Principales movimientos de gestoras internacionales entre julio y agosto


La cuenta atrás para la introducción de MiFID II en el espacio europeo está condicionando una buena cantidad de las decisiones importantes que han tomado las gestoras internacionales en los últimos meses. Uno de los fenómenos más claros ha sido el baile de gestoras para facilitar fusiones y adquisiciones, con el fin de obtener una mayor escala para atajar los costes añadidos para el negocio que va a traer consigo la nueva normativa. Con estos mimbres, se han podido observar varios grandes eventos a lo largo de junio y julio.

Uno de ellos ha sido el más predecible, gracias a la labor de comunicación realizada en los últimos meses; se trata de la materialización definitiva de la fusión entre Standard Life Investments y Aberdeen, que culminó el pasado 14 de agosto con la cotización en bolsa de la acción resultante de la combinación de ambas compañías. Los inversores han acogido la operación con buenos ojos, de tal manera que la cotización ha avanzado en torno al 1,30% desde el 14 de agosto.

M&G Investments también ha dado un paso adelante para mejorar sus capacidades, al anunciar su matriz, la aseguradora Prudential, la fusión del negocio de gestión de activos de M&G con Prudential UK& Europe, división británica de gestión patrimonial. El grupo resultante es M&G Prudential, con un patrimonio de 332.000 millones de libras, aunque se conservarán ambas marcas para la distribución de producto. Paralelamente, la gestora británica ha dado pasos este año para combatir otro frente abierto, los posibles problemas que plantee el Brexit en términos de distribución de fondos en el continente. Concretamente, M&G ha anunciado a lo largo de este año el lanzamiento de una nueva gama de fondos sicav en Luxemburgo, así como la transferencia de los activos de cuatro de sus fondos británicos (que se distribuyen exclusivamente fuera de Reino Unido) a dicha sicav. 

También ha habido novedades al otro lado del charco. Concretamente, Vanguard se ha convertido en la primera firma americana en anunciar cómo adaptará su negocio a los requerimientos de MiFID II, y lo ha hecho con una decisión que según los participantes del mercado condicionará la competición dentro del negocio de gestión de activos: asumir los costes de research derivados de la nueva norma, en vez de traspasárselos a sus clientes. Según fuentes de la compañía, esta decisión tendrá un coste anual inferior a cinco millones de dólares.  "Estos costes serán descontados de las comisiones de gestión y, por tanto, absorbidos por Vanguard", ha explicado un portavoz de Vanguard a Funds People.

Nuevos planes de negocio

El verano deja asimismo dos novedades por parte de gestoras de menor tamaño. La primera protagonista es la china Quam, que ha notificado su cambio de nombre por Oceanwide International AM para reflejar su nueva alianza comercial con el conglomerado industrial chino China Oceanwide International Holding Limited.

La última novedad viene de Tikehau. Esta boutique francesa ya ha protagonizado varios titulares en lo que va de año al anunciar su salida a bolsa y una adquisición posterior. Ahora, la firma vuelve a ser noticia al incorporar a su Consejo de Administración al ex primer ministro y ex candidato a la Presidencia en Francia François Fillon. De esta forma, el político se convirtió el pasado 1 de septiembre en el socio número 30 de la firma, que ha justificado el movimiento alegando que “al ser la expansión internacional una de las prioridades estratégicas de la compañía, su experiencia internacional combinada con profundo conocimiento de los aspectos económicos franceses y europeos aportará verdadero valor añadido a Tikehau”.

Noticias relacionadas

Lo más leído