Tags: Europa | EE.UU | Emergentes | Latam |

Previsiones macro de las gestoras (I): ¿Qué esperar de la economía en 2019?


Se cierra un año complicado para el inversor, en el que economía y la geopolítica han recuperado su influencia en los mercados. Con los bancos centrales comenzando su retirada, el estado del crecimiento mundial y, por ende, de los beneficios empresariales cobra especial relevancia. Por ello, en esta serie de tres artículos, las gestoras internacionales comparten sus previsiones macroeconómicas para 2019

Axa Investment Managers

Apolline Menut, economista de la Eurozona en AXA IM:

AXA_IM_MENUT_ApollineSe prevé que la economía española siga desacelerándose de forma moderada en 2019 ante la incertidumbre de la coyuntura internacional y la pérdida de empuje de la demanda interna, sobre todo por la ralentización de la creación de empleo. Situamos el crecimiento en el 2,2% en 2019, tras el 2,5% de 2018 y el 3,0% de 2017. Más adelante, esperamos que el crecimiento converja hacia su tasa potencial (aprox. 1,7%), que está limitada por la desfavorable evolución demográfica, el decepcionante crecimiento de la productividad y el elevado paro estructural. Se necesitarían reformas para impulsar el crecimiento potencial y fortalecer la economía, pero el fragmentado clima político complica cualquier avance legislativo.

El anterior gobierno de Rajoy, comprometido a mantenerse en el poder (no lo consiguió finalmente, a causa de la corrupción), aprobó algunas medidas que dieron marcha atrás a algunas reformas anteriores, como el aumento de las pensiones, lo que supone un factor claramente negativo que, no obstante, pasó desapercibido para los inversores. El actual gobierno socialista en minoría presentó nuevas medidas que anulaban algunos aspectos de las reformas clave anteriores (pensiones y mercado laboral) en el borrador de presupuestos para 2019, pero la aritmética parlamentaria hace que su aprobación sea poco probable. 

La evolución de las encuestas es un punto clave a seguir, ya que el partido socialista, que solo cuenta con 84 diputados sobre 350, podría convocar elecciones anticipadas si consigue una mayor intención de voto (por ahora parece haberse estancado en torno al 26%) y eso podría provocar volatilidad en el mercado. Más importante aún son, en nuestra opinión, los acontecimientos externos y concretamente la evolución de las discusiones entre Bruselas y Roma sobre los presupuestos italianos. Lo anterior explica la ampliación registrada por el bono español a 10 años frente al Bund, de 66 pb a finales del primer trimestre de 2018 hasta aprox. 120 pb a finales de noviembre. Las valoraciones están aumentando su atractivo y en el plano técnico destaca el apoyo de una base amplia y sólida de inversores. Recomendamos mantenerse cortos a la espera de mejores niveles de compra.

Amundi Asset Management

Vincent Mortier, director adjunto de inversiones de Amundi:

Mortier_Vincent_03_ppNuestro escenario base parte de 3 transiciones: 1. De aceleración económica a desaceleración con mayores divergencias. 2. De abundante liquidez de Bancos Centrales a mayor normalización y contracción de la misma. 3. De ruido político al dominio de la política (disputas comerciales y elecciones al Parlamento Europeo en mayo). Con estas premisas, los bonos y acciones americanas se mantienen favorecidas en 2019, aunque la predominancia vista en 2018 irá desvaneciéndose al converger el crecimiento de beneficios de las principales economías. 

En cambio, el repricing de la “gran periferia” (emergentes y Europa) visto en la 2ª mitad de 2018 creemos abrirá oportunidades para diversificar la exposición al riesgo a precios razonables en una posición globalmente de neutral a prudente en los activos de riesgo. La Fed tendrá un papel central en estabilizar los mercados emergentes: si como prevemos finaliza el ciclo de endurecimiento en medio de una desaceleración americana, aliviará a estos mercados que ofrecen un carry atractivo. Terminando el “reflation trade” impulsado por el exceso de liquidez, los inversores tendrán que rebajar sus expectativas de rentabilidad

En Europa el panorama permanece más nublado y carece del motor de renta fija al mantenerse los tipos muy bajos. Aquí, pueden buscarse oportunidades en el “credit continuum” (incluyendo vehículos líquidos e ilíquidos) y añadir fuentes descorrelacionadas de retornos. Creemos que 2019 será el año de enfocarse en los fundamentales para encontrar retornos sostenibles y evitar áreas de importantes riesgos entre las clases de activos.

BNP Paribas Asset Management

Sol Hurtado de Mendoza, directora general de BNP Paribas AM:

Hurtado_de_Mendoza__SolLa volatilidad en 2018 nos ha recordado que los vaivenes no son cosa del pasado, especialmente cuando la recuperación del crecimiento, una inflación reducida y unas políticas monetarias a favor del crecimiento han dejado de estar perfectamente alineadas. Creemos que esto podría implicar un cambio de régimen pero no un augurio de tiempos peores para los inversores. Nuestro escenario base para 2019 se centra en un crecimiento robusto, aunque más lento, una inflación modesta y una normalización continua, pero gradual, de la política monetaria

Respecto a la renta variable, la racha alcista de EE. UU. puede verse cada vez más amenazada. Según va madurando la recuperación posterior a la crisis, parece que las correlaciones entre las clases de activo a las que nos hemos acostumbrado irán desapareciendo. Hay riesgos innegables en el horizonte pero creemos que son manejables. Además de reforzar nuestro enfoque para gestionar riesgos a corto plazo, estamos empleando nuestra voz y nuestra influencia para conseguir una gestión sostenible. Nuestro objetivo es acompañar a nuestros clientes e interactuar más estrechamente con ellos para compartir nuestras opiniones, recopilar las suyas, y mantenerles informados sobre nuestros avances.

BNY Mellon Investment Management

Shamik Dhar, economista jefe de BNY Mellon IM:

La inflación, las guerras comerciales y la deuda en euros son algunas de las dificultades a las que deberá enfrentarse la economía mundial en 2019, lo que no implica que las perspectivas globales sean necesariamente negativas.

Otros factores que podrían lastrar la economía en 2019 incluyen unas condiciones financieras más restrictivas, la desaceleración del crecimiento europeo, los problemas idiosincrásicos de algunos países emergentes, las consecuencias negativas de la apreciación del dólar y las tensiones comerciales.

La pregunta que deben hacerse los inversores a la hora de realizar sus asignaciones en 2019 es si los fundamentales son lo suficientemente robustos para garantizar la estabilidad de los mercados mundiales y si los precios de los activos ya descuentan unos fundamentales sólidos, aunque más débiles, así como los riesgos que amenazan las perspectivas mundiales.

De cara al año que viene, creemos que el entorno de inversión continuará siendo relativamente favorable. El crecimiento mundial sigue siendo positivo para las economías desarrolladas, si bien la mayoría de los países crecen a un ritmo más lento que en 2017 y 2018. Aunque China y Europa continuarán ralentizándose, EE. UU. actuará como consumidor de último recurso, impulsando la economía mundial.

BlackRock

Manuel Gutiérrez-Mellado, desarrollo de negocio de BlackRock para España:

Manuel_Gutierrez-Mellado_2018Desde BlackRock, nuestro escenario central es que tanto la renta fija como la renta variable darán retornos positivos, aunque moderados, en 2019 tras un 2018 atípico con caídas en ambas clases de activo. Los factores que han afectado de manera negativa a los mercados durante este último año han sido fundamentalmente la incertidumbre económica, las tensiones comerciales y unas condiciones financieras más restrictivas.

Vemos que en 2019 habrá una ralentización en el crecimiento económico global y en los beneficios empresariales, aunque le otorgamos una probabilidad baja a que haya una recesión en el corto medio plazo.

Por otro lado, la Fed no va a seguir subiendo tipos trimestralmente como hemos visto hasta ahora, y cada vez será menos predecible ya que su política monetaria actual está cerca de considerarse neutral.

Recomendamos a nuestros clientes que construyan carteras más resilientes siguiendo una estrategia Barbell o de extremos. Dedicando la parte central de la cartera a activos conservadores, defensivos y de gran calidad y complementar con inversiones en otros activos en los que la recompensa justifique el riesgo asumido. Seguimos teniendo preferencia por la renta variable y creemos que los bonos soberanos jugarán un papel fundamental en el proceso de construcción de cartera como estrategia defensiva ante momentos de volatilidad.

Capital Group

Robert Lind, economista jefe para Europa de Capital Group:

RBBL_RGB_300dpiEl 2019 arranca marcado por la incertidumbre política en Europa.  La recuperación de la divisa comunitaria seguirá dependiendo de la resolución de los problemas políticos en Reino Unido y la Unión Europea (serán protagonistas Italia, Alemania y Francia). Desde Capital Group esperamos que, una vez alcancemos la mitad de año, tengamos una resolución sobre la cuestión italiana, una mayor claridad sobre el Brexit, una certeza sobre quién será el próximo líder de la CDU, en qué posición estará Macron y si puede llevar a cabo sus reformas. 

Será inevitable que veamos tipos de interés más altos a fines de 2019, pues no hay obstáculos para que se genere cierta inflación causada por los precios más altos del petróleo. El panorama cambiará lentamente, por lo que el BCE no tendrá urgencia para elevar los tipos. Ahora tiene la oportunidad de tomar perspectiva y ver cómo evoluciona la economía y el resto del mundo.

Profesionales
Empresas

Noticias relacionadas

Lo más leído