Principio 2 del “value”: La renta variable es el activo menos arriesgado a largo plazo


Además de ser el activo más rentable a largo plazo, las acciones también son la apuesta menos arriesgada, el principio número 2 de los “12 Principios del Value Investing de Bestinver AM”, que tienen como base sendas frases de los inversores value más legendarios. Warren Buffett (1930), presidente de Berkshire Hathaway, afirmó que “el riesgo proviene de no saber lo que se está haciendo”.

 

De hecho, y aunque puede resultar paradójico, la renta variable es el destino menos arriesgado para invertir a largo plazo, ya que su evolución está ligada al crecimiento económico y los beneficios empresariales. Por el contrario los bonos del estado dependen de las políticas económicas que adopten los gobiernos correspondientes, muchas veces inflacionistas y por tanto destructoras de valor para aquellos “activos nominales” que no incorporan la inflación a su precio.

Como ejemplo, Bestinver señala a los inversores argentinos. El inversor en bonos del estado argentino durante el año 2001 perdió el 70% de su ahorro y no lo ha vuelto a recuperar, mientras que el inversor de renta variable inicialmente perdió un 60% en ese mismo año para luego no sólo recuperarse rápidamente, sino multiplicar por 9 su inversión en cinco años. Más aún, el bono argentino sigue aproximadamente en el mismo precio que marcó en el primer momento de la crisis. Y es que, según la gestora, la historia está plagada de ejemplos de periodos inflacionistas muy perjudiciales para los inversores en todo tipo de renta fija (Argentina en 2002 y en los años 80 y 90; Rusia en los años 90; España en la década de los 70, al igual que EEUU; o  Alemania en los años 20).

Así, "las acciones suponen la participación en un activo real que mantiene razonablemente bien el poder adquisitivo con el paso del tiempo", al contrario que cualquier tipo de renta fija (letras, bonos, depósitos…). Como demuestra J. Siegel en su libro “Stocks for the longrun”, a un plazo superior a 20 años las acciones dejan literalmente de tener riesgo y, sin embargo, los bonos y las letras siguen teniendo retornos mínimos negativos incluso a 30 años (ver segundo gráfico).

 

Fuente: "12 Principios del Value Investing", de Bestinver AM

 

Lo más leído