Profim: "El inversor español empieza a interesarse por las bolsas"


El inversor español tiene un perfil marcadamente conservador y está posicionado en fondos garantizados, monetarios y de renta fija, y muy poco en los de bolsa. Pero, aunque la incertidumbre seguirá siendo la tónica de los mercados en el segundo trimestre del año, en Profim Asesores Patrimoniales EAFI empiezan a detectar un cambio de sentimiento. “Empezamos a ver un mayor interés en las acciones. El producto más comercializado este año seguirá siendo el garantizado, pero los inversores buscan rentabilidad en fondos de renta fija con exposición a High Yield, mixtos de renta fija o variable y poco a poco, también en fondos puros de bolsa”, comenta José María Luna, responsable de estrategia de la entidad.

Un cambio propiciado por una mejoría en el sentimiento que ha permitido devolver el apetito al fondo made in Spain, y que apoyará la recuperación de la industria. “Antes del verano los inversores no querían oír de fondos con ISIN españoles, algo que ya no ocurre”. En sus carteras modelo de fondos para 2013, encuentra oportunidades en fondos españoles como Bankinter Índice América, para invertir en su región favorita en bolsa, pero también Cartesio X o Renta 4 Pegasus –mixto de renta fija y de retorno absoluto-, BBVA Bonos Corporativos Flotantes (para cubrirse en el caso de repunte de tipos) y Gesconsult Corto Plazo, invertido en depósitos con rentabilidades por encima del 3%, más atractivas que las ofrecidas a un particular.

En general, sus carteras de fondos se nutren de un núcleo “core” complementado con posiciones más tácticas. El equipo de la cartera ideal de Profim estaría compuesto por un monetario invertido en depósitos en la portería, fondos de renta fija flexible y retorno absoluto en la defensa, mixtos de renta fija defensivos y de renta variable flexible en el medio del campo, y fondos de bolsa emergente, europea y, sobre todo, estadounidense con la divisa cubierta en las posiciones de ataque. En el banquillo, fondos de bolsa española, japonesa (a través de fondos globales), Reits estadounidenses, productos de volatilidad o inversos.

Con prudencia en espera de la corrección

Y es que en la EAFI creen en la renta variable, pero aún son muy prudentes y consideran que la gran pregunta es si entrar ahora o esperar una potencial corrección. En su caso, están posicionándose en Estados Unidos (tanto a través de fondos globales como específicamente de bolsa) y en Europa. Pero siempre con cautela y todavía con posiciones de infraponderación en sus carteras de fondos; un “quiero y no puedo” hasta que ocurra dicha caída. “Esperaría una corrección para aumentar fuertemente las posiciones de renta variable en las cartera”, dice Luna. Porque su máxima es que “hay que volver al mercado cuando el gran riesgo ha desaparecido y lo que queda es un montón de incertidumbres”, como ocurre en la actualidad.

Según Profim, el riesgo sistémico se ha evaporado y quedan en el aire incertidumbres como las próximas elecciones en Italia o el empeoramiento de los fundamentales en Francia, así como la resolución de los desequilibrios de las cuentas públicas al otro lado del Atlántico (que podrían reducirse con la disminución del gasto en defensa ante la menor necesidad de EE. UU. de tener guerras para garantizar su suministro energético). Pero, en EE.UU., factores como el crecimiento, la reducción del desempleo, la mejora de los indicadores cíclicos, el desapalancamiento de los hogares, la evolución de los beneficios empresariales y la revolución energética les hacen ser positivos en la renta variable.

También por las valoraciones, factor que juega a favor también de las acciones europeas, junto a la rentabilidad por dividendo, la reducción de déficits, la disminución de riesgos sistémicos gracias al BCE y su “prudente actuación”. “Sólo los países más sólidos pueden permitirse una política al estilo de la llevada a cabo por la Fed o el Banco de Inglaterra, pues en otros casos el inversor huiría de la inflación y la devaluación de la divisa”, comenta Javier Martín, miembro del Comité de Inversión. “Usar la política monetaria como único soporte de la actividad económica es un abuso”. Los expertos valoran la prudencia del BCE a la hora de expandir su balance a la vez que da un mensaje de salvación del euro que facilitará la convergencia de las primas de riesgo.

Por eso creen que las altas posiciones en liquidez deberían empezar a salir de ahí. Solo en los fondos monetarios de EE. UU., donde el dinero está "ocioso" con rentabilidades muy bajas de entre el 0% y el 0,25%, calculan que hay una liquidez equivalente a cuatro veces el PIB del mercado español.

Muy activos y nada direccionales en renta fija

Las ideas en renta fija se alejan de la direccionalidad (ante el cada vez menos valor en la deuda pública de los países core y el menor recorrido de la deuda corporativa con grado de inversión) y se centra en estrategias de retorno absoluto o gestión flexible. Y poco a poco también van incorporando a las carteras ideas novedosas que aplican algunos fondos muy activos de renta fija dentro de sus carteras –bonos flotantes (en preparación de un escenario de tipos al alza), emisiones de empresas gasistas en EE. UU., deuda corporativa subordinada y ligada a la evolución de la rentabilidad del bono a 10 años, titulizaciones hipotecarias no respaldadas por agencias estadounidenses, deuda bancaria senior concedida empresas en plazos cortos, bonos ligados a la inflación, etc–.

Profesionales
Productos
Empresas

Noticias relacionadas

Anterior 1 2 Siguiente

Lo más leído