Punto y final: la Reserva Federal pone fin a su programa de estímulos


Se acabó. La Reserva Federal ha puesto punto y final a su programa de compra masiva de activos financieros y préstamos hipotecarios para dar liquidez a los mercados y estimular la economía americana. La decisión la anunció hoy el banco central vía comunicado. El próximo mes la autoridad monetaria estadounidense no intervendrá en el mercado comprando deuda, retirando así los estímulos que había empezado a insuflar hace tres años. La Fed considera que la “expansión moderada” de la economía americana y el “sólido ritmo de creación de empleo” justifican por sí solos la suspensión del programa. Eso sí: los tipos de interés se mantendrán estables en el 0% “durante un periodo considerable de tiempo”, que justifican por una presión inflacionista que sigue a la baja y “una recuperación del mercado inmobiliario que continúa siendo lenta”.

La reacción de los mercados está siendo, por el momento, muy cauta. Tanto el Dow Jones como el S&P 500 registran a esta hora ligeros descensos, del orden del 0,3%, respectivamente, una reacción muy tibia teniendo en cuenta la importancia de la noticia. Según Didier Saint-Georges, miembro del Comité de Inversiones de Carmignac, “el fin de la política de relajación cuantitativa se avisó hace meses. Resultaría sorprendente que los mercados reaccionaran excesivamente a una notica tan señalada. Los mercados no centrarán su atención en esto, sino en si Janet Yellen mantendrá o no su palabra sobre el futuro de la política de la Fed de mantener los tipos de interés cercanos al 0%”.

En opinión del experto, en una coyuntura de inflación muy débil, la presidenta de la Fed tiene margen para mantener una posición imprecisa y tranquilizadora sobre el momento en el que se normalizará la política monetaria. Por ahora, Yellen guarda silencio. Cuando hable, “su lenguaje ofrecerá una idea, en primer lugar, de su opinión sobre la solidez de la economía estadounidense. Desde nuestro punto de vista, el dinamismo de las grandes empresas estadounidenses está perdiendo fuelle y debemos estar atentos por si la Fed, con sus comentarios, confirma esta hipótesis", afirma Saint-Georges.

A buen seguro, el anuncio de la Fed no ha cogido por sorpresa a Rick Rieder, jefe de inversiones de renta fija fundamental de BlackRock, quien a principios de septiembre aseguraba que “las mejoras recientes del mercado laboral, unos datos sobre inflación reafirmantes y el doloroso impacto de unos tipos excesivamente bajos sugieren que la noción de mantener una política monetaria acomodaticia en niveles de emergencia para estos tiempos inusuales parece una política dudosa”. En este sentido, el experto recordaba que la Fed tiene la obligación de mantener la estabilidad de precios y generar empleo. “El estado de los dos sugiere que la política de tipos podría entrar en transición antes de lo que muchos anticipan, y que la autoridad monetaria puede mover ficha más pronto que tarde hacia una tasa de tipos más elevada”.

Lo cierto es que, con sus maniobras de comunicación, la Fed ha conseguido que el consenso haya situado el fin de las compras de deuda en el cuarto trimestre de 2014 y la primera subida de tipos en el primer semestre del año que viene. La postura defendida por los expertos de Pioneer Investments apunta a que “el acercamiento gradual de la Fed hacia la normalización está contribuyendo al escenario de nueva normalidad en el que cualquier recuperación resulta frágil con independencia de las cifras económicas”. Una fragilidad que se ve acentuada por la escasa inversión empresarial y que mantenía a los inversores recelosos ante una posible contracción monetaria prematura.

Profesionales
Empresas

Noticias relacionadas

Lo más leído