Primeras reacciones de las gestoras internacionales al recorte de tipos de la Fed


Segundo movimiento de urgencia por parte de la Reserva Federal; segunda ronda recibida con fuertes correcciones por las bolsas mundiales. La Fed volvió a sorprender a los mercados durante la noche del domingo con una batería de salvavidas: cortó de un plumazo los tipos al 0%, lanzó un nuevo QE y acordó con los principales bancos centrales medidas para garantizar la liquidez de las reservas de dólar (Así os contamos todas las medidas). Como recuerda Paul Markham, gestor de Newton, parte de BNY MELLON IM, esto nos lleva de vuelta a niveles de 2009. Pero, qué implicaciones tiene todo esto. ¿Qué está viendo Jerome Powell para actuar apenas días antes de la reunión programada? Las gestoras internacionales responden. 

Como lo resume Wen-Wen Lindroth, estratega jefe de Inversiones de Fidelity, la Reserva Federal ha sacado todo el arsenal: “Han tomado casi todas las acciones que se les está legalmente permitido. Una señal de que se lo están tomando extremadamente en serio”. En comparación con las medidas durante la crisis financiera, solo faltaría un programa de compra de bonos comerciales (el programa CPFF). 

Pero la primera reacción del mercado no ha sido positiva. A medianoche, cuando abrieron los futuros estadounidenses, las bolsas americanas ya apuntaban a caídas fuertes. Y así se está cumpliendo en Europa, donde, por ejemplo, el Ibex se anota caídas del 9%. “El año pasado, la Fed logró diseñar un aterrizaje suave en medio de una desaceleración de la industria manufacturera, pero pocos han sido engañados a pensar que los tipos bajos y las compras de activos financieros inducirán a las personas a salir de sus hogares antes de que sientan que es médicamente seguro hacerlo”, valora Lindroth.

Algunos gestores no terminan de entender estos movimientos de urgencia. "Bueno, la Fed lo ha vuelto a hacer. Ya van dos veces que los niños y niñas de la torre de marfil en la Reserva Federal han calculado profundamente mal el shock y asombro. Es la segunda vez que los mercados se han asutado por un pensamiento de por qué estas políticas de emergencia, qué saben ellos que nosotros no. Y en cuanto a hacerlo cuando el mercado estadounidense está cerrado, qué tontería", critica David Roberts, responsable del equipo de renta fija global de Liontrust.

Pero las caídas de este lunes también obligan a la siguiente reflexión: qué hubiera pasado si la Fed no hubiera actuado. "La Fed ha demostrado una vez más que ha estado entre los más rápidos en responder. Si bien no se puede esperar que las acciones políticas de la Fed compensen la fuerte caída de la actividad que probablemente se enfrentarán en los próximos meses, está diseñada para proporcionar niveles de apoyo", defiende David Page, de AXA IM. Primero, porque la relajación agresiva puede mitigar la escala de ajuste en las condiciones financieras. Segundo, las medidas más técnicas están diseñadas para ayudar a los bancos estadounidenses a mantener y aumentar los préstamos a empresas estadounidenses, ya que se enfrentan a una fuerte contracción de la demanda. Esta política tiene como objetivo ayudar a las empresas a superar el shock y a reanudar sus negocios una vez que haya pasado el brote. En tercer lugar, la flexibilización de la política monetaria sentará las bases para una recuperación más amplia de la actividad económica en los próximos trimestres y años para reemplazar la pérdida de demanda probable en los próximos meses.

En el comunicado la Fed destaca que Estados Unidos entró en esta fase con una base sólida, pero reconoce no obstante que la economía se va a frenar en seco. Para Sebastien Galy, estratega senior de estrategia macroeconómica de Nordea AM, Powell se está adelantando a un mercado que casi esperaba cuatro recortes de tipos en la próxima reunión. Y esto tiene varias consecuencias, en su opinión. Si los mercados lo ven como una reacción de pánico, no será positivo para las bolsas. Los bancos sufrirán una curva muy baja y plana aunque en el corto plazo deberían beneficiarse de estar largos el Tesoro americano.

Más allá de que los tipos al 0% son un alivio directo para las condiciones de financiación, analicemos los otros dos puntos que tocaron el domingo. Joachim Fels, asesor económico global de PIMCO, explica dos claves: 

  • El mercado del Tesoro americano, generalmente muy líquido, ha dado señales de dificultados durante la última semana. Según explicaron en esta entrada en su blog, se debe a que muchos inversores apalancados intentaban deshacer algunas estrategias de trading, esto es, vendiendo (o intentando hacerlo) grandes cantidades de Tesoro en un momento donde los dealers primarios operan con unos límites de balance muy justos. Que la Fed vuelva a comprar deuda gubernamental americana es un primer paso para ayudar a aliviar esa liquidez. 
  • En cuanto a la compra de MBS (cédulas hipotecarias) Fels también lo interpreta como una herramienta efectiva de transmisión de política monetaria. Según notaron desde PIMCO hace semanas, que la Fed hubiera dejado de recomprar los MBS había provocado un ensanchamiento de sus spreads frente al Tesoro, lo que frenaba la transmisión completa de los tipos más bajos a quienes tuvieran hipotecas

Son medidas necesarias, pero como ya va siendo la tónica habitual cada vez que salen ante los mercados los banqueros centrales, las gestoras internacionales insisten en pedir más de los gobiernos. "Ahora depende de que la política fiscal actúe activamente para limitar el riesgo y hacerse cargo de la disminución de la actividad que se avecina en los Estados Unidos. La probabilidad de escapar de una recesión estadounidense ahora es limitada", vaticina Philippe Waechter, jefe de Investigación Económica de Ostrum AM (NATIXIS IM). 

Profesionales
Empresas

Noticias relacionadas

Anterior 1 2 Siguiente

Lo más leído