¿Qué carteras están construyendo los institucionales para afrontar 2017?


La Encuesta Global a Inversores Institucionales correspondiente a 2016 que elabora Natixis Global AM no sólo indaga en cuáles son los retos para el año entrante que perciben esta clase de inversores (leer más). En base a estas percepciones, el estudio también aporta una aproximación sobre las carteras que están construyendo los institucionales, que se puede interpretar igualmente como una pista de qué activos pueden ser los ganadores y perdedores en 2017. Se debe tener en mente que esta clase de profesionales está teniendo muy en cuenta los posibles impactos de la administración entrante en EE.UU.

Renta variable

Antes de las elecciones presidenciales, un 43% de los institucionales habían opinado que la renta variable emergente sería el activo con mayor potencial de generar retornos, mientras que un 46% declaró que probablemente el activo con peor comportamiento sería la renta variable estadounidense. Sin embargo, tras las elecciones sólo un 31% mantuvo su postura respecto a las acciones emergentes, y otro 31% sobre las acciones estadounidenses.

Renta fija

En el caso de esta clase de activo, lo que verdaderamente está condicionando la visión de los institucionales son los tipos muy bajos. De hecho, dos tercios de los encuestados espera que los bonos presenten un comportamiento decepcionante el año que viene. Además, creen que tomar riesgos mayores en la búsqueda de rentabilidad tendrá recompensa, porque creen que el high yield será el activo de renta fija con mayores retornos en 2017. De hecho, tras darse a conocer el resultado electoral en EE.UU., el número de encuestados que cree que el high yield será el activo de renta fija con mejor comportamiento se incrementó un 8%, hasta el 59%.

Inversiones alternativas

Uno de los hallazgos de la encuesta es la mayor disposición de los inversores institucionales a rotar parte de su cartera de renta fija a activos alternativos (un 50% de encuestados estarían dispuestos a hacerlo). Dentro de los activos alternativos, la encuesta destaca la caída del 35% al 25% post elecciones de los inversores dispuestos a elegir capital riesgo dentro de este universo.

La posible aceleración del ciclo de subida de tipos también ha tenido peso sobre los institucionales dispuestos a invertir en real estate. El S&P sectorial que recoge el comportamiento de las principales compañías de real estate (fueron separadas del resto del sector financiero el pasado 19 de septiembre), ha sido el de peor comportamiento entre el 19 de septiembre y el 30 de noviembre. “Las instituciones no están proyectando mejores perspectivas para el sector, pues predicen que serán la mayor decepción entre las inversiones alternativas”, explican los autores del estudio.

En cambio, tras las elecciones presidenciales sí mejoraron las perspectivas de los institucionales respecto a los futuros gestionados, “un signo probable de que los profesionales anticipan la emergencia de tendencias más amplias y de largo plazo procedentes de la dispersión del mercado”.

Apuestas sectoriales

El estudio de Natixis Global AM ha detectado que los institucionales mantienen una postura binaria respecto a qué sector puede ser el más rentable o el peor en 2017. La cuestión es que el sector financiero ha sido señalado por los participantes en ambas categorías: “La divergencia de opiniones indica una clara división filosófica. Algunos han visto la regulación al alza y los bajos beneficios como un signo de que los bancos están condenados a comportarse peor que la media. Como resultado, el precio de muchos valores financieros ha caído”, explican los autores del estudio en primer lugar. Sin embargo, constatan que “hay una segunda escuela de pensamiento entre los institucionales, que esos precios bajos posicionan a los financieros para batir al mercado”.

Tras las elecciones, las percepciones negativas sobre la banca se redujeron a la mitad, “un signo de que las promesas de reducir la regulación, subir los tipos de interés e inclinar la curva podrían impulsar el crecimiento de beneficios en el sector”.

Conclusiones

“Pisándole ya los talones a un tumultuoso año político, los inversores institucionales creen que la volatilidad geopolítica se traducirá en mayor volatilidad en el mercado para los inversores en 2017. Como resultado, vemos que las instituciones están dando pasos no sólo para amortiguar las caídas, sino para potencialmente prosperar en el año nuevo”, explican los autores del estudio.

En el probablemente complicado entorno económico, “navegar a través de la volatilidad supondrá reestablecer las prioridades de inversión y revisitar las prioridades en la estrategia de inversión”, lo que incluirá la demanda de productos gestionados activamente para “capitalizar la recién encontrada dispersión en búsqueda de retornos”, y rotar hacia activos alternativos “para diversificar carteras y gestionar el riesgo en anticipación de  movimientos en los tipos de interés”, concluyen desde Natixis Global AM.

Empresas

Noticias relacionadas

Lo más leído