Primer aniversario del anuncio del 'tapering' (I): evaluación de daños y analizando el comportamiento de la renta fija


Se han cumplido 12 meses desde el mensaje que pronunció Ben Bernanke el 22 de mayo de 2013, con una sugerencia que revolucionó a los mercados: la posibilidad de empezar a retirar los estímulos cuantitativos a la economía estadounidense dada su mayor fortaleza. Fue el pistoletazo a una fase de ventas masivas en la que la renta fija protagonizó su peculiar versión del aforismo “vende en mayo y sale corriendo (sell in may and go away)”. Un año después, Funds People ha preguntado a las gestoras internacionales por sus reacciones al cambio de discurso de la Reserva Federal, y por sus perspectivas para invertir en renta fija en el futuro próximo. 

Un año nada malo para la renta fija

Lo cierto es que, pese al periodo gris vivido durante el verano pasado, los expertos consultados coinciden en que la renta fija en su conjunto ha salido airosa en los últimos 12 meses. Como subraya Garret Walsh, responsable de análisis de crédito de Pioneer Investments, la renta fija corporativa europea con grado de inversión se comportó muy bien, con retornos del 5% para el índice BofA Merrill Lynch EMU Corporates Large Cap. “Los últimos doce meses se han caracterizado por la combinación del efecto positivo por técnico (con fuertes flujos de entrada) y la fortaleza de los balances corporativos y financieros, lo que proporcionó un sólido soporte a las valoraciones y elevó los precios (reduciendo por tanto los diferenciales)”. A esto se le añadió, según el experto, una fuerte búsqueda de rentabilidad entre los inversores de renta fija, ralentizando la precedida “gran rotación”. 

Scott Service, gestor de fondos del equipo de renta fija global de Loomis Sayles & Company, filial de Natixis Global AM, destaca por su parte que “el high yield se ha portado señaladamente bien durante los últimos 12 meses”. En este tiempo, destaca que el índice Barclays US HY generó un retorno total del 6,05% interanual, con un exceso de rentabilidad del 7,21% en comparación con los treasuries, mientras que el Pan-Euro HY generó una rentabilidad del 10,5% y un exceso de retorno del 10,07% durante el mismo periodo. “A pesar de un breve vuelo hacia la calidad experimentado a comienzos de este año por la volatilidad en los mercados emergentes, la búsqueda de rentabilidad continua en este entorno de tipos bajos”, añade. 

“Si le preguntas a muchos inversores si 2013 ha sido un año duro para los mercados de renta fija, la intuición sería que muchos respondieran que sí dado el berrinche por el tapering en mayo en un año en el que se puso una fuerte presión al alza en la rentabilidad de los bonos. Sin embargo, si se mira el índice Barclays Global Aggregate sin riesgo divisa, el comportamiento para el conjunto de 2013 fue del -0,14%. En otras palabras, nada”, detalla Adrian Bender, especialista sénior de producto de renta fija global de Amundi. Bender explica que esto se debió a que, mientras que se registraron fuertes ventas en bunds, gilts y casi todos los tramos de la curva estadounidense, repuntando el treasury a 10 años desde el 1,5% al 3%, la deuda nipona, italiana, española y del resto de la perifera, así como la renta fija corporativa, experimentaron un rally alcista. 

Bender explica que, de momento, en lo que va de año la renta fija se ha apoyado en los decepcionantes datos macro globales, especialmente los de EE.UU. debido al impacto que la adversa meteorología ha tenido en el PIB, retrocediendo así el bono estadounidense a diez años hasta el 2,5%. El índice Barclays Global Aggregate acumula una subida cercana al 3,5% en el año. Después de los fuertes flujos de salida en 2013 y el primer trimestre de 2014, la renta fija emergente lleva emitiendo signos de recuperación desde febrero. Y lo más importante: “Para sorpresa de todos, los bonos han batido a la renta variable. Es lo más sorprendente dado el masivo consenso a favor de la renta variable frente a la renta fija”, afirma.

La única firma que muestra una opinión divergente es Franklin Templeton Investments: "En general, la renta fija se ha comportado mal. Si miramos la renta fija core (EEUU y Alemania), a pesar del rally que llevan en 2014, las rentabilidad ha sido prácticamente nula en el último año”. Su postura es más pragmática en lo referente a la renta fija emergente, pues los expertos de la firma aseguran que “se ha comportado mal en general, pero bien si se ha sido selectivo”. No es el único matiz: “La deuda pública española se ha comportado bien, al despejarse las dudas sobre el compromiso con la austeridad. En crédito ha habido un buen comportamiento que se ve reflejado en la salud corporativa, comportamiento que ha ido alineado con las bolsas”, concluyen.

Empresas

Noticias relacionadas

Anterior 1 2 Siguiente

Lo más leído