Tags: Negocio |

Principios de un buen gestor de carteras


TRIBUNA de Ana Ros Ruiz, directora de Inversiones, IF EAFI.

En su libro, Bogle on Mutual Funds (1993), John Bogle identificó una tendencia actitudinal en el sector de los fondos de inversión y de los inversores, que corrobora en su último libro (Common Sense on Mutual Funds (2010)) diciendo:

“La industria de fondos de inversión está desarrollando un tipo de capitalismo de casino, caracterizado por las rápidas e interesadas negociaciones en los mercados financieros y de fondos, que hace que el principio fundador de la industria de fondos, la gestión, pierda el papel que desempeña como fuerza impulsora del sector de fondos”

Según Bogle: “Dicho principio de gestión, resumido en el espíritu de administración fiduciaria, la competencia y disciplina profesional y el enfoque a largo plazo, quedarían relegados al olvido.” Y lo argumenta del siguiente modo:

1- “El espíritu de administración fiduciaria, que implica hacer de los intereses de los partícipes nuestra máxima prioridad y cobrar por ello un precio razonable, hoy se está sustituyendo por un enfoque centrado en la acumulación de activos, es decir, la distribución de participaciones en fondos de inversión, en tanto que, el coste desorbitado lo asumen los partícipes”.

2- “La competencia y disciplina profesional, se centran hoy en la especulación. Entendiendo por especulación, la “rápida rotación de las carteras de inversión de los fondos (media del 85% anual), la concentración de la inversión en segmentos del mercado bursátil y la abundancia de gestores de cartera “pistoleros” (con estrategias de rápida entrada y salida de los mercados)”

3- “El enfoque a largo plazo, que define la idoneidad de los fondos de inversión para inversores a largo plazo, se ha centrado en la titularidad de acciones a corto plazo (segundo nivel de especulación) y que induce a los partícipes de fondos a emplear los fondos de inversión como vehículos para el rápido intercambio”

Desde mi punto de vista, las declaraciones de Bogle, son declaraciones demasiado contundentes, por lo que me gustaría realizar una justa descripción de lo que en mi opinión, sería una interpretación con ciertos matices.

Punto 1: Totalmente de acuerdo con el Sr. Bogle, en que el principio básico de un gestor de fondos debería ser el interés del inversor y no la distribución a cualquier coste.

Hoy en día, la industria de fondos de inversión tiende a priorizar el ganar cuota de mercado a través de distribuidores que aumentan los costes que deben sostener los partícipes, y a veces deja de lado el motivo principal de su razón de ser: el servicio de administración fiduciaria del patrimonio financiero de un inversor.

Punto 2: Difiero de esta afirmación rotundamente:

Si partimos de la base descrita en el punto 1, que el principio fundamental inflexible de un gestor de fondos es defender el interés del inversor, y dicho interés no coincide con un enfoque a largo plazo (según Bogle tercera característica del principio fundamental), entonces el resultado nos podría hacer entender una gestión más rápida, activa y flexible sin que esto se asociara con una gestión especulativa.

En un caso así el gestor, siempre en beneficio de su partícipe, y siguiendo en todo momento sus intereses, debería utilizar todas las herramientas que pone a su disposición cualquier manual de teoría y gestión de carteras enfocadas a obtener rentabilidades consistentes en cualquier entorno de mercado y sin disponer de los beneficios de un horizonte temporal de largo plazo. Las estrategias utilizadas en este tipo de gestión, necesitarían hacer uso del market timing, diversos tipos de coberturas, estrategias long-short, market neutral, etc.

Por tanto difiero de la opinión del Sr Bogle cuando afirma rotundamente, que esto es especulación y capitalismo de casino, con el único objetivo de aumentar la rotación de carteras para incrementar los costes. Desde mi humilde opinión y desde mi férrea experiencia, esto sería defender los intereses de los partícipes con una filosofía de inversión distinta a la que él defiende (la del largo plazo).

Punto 3: Lo especifica muy bien John Bogle en este mismo punto: “El enfoque a largo plazo, define la idoneidad de los fondos de inversión para inversores a largo plazo”. Con lo cual automáticamente me daría la razón que justifico con el punto 2.

Concluyo diciendo que el principio fundador de la industria de fondos no pierde su fuerza impulsora, ni que la idoneidad de los fondos de inversión sea solo para un enfoque a largo plazo.

Profesionales

Noticias relacionadas