Quality Funds, 15 años de análisis y selección de fondos de terceros en BBVA


En Quality Funds llevan más de 15 años analizando y seleccionando fondos de inversión dentro de BBVA y, si bien, el entorno ha cambiado, su misión y dedicación no lo han hecho. “Nuestro trabajo y exigencias han sido iguales desde el principio. Queremos fondos de la máxima calidad pero también transparencia e información de primera mano con las gestoras que trabajamos”, explica Belén Blanco, directora del departamento. “Cuando seleccionamos un fondo para nuestro catálogo le estamos poniendo nuestro sello de calidad, ponemos nuestro nombre junto al de la gestora, así que necesitamos que la gestión que recomendamos sea impecable”.

Blanco asumió la dirección de Quality Funds hace un año, tras la reorganización que tuvo lugar en la gestora de BBVA AM con el nombramiento de Paloma Piqueras como responsable global de BBVA. La división sigue estando formada por tres grupos (análisis, funds solution y operational risks), mientras que el equipo de gestión de fondos multiactivo, que históricamente había estado integrado en Quality Funds, pasó a depender de la división de inversiones con el objetivo de garantizar una mayor independencia en sus decisiones de gestión e integrarles en el proceso global de inversiones de BBVA AM. En total, actualmente trabajan 23 personas dentro de Quality: Pablo Martín, Marcela Ruiz, Roberto Hernanz, Ana M. López y Esther Garachana en Fund Solutions; Santiago Almendres, Sofía Alonso-Alfaro, María Delia López, Diana Turiel y Marta Vaquero, en Operational Risk, y José Luis Segimón, Gisela Medina, Agniezska Suplat, Cipriano Sánchez, Patricia Gutiérrez, Nieves Picallo, Marta Rodríguez, Borja Montero, Juan R. Cortázar, Borja de Roda, Lucrecia de Torres y Luis González, en Análisis y Selección de Fondos.

Los tres departamentos son los responsables de todo el proceso de elaboración y mantenimiento del catálogo de fondos de terceros que han sido aprobados para su uso dentro de todo el banco. Para que un fondo entre en su catálogo debe tener el visto bueno de los tres departamentos, ya que, aparte de que los fondos seleccionados presenten consistencia desde el punto de vista de la gestión, es indispensable que aporten valor a la gama y, sobre todo, que operativamente no exista la más mínima duda sobre la fiabilidad no sólo del fondo seleccionado sino también de la gestora, custodio y administrador implicados.

Por tanto, dan servicio tanto a sus unidades de gestión (los fondos o sicav que utilicen productos de terceros) como a la banca privada de BBVA. “Somos proveedores de soluciones para facilitar el trabajo a otros departamentos del banco”, explica Blanco.

Su catálogo está compuesto actualmente por 230 fondos de inversión y si bien tienen acuerdo con un mayor número de gestoras, trabajan más estrechamente con 30 y son 15 las que concentran las principales posiciones. La entidad no ofrece datos del volumen que gestiona en fondos de terceros.

Como filtros cuantitativos previos a la labor de análisis y selección de fondos, tienen establecido  trabajar con gestoras con un patrimonio superior a los 1.000 millones de euros y que tengan, al menos, cinco años de historia. Por fondo individual, exigen un mínimo de 200 millones de activo y que tenga también cinco años de track record salvo que se trate de un sector nicho en que 100 millones puede ser suficiente. Actualmente, toman como universo de análisis exclusivamente fondos UCITS, si bien, Blanco no descarta que en un futuro puedan incluir fondos no armonizados y ETF.

A partir de estas limitaciones previas, el equipo de análisis y selección, dirigido por José Luis Segimón, realiza su trabajo combinando aspectos cuantitativos y cualitativos. Estos 12 profesionales están organizados por clase de activo. Dentro de renta fija se dividen el trabajo por duración y en renta variable por zona geográfica y sectorial. En rentabilidad absoluta, por volatilidad del fondo. La última incorporación al equipo ha sido Cipriano Sánchez, quien ya trabajaba en la gestora y ahora asumirá la responsabilidad del análisis cuantitativo de los fondos, dentro del equipo de retorno absoluto.

El departamento de Funds Solution, liderado por Pablo Martín, centraliza la relación con las gestoras y con sus clientes internos, mientras que el departamento de riesgo operacional, coordinado por Santiago Almendres, ha ido tomando más protagonismo en los últimos años, según se han ido ampliando las due dilligence que se realizan para aprobar el trabajar con una gestora.

Un catálogo dinámico

El catálogo de fondos se actualiza mensualmente, si bien buscan que sea estable, pues el objetivo es recomendar los mejores productos a medio plazo. El número de productos no está preestablecido, sino que es una evolución de las necesidades del banco. Eso sí, quieren un catálogo eficiente pues, como explica Blanco, si incluyen un fondo en su lista también le dan apoyo comercial y seguimiento, lo que supone tener al menos tres personas trabajando para ese fondo. De esa forma, requieren gestoras robustas, con suficiente gama o que aporten algo diferencial al catálogo.

Además de analizar y seleccionar los fondos, el equipo incluye distintas calificaciones en función del grado de convicción que se tenga sobre el fondo (QQQ o QQ) o de que se quiera indicar que el mismo tiene algún tipo de sesgo (se indica con una Q y se explica qué sesgo tiene).

“El objetivo es buscar los fondos más consistentes a medio plazo en su categoría. Pedimos que
que el fondo sea bueno pero no solo eso. Nosotros somos el intermediario con el cliente final y ponemos el nombre de BBVA junto al del fondo en cuestión, por lo que realizamos un trabajo muy cuidadoso. Estamos poniendo nuestro sello de calidad a un producto de un tercero”, dice.

Así, en su relación con las gestoras valoran la calidad del producto y el servicio de postventa que se ofrece. “La transparencia de información y la accesibilidad a los gestores es la única manera para que tengamos confianza en las gestoras”, resume Blanco.

Profesionales
Empresas

Noticias relacionadas