PRIIPs: les llamaron vinculados cuando eran empaquetados


Gracias a esos profesionales de los fondos que, día a día, dedican un poco de su tiempo a mejorar, en definitiva a hacer, Funds People, me he enterado de que hoy se publica en el BOE una corrección de errores: donde dice “vinculados” en el Reglamento de PRIIPs, en español, debe decir “productos de inversión minorista empaquetados”. La cuestión en sí no tiene mayor importancia o no debería tenerla. El caso es que yo llevo ya un tiempo algo empecinada en eso de reclamar mayor presencia y mayor cuidado del español y esta corrección de errores me viene como Pisuerga que pasa por Valladolid.

Sin dejar los PRIIPs, en el enunciado de su Reglamento, tal y como se publicó en el DOUE, dice “vinculados” pese a que ni en los considerandos ni en el articulado se vuelve a escribir  la palabra “vinculados” ni una sola vez sino que siempre se escribe “empaquetados”. En el resto de idiomas de la UE, nos encontramos con que el Reglamento dice “packaged” (inglés), packagés (francés), preassemblati (italiano), pacotes (portugués), verpackte (alemán), csomagtermékekkel (húngaro), συσκευασμένα (griego) paketoituja (finés) y así sucesivamente. En todos aparece la expresión “empaquetados”, menos en el enunciado español.

En el diccionario de la RAE, la primera acepción de “vincular” es “atar o fundar algo en otra cosa” y “fundar” no de meter en fundas (que sería “enfundar”, claro) sino de “apoyar algo con motivos”. En tanto que “empaquetar” es “hacer paquetes”. Otras acepciones de “vincular” son “someter la suerte o el comportamiento de alguien o de algo a los de otra persona o cosa; sujetar a una obligación; sujetar o gravar los bienes a vínculo para perpetuarlos en empleo o familia determinados por el fundador…” Como bien dice mi fuente, experta legal, “lo de los productos vinculados sonaba mucho a mayorazgo…” Aunque sólo sea a modo de anécdota, según la RAE, “empaquetar” también significa “engañar con argumentos verosímiles o con la simpatía personal”, al menos en Argentina y, bueno, también todos sabemos lo que se sufre cuando a uno “le meten un paquete”. No cabe esperar de los PRIIPs ninguna de estas circunstancias.

Volviendo al Reglamento, resulta que en su enunciado también se han incluido las siglas en inglés “PRIIPs”. Así ha sido en la mayoría de los más de 20 idiomas en que la norma se ha publicado en el DOUE. Véase un ejemplo en holandés “over essentiële-informatiedocumenten voor verpakte retailbeleggingsproducten en verzekeringsgebaseerde beleggingsproducten (PRIIP's). Es español no, no aparecen las siglas. Pero bueno, quizá se haya dejado para otra corrección de errores.

En la Torre de Babel que es la UE, se ha llegado hasta las 24 lenguas oficiales y, al menos en teoría, las 24 son idiomas de trabajo. Aunque basta con pasearse por las páginas de las instituciones europeas en internet para ver que todo lo que son documentos de actualidad como una propuesta de directiva solo se puede leer en inglés, muchas veces en francés y algo en alemán. Del resto de idiomas, ni rastro. De manera muy ocasional, las notas de prensa de la Comisión Europea aparecen en 24 idiomas. El pasado 18 de febrero, cuando se anunció que la Comisión organizaba una consulta sobre la unión de los mercados de capitales, la nota de prensa pudo leerse en 14 idiomas. El español no estaba entre ellos. Posteriormente, ya se ha publicado en todos. 

El multilingüismo en la UE consume una gran cantidad de recursos y no estamos como para andar reclamando traducciones buenas a idiomas como el español. Como consuelo está el pasearse por la página web de la Agencia Federal del Gobierno de los EE UU encargada de los impuestos (IRS) que, esa sí, está en español desde hace más de una década y más recientemente en chino, coreano, vietnamita y ruso.

Noticias relacionadas

Lo más leído