Qué categorías de fondos han resistido a un mercado que se ha teñido de rojo


El primer trimestre de 2020 se recordará durante muchos años y marca el fin del estilo de vida que hasta hora había tenido una sociedad que nunca pensó que fuese tan vulnerable a un virus que ha resultado no ser tan nimio como se le estimaba. “Cuando salgamos de esta crisis, el mundo será diferente. La psicología de los inversores cambiará. Los negocios cambiarán. El consumo cambiará. Y dependeremos más profundamente de nuestras familias y de cada uno de nosotros para estar seguros”, afirmaba recientemente Larry Fink, presidente de BlackRock, en una carta a accionistas e inversores.

Más allá de las medidas de confinamiento que se han llevado a cabo en todo en el mundo con sus consecuentes estados de alarma asociados en muchos casos, del cierre de fronteras internacionales o de los planes de estímulo monetario y fiscal que se han anunciado, este trimestre que ya ha acabado será recordado por muchos inversores como sino el peor, sí uno de los peores de la historia. “La velocidad y la gravedad de este brote de Covid-19, combinadas con las consecuencias masivas de comportamiento y económicas, además de las posibles vidas perdidas, con seguridad pondrán a prueba la firmeza de los mercados. El ritmo es mucho más rápido que el de la crisis financiera mundial, que tardó 18 meses en pasar de su punto más alto a su punto más bajo”, firma Martin Romo, presidente de Capital Research Company, matriz de la gestora Capital Group.

Y tanto que lo ha sido ya que los principales índices bursátiles del mundo cerraron el primer trimestre del año con caídas superiores al 30% en la gran mayoría de los casos debido principalmente al comportamiento que tuvieron en el mes de marzo. Y esos números rojos se han trasladado también a algunos índices de renta fija (deuda corporativa y high yield) y a materias primas como el petróleo, que este trimestre se ha desplomado en más de un 60% hasta situarse en algunas ocasiones por debajo de los 20 dólares el barril.

Este shock del mercado se ha dejado notar también en la industria de fondos de inversión, tanto en lo que se refiere a reembolsos como en lo que respecta a la rentabilidad de los mismos. En el primer caso, según los datos adelantados de Inverco, se han producido reembolsos por valor de 5.000 millones de euros en los fondos domiciliados en España, lo que es una cifra muy similar a la vista en anteriores grandes crisis .  Y, según los datos de Morningstar, apenas el 8% de los fondos de inversión (incluyendo todas las clases que hay registradas en España) consigue mantenerse en positivo en el año.

Sin embargo, en este contexto ha habido categorías de fondos que sí han aguantado con rentabilidades positivas, no tanto en el mes de marzo, cuando ha habido un pleno de pérdidas, como en el conjunto del trimestre. Una de ellas es la deuda pública en dólares, que en los últimos tres meses se ha anotado unas ganancias del 9,36%.  No en vano, los bonos americanos han sido casi los únicos que sí ha mostrado una correlación inversa casi perfecta con los activos de riesgo hasta el punto que su rentabilidad a 10 años ha pasado del 1,92% de principios de año al 0,7% actual. De hecho, según la última encuesta a gestores de BoFa Securities, la operación en la que más coincidieron los gestores de fondos encuestados es la de ponerse largos en treasuries. También ha funcionado la categoría de bonos ligados a la inflación, que se ha anotado una rentabilidad media superior al 6% en los últimos tres meses, quizá ante la expectativa de que todos los estímulos fiscales y monetarios que ha puesto sobre la mesa EEUU terminen teniendo un impacto al alza en la inflación.

La segunda categoría más rentable del mes ha sido la de materias primas especializada en metales preciosos, con una rentabilidad media de la categoría del 5,5%, a pesar de los momentos de tensión que también ha vivido el oro en los últimos meses  debido, entre otras razones, a las necesidades de cubrir margin calls en otros activos vendiendo posiciones en oro.  “La política fiscal puede adoptar diversas formas y no descartamos en absoluto las intervenciones directas del tipo helicóptero. Por lo tanto, no podríamos imaginar un entorno más alcista para los precios del oro”, afirma James Luke, co-gestor del fondo Schroder ISF Global Gold

En la cola del ranking de rentabilidad por categorías de fondos,  las peor paradas de los últimos tres meses han sido a nivel general, las de renta variable y a nivel particular las de renta variable en regiones emergentes como Brasil y Latinoamérica, mercados muy dependientes de las materias primas energéticas, además de los fondos sectoriales que invierten en el sector energéticos.  Sus caídas medias han sido superiores al 40% en apenas tres meses.

Las más rentables…  
Categoría Morningstar Rent 3 meses (en %)
RF Deuda pública USD 9,36
RF Bonos ligados a la inflación USD 6,01
Materias primas metales preciosos 5,55
Mercado monetario Corto plazo USD 4,09
Mercado monetario USD 3,92
…y las menos rentables   
Categoría Morningstar Rent 3 meses (en %)
Materias primas sector energético -53,1
RV Brasil -48,91
RV Latinoamérica -45,26
RV Francia Cap Peq/mediana -40,76
RV Sector energía -40,74

Fuente: Morningstar

 

Empresas

Noticias relacionadas

Lo más leído