una gestora de Natixis Investment Managers.

Profesionales
Empresas

Noticias relacionadas

Lo más leído